Compartir

El pasado viernes 10 de febrero tres miembros del PCPC asistimos, en calidad de invitados, a la Asamblea de Hostelería convocada por el Frente Obrero y Sindical de Canarias (FSOC).

En esta Asamblea, celebrada en el barrio sureño de Gran Canaria, San Fernando, se iba a debatir y votar la conveniencia o no de impugnar parcialmente el convenio colectivo ya aprobado, pero no publicado aún, por CCOO, UGT y la patronal grancanaria de hostelería y turismo. Un convenio que para nada contempla los estratosféricos ingresos del sector turístico en Canarias, otorgando unas subidas salariales minúsculas (de 0,15 euros en algunos casos), cuando la facturación del sector turístico es 4 veces superior a los Presupuestos Generales de Canarias.

Algo menos de un centenar de delegadas y delegados del FSOC en el sector de la hostelería, así como, trabajadores y trabajadoras del sector no sindicados, estuvieron durante varias horas debatiendo sobre ese nuevo convenio colectivo de hostelería.

Compañeras y compañeros del sindicato fueron explicando, punto por punto, los detalles del nuevo convenio, que supone un verdadero abuso para la clase obrera del sector. Sin embargo, no pudiendo impugnar el contenido en su totalidad, por ser contrario a la legislación actual (CCOO y UGT tienen la mayoría sindical a día de hoy), optaron unánimemente por la estrategia de impugnarlo de manera parcial, luchando contra aspectos que vulneran ampliamente derechos fundamentales, siendo el caso, por ejemplo, el de la discriminación salarial, pues lo pactado recoge que dentro de los hoteles se hará una subida salarial de unos poco euros, que en muchos casos, será de 0,15 euros (si hacemos cálculos restándole el 1,60% de la subida del IPC, datos que el mismo Gobierno aprueba).

Nos encontramos con un convenio que crea discriminación y desigualdad entre los trabajadores y las trabajadoras de un mismo sector, en donde vemos que, por un lado, este beneficia más a las plantillas de hotel, a la cuales se les sube más el salario, aunque de manera paupérrima, o se les da derecho a tener dos días libres consecutivos semanales; y, en el otro lado, nos encontraríamos con las plantillas extra-hoteleras y de hoteles rurales, las cuales no pueden acceder a la posibilidad de obtener dos días libres consecutivos y se les impone una subida salarial inferior a la de las plantillas hoteleras, dándose la paradoja de que, aunque se les sube el salario unos euros al mes, terminan perdiendo casi 4 euros de media porque el IPC es superior a la subida de salarios. Un ejemplo lamentablemente parecido sería el que sufren las pensiones, las cuales tienen un incremento anual del 0,25 %, mientras que el aumento del coste de la vida es muy superior, creando pérdidas a nuestras y nuestros pensionistas.

Un elemento a destacar de la Asamblea fue el debate sobre el estado de los socorristas, los cuales se quedan fuera de convenio, a pesar de trabajar dentro del sector. También se hizo mención especial a la defensa de las profesionales de la limpieza, como son las camareras de pisos, por las cuales el FSOC ha lanzado una propuesta al Parlamento español para que se les reconozca como un colectivo especial que, debido a las exigencias físicas de la profesión, puedan jubilarse a los 58 años. La Asamblea fue saludada vía Internet, por 6.000 trabajadoras y trabajadores portuarios.

El camarada Javier Delgado, fue el encargado de saludar la asamblea en nombre del Partido, poniendo de manifiesto el abuso de la patronal, con la connivencia del Gobierno de Canarias, sobre este sector de la clase obrera en un momento en el que, habiendo cada vez más turismo en Canarias, no se contratan más trabajadores y trabajadoras, si no que se pretende duplicar la tarea de los que hay, como es el caso de las camareras de piso, a las que se les exige que limpien más habitaciones por el mismo dinero.

Joaquín Ávila