El problema de la vivienda es el problema de los salarios.  “El valor de la fuerza de trabajo es el valor de los medios de vida necesarios para asegurar la subsistencia de su poseedor”1. O bien, en el mismo sentido: “el valor de la fuerza de trabajo se reduce al valor de una determinada suma de medios de vida2.

En los últimos 10 años, los alquileres han subido un 51,4 %, mientras que los salarios solo lo hicieron un 3,4 %.

Según los últimos datos del Banco de España, para comprar una vivienda, solo el primer año, hay que destinar más del 36 % de los ingresos brutos disponibles, el mayor porcentaje desde 2012. Si se alquila, el esfuerzo es aún mayor, un 43 %, la cifra más alta de la última década,  En Baleares, Cataluña, Madrid o País Vasco este porcentaje superó el 50 %3.

Según estos datos el salario actual que recibe gran parte de la población, sobre todo la juventud y el trabajo migrante, está por debajo de su valor, puesto que quienes buscan vivienda que no tienen, no perciben el salario necesario para satisfacer esta necesidad básica.

Engels ya argumento en “Contribución al problema de la vivienda” que uno de los efectos de la propiedad de los obreros sobre la vivienda era la exclusión salarial de la parte que debiera dedicar a la habitación. Esta parte se lo ahorraría el capitalista disminuyendo así la parte correspondiente al trabajo necesario y aumentando por tanto el excedente convertido en plusvalor4.

En España, según los datos del censo de población y vivienda del INE, en 1960, la vivienda en propiedad se situaba en un 51,9 %, llegando en un proceso imparable hasta principios de siglo, al 82,2 %. A partir de aquí, se produce un descenso del porcentaje de propietarios de vivienda en España: del 79,8 % en 2010 al 75,1 % de la población en 20205.

No deja de ser paradójico que quienes ondean banderas franquistas o constitucionalistas bicolor, son quienes más se oponen al derecho de huelga. Hay que ver cómo se ponen cuando una manifestación obrera les corta una calle y les hace llegar tarde al gym.

Pero otra cosa son sus “manifestaciones” y “huelgas”, inocuas para su propio sistema y donde desaparece cualquier pretensión de jodienda para el resto de ciudadanos. Ellos son pacíficos comerciantes, aunque atropellen o apedreen a los antidisturbios, que en estos casos suelen ser más comprensivos. Los scratches (en inglés que duelen menos) que la derecha casposa hacen en Ferraz o ante el chaletarro de Galapagar, son legítimos, los cortes de carretera y tractoradas de los agricultores también.

Y hete aquí que nos encontramos con la penúltima de las manifestaciones del facherío patrio. Al calor de otras manifestaciones y protestas en Europa (sobre todo en Francia, odiosos franceses que odian y envidian nuestros productos agrícolas, no como nosotros que odiamos y envidiamos los que vienen de Marruecos), “nuestros” agricultores se manifiestan contra el gobierno, la agenda 2030 y la ley de amnistía. Solo los agricultores vascos se fueron contra los grandes intermediarios, que parece a primera vista que son los culpables de pagar a precio de miseria y vender a precio de oro…aunque no todo es verdad.

Frente a los grandes terratenientes españoles, andaluces, extremeños y castellanos sobre todo, que se llevan más del 80% de las ayudas europeas, están los pequeños agricultores que sólo le sirven de palmeros a éstos y cuya plusvalía sale, en muchos casos, de la explotación de inmigrantes sin papeles y en el resto de la explotación de los jornaleros nacionales o extranjeros con papeles.

Todos ellos negocian con las grandes superficies a precios de hambre y los más avispados venden sus productos a otros países europeos, con lo que la clase obrera que va al supermercado o al mercadillo agrario se encuentra precios disparatados.

Es difícil detallar la denominada posmodernidad, ya que la mayor parte de la veces tan solo funciona como una etiqueta, que si bien, en alguna ocasión se ha empleado de mantera afirmativa para situar alguna nueva elaboración teórica, desde hace un tiempo se la emplea siempre para situar un rechazo. Desde luego que el tema es algo más que una etiqueta, el pensamiento posmoderno existe, negarlo sería ridículo. El problema sin embargo es delimitarlo, porque aunque ofrecer una caracterización genérica es tan posible como igualmente útil, es difícil, e incluso contradictorio  señalar dónde empieza y dónde acaba la susodicha posmodernidad. Empecemos diciendo, de manera general, que todo aquello que replica a otra cosa ya forma parte del movimiento de la misma cosa que replica, que en la historia del pensamiento -expresión que debe ser matizada, ya que no hay una historia del pensamiento separada de la economía, de la política,  de las costumbres, o  de la estética, en la historia todo está co-implicado-, las reacciones a un mensaje son ecos del mismo mensaje y lo importante no es tanto su afirmación o negación sino su síntesis dialéctica. Cuando algo aparece en la historia, ya sea un objeto físico o una idea, o incluso una impostura, negarlo es ridículo.

Ahora bien, aun asumiendo el papel de eco o de réplica, lo cual no importa porque por algo se dijo aquello de que caminamos a hombros de gigantes, es de honradez jugar el papel que nos toca y tratar de establecer criterios analíticos con los que poder avanzar. Así, en lo que se refiere a la posmodernidad, podemos considerarla formalmente como una cualidad objetiva que se encuentra en cualquier expresión intelectual propia del actual momento de crisis general del capitalismo, considerando así la modernidad como la expresión filosófica de la era histórica de la burguesía y del capitalismo, que ahora, en su momento de colapso y desintegración, solo puede expresarse mediante la retórica posmoderna, es decir, caracterizarla como la época en la que vivimos.

Nayib Bukele, fue elegido presidente de El Salvador en 2019, y este 2024 vuelve a presentarse como candidato a la presidencia, rodeado de una fuerte polémica, ya que la constitución salvadoreña impide la reelección.

El Salvador, el Pulgarcito de América de Roque Dalton, vivió en los años 80 una sangrienta guerra entre el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el Estado. A principios de los 90 se firmó la paz y el FMLN llegó a la presidencia de El Salvador el año 2009, y fue a la sombra de la presidencia del FMLN dónde la carrera de Bukele creció. Bukele, joven empresario de las empresas de su padre se hizo militante del FMLN, primero fue alcalde de Nuevo Cuscatlán, y posteriormente de la capital, San Salvador.

Tras romper con la izquierda se alió con la derecha y se lanzó a la conquista de la presidencia, con un programa basado en consignas contra la casta política y la lucha contra la corrupción, y con un fuerte aparato propagandístico gracias a las empresas de su padre. Una de sus primeras medidas “estrella” fue adoptar el Bitcoin como moneda de curso legal junto con el dólar, que se adoptó en 2001. Ya se sabe que no hay nada más “cool” que pagar una pizza con bitcoins.

Hasta aquí estamos ante un camaleón más de la política, un showman que no duda en aplicar la consigna marxista (de Groucho) de “estos son mis principios, si no le gustan tengo otros”.

 El Salvador es el país más pequeño y pobre de América Central, con una población de 6 millones, más de 3 están en el extranjero y sustentan la economía con las remesas que mandan cada mes. Es el país de las 40 familias, dónde las 110 personas más ricas poseen más que todo el presupuesto nacional.

Contar con la voz amiga del FPLP en nuestro 40 Aniversario ha sido uno de los momentos más emotivos y destacados. Además, cobra especial relevancia en unos días en los que la entidad sionista de Israel ha incrementado los bombardeos indiscriminados contra la población palestina. Acciones del terrorismo sionista y sus aliados yankees y europeos que están dando lugar a un desastre humanitario sin precedentes.

El genocidio palestino se perpetra ante nuestros ojos y el gobierno de psoe&sumar es cómplice manteniendo relaciones comerciales y diplomáticas con la entidad genocida y vendiéndole armas. Todo nuestro apoyo y solidaridad a la Resistencia Palestina. Un único estado palestino del río al mar.

¡ Viva el FPLP ! ✌🏼🇵🇸

El brutal genocidio del sionismo contra el pueblo palestino, ha ocasionado que la composición del movimiento de solidaridad sea amplia y heterogénea, agrupando a grupos de boicot y solidaridad con presos palestinos, comités internacionalistas y antiimperialistas, espacios de solidaridad, organizaciones revolucionarias, estudiantiles y sindicatos, etc. Todo un éxito a la hora de denunciar el grave genocidio.

Pero desde los espacios antiimperialistas debemos preguntarnos, más allá del hecho de solidarizarnos, ¿quiénes son los responsables, aliados y colaboradores del sionismo, y de qué forma podemos ser útiles al pueblo palestino y al Eje de la Resistencia? ¿Qué papel hemos de jugar para ser consecuentemente internacionalistas?

El movimiento de solidaridad con Palestina en España debe dar un paso hacia objetivos y exigencias, con una expresión práctica en el terreno de la lucha de clases. Nuestra responsabilidad es denunciar el respaldo al imperialismo y al sionismo, tanto desde el ámbito institucional, logístico y militar, como hace el Gobierno de España. Como a quienes emplean un discurso que, en apariencia pretende ser solidario con el pueblo palestino y en última instancia sirve de soporte al sionismo y al imperialismo para mantener su dominación, su genocidio y su ocupación criminal. Nos referimos a la ambigüedad de la socialdemocracia, que mientras denuncia el genocidio con una mano, con la otra apoya y forma parte del Gobierno que colabora en la guerra contra el pueblo palestino. Incluyendo a aquellos que ya no están en el gobierno porque los han echado y ahora se movilizan porque ya no tienen ministerios.

Culparán a la escalada regional del “conflicto” en Gaza. Dirán que el transporte se ha encarecido por las dificultades de tránsito por el Mar Rojo, que la cadena de suministros está rota, que China ha puesto el freno de mano a la economía, que la tensión con Taiwán repercute en el comercio mundial, que a pesar de todo, no se ha podido contener la inflación como debía, que los tipos de interés están lastrando la inversión…

La realidad es que todo eso está pasando y las dificultades para que el ciclo de reproducción ampliada del capital siga el curso esperado, se incrementan. Sin embargo, todas estas cuestiones, que nos presentan como las causas, en realidad, son algunas de las consecuencias.

La recesión (crisis) se abre paso a través de Europa. No es algo que afecte solo a esta economía regional. Es algo mundial, aunque amortiguada por factores exógenos al propio proceso de producción capitalista. Hace ya mucho que es así, que la interconexión de las relaciones de producción en el ámbito internacional, no ofrecen otra posibilidad. Todavía sigue vigente aquella frase de “cuando Estados Unidos estornuda el mundo se resfría” que se acuñó con la Gran Depresión del 29. Todavía más en estos tiempos en los que la Unión Europea ha asumido un papel de sumisión a los intereses del bloque imperialista comandado por EE.UU.

La crisis es estructural del propio capitalismo, y por lo tanto, afecta a la totalidad de países que se aferran a esta formación social. Lógicamente, en mayor o menor medida, según tengan estructuras más débiles o menos, con menor o mayor capacidad de generación de plusvalor, que no de apropiación del mismo, correspondientes al capitalismo central o periférico..., se exacerba y manifiesta primero o con posterioridad.

Más allá de la necesaria diferenciación de los intereses que representan las diversas clases y sectores sociales del sector primario que se movilizan estos días en Europa,- incluido el Estado español desde hace unos días-, el objetivo de esta Declaración del CE del PCPE , es situar las que, a nuestro criterio, deberían ser las reflexiones que, con perspectiva de futuro y sin cortoplacismos,  deberían  desarrollar la clase trabajadora y los sectores populares, incluidos los pequeños propietarios agrícolas.   Independientemente de los protagonistas directos de las movilizaciones y sus reivindicaciones puntuales, hay valoraciones que deben situarse desde una perspectiva de clase,  absolutamente independiente y desligado del discurso hegemónico que, en relación al sector agrícola, pesquero y ganadero,  determina el grupo social más desarrollado y oligárquico del complejo entramado de la agroindustria (propietarios, inversionistas, productores de semillas y planteles, fitosanitarios, maquinaria, mataderos, transporte, comercializadoras, almacenistas…) que pone a su servicio la legislación de la UE y la del conjunto de estados que la conforman.

Unas consideraciones para ayudar a identificar los enemigos reales del pueblo trabajador y, a la vez,  avanzar en la progresiva definición de las necesidades populares.  Un paso rápido, si se quiere, pero necesario, en la imprescindible clarificación para dejar de combatir, bajo pabellón ajeno, a los molinos de viento, porque el relato de los medios de comunicación evita situar las movilizaciones en el contexto de la lucha de clases y de la crisis general del capitalismo para conocer dónde están de verdad los gigantes.

  • Hemos llegado hasta aquí de la mano de la UE y todas sus políticas de división internacional del trabajo, entre las que se encuentra la Política Agraria Común.

No quiero imaginar lo que debe pasar por las cabezas del think tank del PSOE. El capital que los apoya tiene las ideas claras. Mientras está el PSOE se puede apretar a la clase obrera mucho más que cuando gobiernan quienes se identifican más con la derecha. Parece, además, que va bien que los gobiernos de alternancia lleguen a lo justo para gobernar, así el amo bendice un gobierno u otro, llevando a los otros a la oposición.

Con ese pensamiento, llevamos soportando a estos neoliberales capitalistas desde los años 80.

Nos metieron en la OTAN, en la UE y en cualquier “fregado” donde mande el amo. Calígula Biden, Mesalina Von Der Leyen, y los banqueros de siempre, todos esos que aparecen en las filtraciones de los aberrantes casos que suceden en el periodo de decadencia de los imperios. Para colmo de deterioro, parece que las orgías y bacanales romanas, también se reproducen, ora en islas privadas, ora en países gobernados por neonazis; drogas, prostitución infantil, todo vale. Por coincidencia histórica, hasta Judea está por medio, antes como colonizado, ahora como colonizador neonazisionista, que manda hasta en las esferas de la UE y EE.UU.

El imperio anglo-norteamericano está cayendo, irremisiblemente, es histórica y científicamente demostrable, cómo caen los imperios y este no será la excepción.

Volviendo al panorama “ajpañó”, la desmembración del PSOE, donde sus dirigentes más casposos huyen a PP o VOX (así estaba configurado el PSOE), y las nuevas incorporaciones vienen del sector más rastrero del revisionismo pseudo socialista; nos encontramos con un presidente “Mascota Sánchez, el guapo” que obedece a regañadientes o aplaudiendo las órdenes de esos amos.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"

uyl_logo40a.png