Compartir

 

El pasado 5 de enero, como ya es tradición en nuestro partido, celebramos una nueva edición del Roscón Antimonárquico en Alicante, que desde 1986 reúne a camaradas, vecinos del barrio y simpatizantes del partido en un evento que va más allá de la fiesta, y que supone un momento de camaradería que ayuda a seguir un año más con la tradición más noble: la de la lucha obrera y popular por el socialismo/comunismo.

No obstante, el Roscón no es sólo fiesta y camaradería: sigue con la línea rebelde, antagónica y rupturista contra la tradición burguesa que perpetúa nuestras cadenas. Es un anti-Roscón, puesto que no pretendemos, ni mucho menos, seguir con una tradición religiosa, sino transformar y darle la vuelta a todo. Cada año se escoge una temática, atendiendo a la más rabiosa actualidad, y se pasa por grandes dosis de sarcasmo y crítica.

Este año, el tema elegido ha sido el ajedrez, habiendo sido 2019 un año de campaña electoral en el que hemos visto gran cantidad de “tácticas” por parte de los partidos mayoritarios del régimen burgués para intentar salvar la pérdida de legitimidad a la que se enfrentan desde el principio de la crisis económica de 2007. Ese juego, el grito de “¡Jaque al Rey!” y la imagen del peón contra el poder han sido aspectos muy presentes durante la cena y los juegos/fiesta posteriores.

La organización del Roscón corre en todas las ediciones a cargo de la Juventud, planteando siempre nuevos retos organizativos y políticos de los que aprender. Este año no ha sido menos, y a grandes rasgos, coinciden con los retos que ahora mismo se presentan a la JCPE en general y que durante el 2020, con total seguridad, se empezarán a superar.

El año que viene volveremos a acostarnos tarde para que no vengan los reyes, agradeciendo, como siempre, a todos los amigos y simpatizantes por haber compartido con nosotros el roscón. Yo no me lo perdería.

Beatriz Romero