Hace poco hablábamos del aumento del gasto militar por la adquisición de nuevos y nada baratos juguetitos para el ministerio de la guerra, perdón, quise decir de defensa. Acabado 2016 podemos cuantificar realmente ese gasto del Estado español y el destino de una nada desdeñable cantidad de millones.

En 2015 se aprobaban los Presupuestos Generales del Estado para 2016, concretamente el gasto militar previsto era de 5.787,89 millones de euros, 0,35% más que el año anterior. Pero entre pitos, flautas, aviones, helicópteros y demás instrumentos de destrucción masiva, el gasto del Ministerio, se incrementó unos 1.000 millones más, hasta 6.899,22 millones. Y lo peor… Lo peor es que ese gasto es la punta del iceberg, permanecen ocultos y dispersos en otras partidas numerosos gastos militares.

El Govern de Catalunya, con el President Puigdemont al frente, asegura que en septiembre se va a realizar un referéndum de independencia en Catalunya, de una forma pactada con el Estado o de forma unilateral. Es lo que se ha conocido como “O referéndum o referéndum”.

La decisión por parte del Gobierno catalán y sus aliados está tomada desde hace tiempo, y para ello está preparada y guardada bajo llave lo que se ha denominado la “Ley de transitoriedad jurídica” que deberá amparar la celebración del referéndum pese a la oposición del Estado y, en caso de que gane el sí a la independencia, ejercerla.

Desde UyL siempre se ha destacado que, cuando examinamos la realidad en la que vivimos, nos encontramos con la existencia de clases y con que la clase obrera siempre está en peores condiciones. Basta con ver lo que pasa en la Seguridad Social.

Por ejemplo, en el mes de octubre de 2010, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social se persona en una obra para averiguar si se ha producido un grave accidente laboral de un albañil, trabajador de la subcontratista.

“Los americanos pueden estar en España mientras los rusos mantengan tropas en Checoslovaquia”. El secretario general del PCE en 1975, Santiago Carrillo, defendió así la presencia de las bases que por entonces tenía EEUU en suelo español, según un informe del espionaje de EEUU desclasificado esta misma semana por la CIA. El documento recoge además las críticas del líder del PCE a su homólogo portugués, Alvaro Cunhal, por su papel en la Revolución de los Claves y las consecuencias que pudiera tener en España.

En los días siguientes al fallecimiento de Fidel Castro, un representante del gobierno de la isla, contestando a un periodista sobre la cuestión del multipartidismo, dijo: “Nosotros eso ya lo tu-vimos en Cuba, y no funcionó”.

Miramos a la actual realidad española y no es difícil contestar lo mismo, sólo que en presente. En España hay un sistema multipartidista, y no funciona. Nada que ver con la democracia, nada que ver con las libertades, nada que ver con la justicia social, por muchos partidos que se puedan registrar.

La actualidad política nos ofrece de forma permanente, no ya solamente los casos de corrupción tan frecuentes, sino las continuas guerras internas en el seno de los partidos burgueses. Estos partidos son un tipo de organización donde, como parte de su misma naturaleza, fraguan grupos y camarillas que se enzarzan en disputas internas recurriendo a todo tipo de artimañas, zancadillas y traiciones. Quienes se reclaman como “nuevos partidos” no han tardado nada en protagonizar estas mismas prácticas.

Hace ya 40 años del asesinato de Atocha, pero ese día siempre estará presente para muchos compañeros y camaradas y por supuesto para mí, pues en esa fecha yo militaba en CC.OO., y viví la angustia, rabia, dolor  e impotencia de muchos compañeros y compañeras ante esta vil matanza llevada a cabo por asesinos  fascistas

Las realidades que componen el título del artículo tendrían poco o nada que ver. Aparentemente, así es. Sin embargo para la actividad de los y las militantes y del Partido, hay un nexo especial y necesario.

Sin querer abusar del principio de autoridad, aunque a veces sea saludable, ya Lenin advertía que “La clase obrera va de modo espontáneo hacia el socialismo, pero la ideología burguesa, la más difundida (y constantemente resucitada en las formas más diversas), se impone, no obstan-te, espontáneamente más que nada al obrero". Razón por la que se impone la necesaria intervención del Partido comunista con toda su capacidad y tensionado al máximo para aminorar la espontaneidad y conseguir que la clase trabajadora pase a ser una clase independiente política, ideológica, cultural y organizativamente.

Ahí es donde confluyen las dos realidades. Porque el centralismo democrático no es solo, insistamos en esto, un mecanismo organizativo más perfecto que otros. Que lo es. Tampoco es solamente el lugar en el que se encuentran dialécticamente la democracia y el centralismo, prevaleciendo una sobre el otro según las circunstancias. Con el centralismo democrático se produce la cristalización de la actividad de cada militante y de cada célula, al succionar de la masa trabajadora toda la situación real en que esta se encuentra: su estado de ánimo, sus inquietudes, sus vicisitudes económicas y de otro tipo, su predisposición a la lucha y a la organización, su actitud ideológica.

Mas media, esa fábrica de ideología.

Recibíamos hace unas semanas la noticia de la muerte del Comandante en Jefe Fidel Castro, y vimos como los medios de comunicación manipulaban a su antojo la historio del pueblo cubano y la imagen de uno de los más grandes luchadores por la liberación del pueblo trabajador. Días antes llegó la noticia del fallecimiento de Rita Barberá, la mártir del año.

Este es un ejemplo claro de cómo los medios de comunicación tergiversan y nos cuentan lo que quieren construir e implantar en la conciencia de todos y cada uno de nosotros y nosotras.

Y es que… ¿a  quién pertenecen  los medios de comunicación? Con una breve búsqueda es fácil obtener esa respuesta: los grandes monopolios empresariales y financieros. Por citar uno de los más conocidos, el grupo PRISA, que  no requiere de mucha presentación, tiene entre sus mayores accionistas empresas como Telefónica, Liberty seguros y bancos como CaixaBank, Banco Santander, HSBC Holdings plc. Este último acusado, entre otras cosas, de financiar a través de otra de sus filiales a dos terroristas que secuestraron los aviones del 11-S. Además encontramos entre esos honrados accionistas a la familia Polanco poseedora de una de las mayores fortunas del Estado y que, por cierto, acaba de invertir en una petrolera de Sudán del Sur.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"