Compartir

Las elecciones locales están llenas de mensajes globales, de carteles con la cara del líder estatal de todos los partidos, menos del PCPE ya que no ponemos caras sino mensajes. Nos visitan las estrellas de la televisión para hablarnos de algo que no toca, porque en las municipales hablamos de lo local, que podrá cambiar lo global, pero cada cosa a su tiempo.

Para el PCPE, que quiere cambiar el sistema, no gestionarlo, hablar de políticas municipales le resulta sencillo, ya que las actuales están basadas en la especulación y no en el desarrollo social.

 

Alicante es un claro ejemplo de políticas destinadas a generar favores, a actuar por y para los intereses de los empresarios, basados en potenciar e invertir en sus zonas residenciales dejando al resto de la ciudad a una suerte de abandono que se cubre con muchas macetas.

Y es en el modelo de ciudad donde el PCPE se distancia del resto de partidos, y es que nosotros queremos los servicios públicos con prestación pública, no como en la actualidad que lo que hemos pagado entre todos lo gestionan manos privadas para llenarse los bolsillos y poder contar las pelas que se embolsan. Recogida de basuras, transportes, gestión de las instalaciones deportivas....todo en manos privadas. El PCPE pide que todo este en manos de la clase obrera, con participación de los comités de empresa y gestión pública.

El modelo de ciudad también es como queremos que se desarrolle porque mientras que no diseñemos el modelo de ciudad, éste será impuesto por la especulación, como la construcción de un tranvía con pretensiones de metro cuando una apuesta clara por el transporte público y por la superficie nos habría ahorrado unos cuantos millones de euros. O la apuesta por destruir y construir para poder especular con terrenos públicos como está ocurriendo con la Estación intermodal (que podría ser fácilmente reconstruida para recuperar su fachada original de estilo neocolonial) o el gran parque central necesario para una ciudad que solo tiene macetas. Solo interesan las obras, por ejemplo, tirar el puente rojo que nos costará millones con el objetivo de hacer un túnel. Construir una estación bajo tierra para garantizar las obras en lugar de apostar por una estación de referencia comarcal o provincial, mucho más barata y eficaz.

Ahora todos apuestan por la implantación de Ikea en Alicante, con un gran centro comercial, zona hotelera y un parque científico. Una ciudad que está perdiendo la vida en el centro porque nos trasladamos a hacer las compras al extrarradio, que ya no tiene ocio en sus calles porque los cines están en los grandes centros comerciales que inundan las afueras de la ciudad. Alicante debe recuperar su centro, rehabilitar sus edificios emblemáticos en lugar de destruir, es necesario apostar por la cercanía... hacer ciudad para los que vivimos en ella y los que nos visitan. Por eso, el PCPE se diferencia del resto de opciones, queremos una ciudad para vivir, donde se pueda ir andando a hacer la compra, donde podamos pasear por parques con árboles, donde para ir al cine o de ocio no tengamos que coger el coche, y eso es contrario al modelo de ciudad que tienen otros, esos que salen en los medios de comunicación porque no les hace daño a su sistema de especulación.

Vicent Alcaraz