Compartir

Sin duda las aportaciones de Nicolás Guillén abrieron un horizonte donde expandir la cultura afrocubana. Un mundo que proviene de los esclavos arrancados del África para suplantar la mano de obra aborigen exterminada por la colonización de Las Antillas. La población de origen  africano en Cuba sufrió la explotación, la humillación, la discriminación racial, la condena de sus tradiciones: un apartheid. En los años treinta y cuarenta del siglo XX era normal ver letreros que decían: <<Prohibido la entrada a perros y negros>>.

En esta ocasión queremos recuperar la obra de Guillén, a través de su obra poética, recopilada por Ángel Augier. Encontraremos poemas  como “Negro Bembón”, “Mulata” o “Tú no sabe inglé”, de “Motivos de Son”. También poemas de “Sóngoro Cosongo”,  poemas de “West Indies, LTD como “Sensemayá”, “Cantos para Soldados y Sones para Turistas”.

Existen poemas de Nicolás Guillén musicalizados, que fueron ampliamente divulgados como “Soldadito boliviano” o “La Muralla”, y que forman parte del acervo de la música que también sirvió para la concienciación de cara a la lucha por la revolución en infinidad de países a lo largo de décadas. Curiosamente pretenden hacernos olvidar todo ello.

GUILLEN, NICOLAS. OBRA POETICA. Editorial Letras Cubanas. La Habana. 1985