¿Abordaremos en este artículo la huelga educativa del 23 de mayo en el País Valenciano o las condiciones en que nos encontramos los trabajadores de la educación?, ¿tal vez analizaremos esa espada de Damocles, llamada privatización, a la que nos deberemos de enfrentar? No exactamente.

El presente artículo trata de algo totalmente distinto, pero igual o más grave, el envío este mes de mayo por parte de la Generalitat Valenciana, en concreto de la Conselleria d’Educació, Universitats i Ocupació, de un curso formativo para los trabajadores de la educación titulado “Curso de cultura de paz, seguridad y defensa: una responsabilidad compartida” y que promueve la Delegación de defensa de la Comunitat Valenciana.

Este curso se oferta desde 2019, realizándose en la Región de Murcia, Aragón, La Rioja y Madrid, siendo la sección de educación de la CGT Aragón-La Rioja la única en denunciar dicho programa. Algunos docentes achacan la oferta del programa al Gobierno autonómico valenciano, pero no perdamos de vista dos cosas, la primera, cuando se ofertó en Aragón gobernaba el PSOE y, la segunda, y más importante, el Ministerio de Defensa, quien oferta el curso, carece de transferencia autonómica alguna. Este curso es una cuestión de Estado.

 

Hace unos días fuimos testigos de un espectáculo, a todas luces, lamentable, cuando el militante neonazi Alberto Pugilato irrumpió en un show del cómico Jaime Caravaca para agredirle por un comentario que éste había hecho en la red social X, refiriéndose a su hijo recién nacido, unos días antes. Desafortunado el comentario, aludiendo a una hipotética y futura homosexualidad del niño en un tono bastante vulgar, como desafortunado ha sido el hecho de que el debate, ya de por sí delirante, se centrase, casi en su totalidad, en el hecho de involucrar a un menor en una trifulca "tuitera" y no en lo preocupante de que un nazi haya grabado y expuesto públicamente una agresión sin el menor pudor ni consecuencia.  

Lo hemos visto y lo seguimos viendo en todas las redes sociales: Un cómico en su puesto de trabajo que acaba de rematar un chiste recibe risas y aplausos por ello. La cámara de un móvil comienza a grabar en ese momento y se escucha un "ahí voy" al tiempo que, quien graba, le entrega el teléfono a otra persona. Un hombre, bien ataviado con una camisa de manga larga que oculta los tatuajes de los líderes de las SS que luce en sus brazos, interrumpe la actuación y le propina un golpe en la cara mientras le increpa, visiblemente alterado. Y aquí es donde el agresor comienza a interpretar al personaje que, no negaremos que de forma bastante inteligente, se ha propuesto interpretar: "Perdonad, soy únicamente un padre que está defendiendo a su hijo". 

Quienes vimos, no hace mucho, el vídeo viral de un boxeador que terminó golpeando a un maltratador en mitad de la proyección de una película infantil en una sala de cine, para después disculparse con los asistentes, no hemos podido evitar darnos cuenta de que aquí, el nazi, se ha inspirado levemente en este hecho. Así es como Pugilato, que acaba de hacer uso de la fuerza bruta que caracteriza a los fascistas, humaniza su acción en una estrategia que - no nos hagamos ahora los sorprendidos -, le ha funcionado a la perfección.

Hoy el llamamiento general a la clase obrera y sectores populares, acabadas las elecciones europeas, es a la organización y a la lucha para superar esta sociedad basada en la explotación y la opresión. La defensa de nuestros derechos conquistados con duras luchas, las pensiones públicas suficientes y garantizadas desde los PGE, los servicios públicos garantizados y unas condiciones de vida digna, anteponiendo los intereses del pueblo trabajador al de los monopolios y los presupuestos de guerra son tareas que en lo inmediato debe enfrentar el pueblo organizado. Habremos de defenderlos de los ataques de las clases dominantes y sus diversos gestores. No hay rostro humano en la Europa de la guerra y el capital. El conflicto que vivimos con el capitalismo, nos debe lleva a entender que es necesario el cambio de sociedad, no sólo una parcelita de la sociedad.

Repasando algunas de las principales ideas de los más destacados autores que han trabajado sobre las causas de la guerra, es fácil concluir que la consideración de la razón de Estado1, de la necesidad de defenderlo frente a enemigos internos y externos, es su principal motivo.

Desde Sun Tzu a Maquiavelo, Clausewitz, Engels, Lenin, Mao o Che Guevara, cada cual con su posicionamiento de clase determinándole su análisis, todos sitúan las razones de la guerra en hechos políticos ciertos y concretos que permiten su interpretación sin recurrir a motivaciones idealistas o religiosas que, en realidad, solo ocultan las verdaderas causas que hay detrás de cada conflicto bélico.

Es por ello que vemos necesario recurrir a esta razón, para interpretar la causa última - más bien las causas -, de la guerra en Europa y la creciente implicación del Reino de España en la misma.

¿De qué razones de Estado estamos hablando? ¿Qué papel juega España en este contexto? ¿Dónde están los intereses de la clase trabajadora en este conflicto? ¿En qué fecha situamos su inicio? ¿En 2014 con el golpe de estado del Maidán, en 2022 con el inicio de la Operación Militar Especial de la Federación Rusa en Ucrania, o el 7 de mayo de 1999 con el bombardeo de la OTAN que destruyó la Embajada de la RP China en Belgrado?

El pasado mes de mayo, el Gobierno “progresista” de Pedro Sánchez firmaba con EE.UU. un supuesto tratado contra la desinformación y los “bulos”, afirmando que servirá para protegernos de las “amenazas para la seguridad” y para “evitar la desinformación”.

En plena escalada bélica de occidente, este es un compromiso más del gobierno de la socialdemocracia con el amo yanki (no había más que ver el énfasis y la cara con la que agitaba su mano el sumiso Albares), para seguir agudizando la dictadura informativa, donde el derecho a la información debe someterse a la visión del mundo bajo los intereses de los grandes monopolios capitalistas, representados por EE.UU.-Reino Unido y UE y aliados. Es el imperialismo en guerra multidimensional contra la humanidad.

Y la realidad es que, puesto que por otras vías no pueden vencer, son ellos quienes llevan la guerra a cada rincón del planeta para mantener su decadente hegemonía, dedicando horas y horas de propaganda ideológica cada día, para legitimar su violencia contra los pueblos del mundo y contra cualquier resistencia organizada.

Aunque en el Reino de España la censura es un método nada novedoso, pues ya hicieron lo mismo con el diario vasco Egunkaria, demostrándose años más tarde, cuando habían conseguido el objetivo de exterminarlo, que no había infracción alguna; partimos de los hechos ya consolidados de la ilegalización de medios de comunicación rusos en los países del centro imperialista, como Rusia Today, Ria Novosti y varios más, tras la guerra de la OTAN impuesta en Ucrania.

Es una constante guerra ideológica dirigida hacia el pueblo trabajador del mundo y de los países del centro imperialista en concreto, para legitimar sus métodos cada vez más violentos. Así, respecto al enorme grado de violencia y guerra mundial, consiguen mantener un alto nivel de desmovilización general, a pesar de continuar con la guerra contra Rusia, llevar a cabo el genocidio en Palestina equiparando al verdugo y al agredido, manteniendo durante más de 60 años un bloqueo criminal contra el pueblo cubano y su dirección revolucionaria, asegurando el caos y la guerra permanente en numerosos países africanos, para extraer sus recursos, alimentando la inestabilidad en el Mar de China, etc.

Decisivo fue el triunfo del Ejército Rojo de la Unión Soviética en la batalla más significativa de la 2ª Guerra Mundial y en la lucha contra el Nazi-fascismo. La revista de la Coordinadora Estatal Contra la OTAN y las Bases, que presentamos a continuación, pretende no sólo conmemorar la batalla de Stalingrado como un acontecimiento histórico, queremos también contrarrestar la manipulación de la historia del siglo XX – que es nuestra historia y nuestra memoria colectiva. La resistencia contra el fascismo y la lucha de los pueblos contra el colonialismo y el imperialismo forman parte de esta memoria colectiva y de clase. No hay que olvidar que la lucha de clases se articula también en el ámbito cultural por el poder y la autoridad de interpretar (o manipular) la historia de las luchas.

La historiografía occidental suele decir que el nazismo se centró en el  exterminio del pueblo judío, pero apenas proporciona información del sufrimiento de las víctimas de los pueblos eslavos de diferentes nacionalidades, sobre todo rusos, bielorrusos, ucranianos, polacos, serbios y otros más. En el prólogo aporta el autor Ángel Descalzo datos sobre unos 11 millones de víctimas de diferentes etnias y culturas, además de los miles comunistas, socialdemócratas, cristianos y todos los que se opusieron al régimen dictatorial de los fascistas.

Te presentamos algunas de las razones y propuestas por las que este 9 de junio, frente a la Europa de la Guerra y la OTAN, la alternativa es comunista. #VotaComunista #VotaConalicionPCPE-PCPC

La edición de este año 2024 de la Escuela Central del PCPE ha contado con una ponencia de Andrés Piqueras. Entender las sociedades en las que vivimos y los procesos económicos del capitalismo en crisis general, es la palanca imprescindible para construir las propuestas transformadoras. Análisis y conocimiento para la práctica diaria de lucha y por ello, publicamos la exposición de dicha ponencia a fin de socializar los conocimientos que generosamente nos brindó Andrés al nutrido grupo de militancia que compartimos escuela Trifón Medrano.

El presidente Pedro Sánchez anunció en la sesión parlamentaria del 22 de mayo el reconocimiento del Estado de Palestina el próximo 28 de mayo por parte del Consejo de Ministros. Una medida cacareada desde hace meses que por alguna casualidad se va a llevar a cabo en plena campaña electoral para el parlamento europeo. De esta manera, el Reino de España se sumará a los 143 países que ya reconocían al Estado de Palestina.

Más de treinta mil muertos (con cerca de quince mil niños y niñas), decenas de miles de heridos y heridas, hospitales y escuelas destruidas, bombardeos con fósforo blanco, la hambruna como medio de guerra y, en definitiva, el genocidio en vivo y en directo del pueblo palestino cuya única respuesta hasta el momento es un acto formal de reconocimiento de su existencia.

Esta medida tiene un valor político importante, no lo podemos negar, pero por supuesto, es insuficiente y llega tarde. Nada hemos oído sobre la ruptura de relaciones diplomáticas con la entidad sionista, tampoco sobre el embargo de armas y la ruptura de relaciones comerciales (no olvidemos que el estado español envió dos fragatas para apoyar a un portaviones de los EEUU en la zona al inicio del genocidio), menos aún sobre apoyar la causa abierta por la Corte Internacional de Justicia contra la entidad sionista de Israel y por supuesto, tampoco se reconocerá el legítimo derecho a la resistencia palestina por todos los medios a su alcance contra el ocupante. 

Es importante recordar que el mismo gobierno encabezado por el PSOE/SUMAR que reconoce al estado palestino, es el gobierno que ha vendido al pueblo saharaui a la dictadura marroquí, el mismo que organizó la cumbre de la OTAN en el 2022 en Madrid, aquel que prorrogó la autorización de las bases yanquis en el estado español y firma los presupuestos belicistas más elevados de la historia de España, y por si fuera poco, en esa misma sesión parlamentaria del 22 de mayo, apoya sin ningún tipo de fisuras al gobierno nazifascista de Ucrania en forma de millones.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"

uyl_logo40a.png