Compartir

La Comunidad de Madrid, gobernada por el Partido Popular desde hace más de dos décadas, se ha convertido en la avanzadilla de los recortes y destrucción de los derechos más elementales del pueblo trabajador. Esta situación de retrocesos sociales no ha hecho más que acrecentarse en los últimos años, llegando a generar situaciones realmente insostenibles.

Las diferentes contrarreformas y medidas tomadas por el Gobierno central, Autonómico o de los diferentes municipios ha puesto a nuestra región al borde de un precipicio, pero también ha supuesto importantes ejemplos de movilización popular y obrera. Madrid sigue resistiendo, continúa siendo la ciudad del No Pasarán.

 

¿Cuáles son las principales problemáticas de los vecinos y vecinas de los barrios y pueblos de Madrid?

  • Desindustrialización: Madrid se convirtió, desde la década de los 60, en un importante foco industrial. Este proceso se revirtió con los cambios operados tras la entrada de España en la Unión Europea y pese a que aun mantiene algunos centros importantes, el cierre y abandono ha sido la tónica habitual. Algunos casos paradigmáticos son el de ArcelorMittal de Villaverde, la factoría de Nissan de Cuatro Vientos o el caso más reciente, la fábrica de Coca-Cola de Fuenlabrada.

  • Privatización de los servicios públicos: es en este punto donde más palpable se han hecho las políticas de recortes y ataques. En los últimos años han pasado a manos privadas los servicios de limpieza y recogida de basuras, buena parte de la sanidad y nuevos hospitales, centros juveniles y culturales, se ha concedido suelo público para la construcción de centros educativos privados, la gestión del Canal de Isabel II también se ve amenazada y un largo etc. Esto ha provocado que la calidad del servicio se haya reducido, provoque importantes colapsos y las condiciones laborales de los trabajadores y trabajadoras haya caído.

  • Transporte público: la red de transporte público madrileño, pese a las campañas publicitarias para hacernos creer que es de las mejores del mundo, ha ido deteriorándose dramáticamente. En una gran urbe con una densa área metropolitana, el actual servicio de transporte público es claramente insuficiente, lo que genera insoportables colapsos, mayor tiempo de espera o la gran subida del precio del transporte público.

  • La deuda: Madrid se ha convertido en una de las regiones más endeudadas de Europa. Las obras faraónicas de los últimos años, un negocio redondo para los amigos de los sobres y las cajas B, han puesto a Madrid con una deuda de cera de 6000 millones de euros, la cual acaban pagando los vecinos y vecinas con subidas de impuestos y numerosos recortes.

  • Madrid se encuentra bajo un régimen de Estado policial: esto es especialmente palpable en la capital. Una enorme presencial policial en los barrios obreros que aumenta de forma escalofriante en el centro de la ciudad, con una presencia permanente de Unidades de Intervención Policial en los principales centros y plazas. En algunas convocatorias, los despliegues policiales han superado los 1500 antidisturbios, o incluso algunos despliegues que han llegado a las 7000 unidades, incluyendo francotiradores, como en la Coronación de Felipe VI. Además, la Policía Municipal de Madrid, y otras policías locales, como la de Pozuelo, cuentan ya con sus propias unidades de antidisturbios. Las detenciones y caza de brujas están a la orden del día.

  • La vivienda y los desahucios: sigue siendo uno de las problemáticas de mayor calado, especialmente por la venta de las viviendas de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo a fondos buitres, lo que está generando situaciones verdaderamente dramáticas.

Pese a todo, Madrid sigue demostrando día tras día su capacidad de lucha y resistencia. Multitudinarias movilizaciones y conflictos obreros y vecinales recorren la Comunidad de Madrid de punta a punta, calle a calle. El Partido Comunista de los Pueblos de España tiene claro que ese ha de ser el camino. Trabajaremos con humildad, pero con firmeza, para seguir construyendo organización obrera y popular, porque el 24 de mayo no solo pedimos un voto, pedimos que te organices con nosotros y nosotras.

Víctor Moreno