Compartir

El internacionalismo proletario se muestra mediante el deporte como el arma de los pueblos para apoyar al pueblo palestino que en estos meses está sufriendo la cara más brutal y genocida del Estado sionista de Israel.

El sábado 16 de agosto se celebró en Altea (Alicante) un campeonato de futbol sala en solidaridad con el pueblo palestino y contra la ocupación sionista.

Organizado por los Colectivos de Jóvenes Comunistas de la comarca de la Marina Baixa, contó con la participación de ocho equipos de la zona y los beneficios de la recaudación se han destinado a una entidad Palestina cuyos principales objetivos son la protección y el desarrollo de la infancia.

Se colocaron pancartas con los lemas ‘Solidaridad Antiimperialista contra el Sionismo’ y ‘Palestina Vencerá- alto al genocidio sionista’, y banderas de la juventud comunista y del Frente Popular. Tampoco faltaron las banderas de los pueblos en torneo, la de la República Socialista Española y la de Palestina.

Para la entrega de trofeos se contó con la presencia del compañero Fayez, miembro del Frente Popular para la liberación de Palestina, quien compartió una breve charla con jóvenes que habían participado en el torneo, explicándoles la base del conflicto y respondiendo a las cuestiones que le iban formulando. Algunas preguntas que allí se hicieron ponían de manifiesto la desinformación que los medios de comunicación siembran sobre la situación de Palestina y la de otros lugares. Las mujeres y hombres que participaron en la competición, y muy especialmente los precursores, han protagonizado un gesto de solidaridad entre pueblos que debe ser reconocida y agradecida.

El PCPE de las comarcas del sur del País Valencià apoyó con su presencia y colaboró en la organización de la actividad. Se agradece también la colaboración de los medios de prensa Unidad y Lucha, y Tinta Roja, que hacen que estas acciones se puedan visualizar en muchos lugares, y así impulsar la semilla de la solidaridad internacional siempre presente en las acciones del partido comunista y de su juventud.