Cuando la realidad marca con claridad el acertado análisis realizado por el Partido en relación al carácter y desarrollo de la crisis estructural del capitalismo, es urgente levantar una propuesta táctica global que sitúe al conjunto de la militancia comunista en la mejor posición posible para aumentar su influencia en las masas obreras y populares.