Sirva el título de este artículo para situar los tres requisitos imprescindibles para desconfinar la lucha obrera y popular, marcando su propia agenda y con garantía de éxito.

Entramos en una nueva etapa que, aun estando condicionada por posibles escenarios de vuelta a picos de la tasa de contagios y el incremento de muertes y hospitalizaciones, marca ya con claridad la realidad en la que nos quiere instalar definitivamente el poder burgués.   La fórmula ideológica del sistema: individualismo para sobrevivir en una sociedad crecientemente competitiva en la que la pobreza y la exclusión social se generalizan de mano de la precariedad laboral, el paro y el desmantelamiento de los servicios sociales.

Nos quieren divididos y padeciendo en silencio el fracaso social como propio.  La sociedad está enferma, no ofrece alternativas, solo existe la certeza de un futuro aún peor y, sin embargo, sigue siendo capaz de mantener amplios consensos sociales en torno a que es el único mundo posible.  

La base material responsable  de esta realidad, que se difumina con la individualización y la creciente pérdida de conciencia y valores de la clase trabajadora, necesita del antídoto de lo colectivo, de la experiencia compartida y del conflicto que haga emerger  las evidencias que, a vista de los y las protagonistas de la lucha de clases, desmonten las mentiras en las que sostienen su dominación ideológica.   Resumiendo con las palabras de la camarada Rosa Luxemburgo, “quien no se mueve, no oye el ruido de sus cadenas”.

Tras más de 16 meses del primer confinamiento y 80.800 fallecidos reconocidos a finales de Junio por las estadísticas oficiales, es imposible dudar del alcance estructural de una pandemia que ha convulsionado nuestro país y normalizado la barbarie. 

Todo se ha visto afectado, nada ha quedado al margen, pero frente a las ensoñaciones idealistas de caminar hacia un mundo mejor, la realidad es que nada ha cambiado en positivo.

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia supone el penúltimo intento del bloque oligárquico-burgués de frenar la irremediable tendencia al decrecimiento constante de su tasa de ganancia.

Tal como “Jesucristo descendió a los infiernos y al tercer día resucitó de entre los muertos” (quinto artículo del Credo), el imperialismo agonizante pretende emular la hazaña y gracias a la pandemia de la Covid-19, convertida en la undécima plaga de Egipto; la recuperación, la transformación y la resiliencia se han reencarnado en símbolo de la nueva fe tecnofílica.

El objetivo de incrementar la productividad de la economía, fundamento transversal del Plan (noventa y dos menciones en el mismo) no debe entenderse empujado por un déficit en la misma que justifique la necesidad de aumentar las mercancías que llegan al mercado para ser “disfrutadas” por una clase obrera en rol de “consumidor”, sino  como la búsqueda de la productividad de valor que esas mismas mercancías encierran; y más aún, como productividad del plusvalor.

Se ha hablado mucho en el último par de meses de Mare of Easttown, la serie que protagoniza Kate Winslet. Casi todo lo que se ha dicho se ocupaba del tratamiento del cuerpo de la mujer en series y películas. Sorprendía que una serie de alto presupuesto eligiera una actriz que transparentara en su mirada, en su piel y en sus gestos el paso del tiempo. La serie hace, y esto es lo singular, un trato honesto del cuerpo de una mujer de mediana edad contra los estiramientos de piel y las caras femeninas embalsamadas que se suelen ver en las pantallas. Pero, creo que limitarse a eso es coger el rábano por las hojas y no ver qué estructura lo permite. Mare of Easttown elabora una muy compleja defensa de la ideología comunitarista –que puede presentar una carga más progresista u otra más reaccionaria– que exigía, para que fuese creíble, que la protagonista no contradijera con su imagen el mensaje político que sustenta la serie.

La ideología comunitarista se sustenta en la creencia de que hay relaciones sociales naturales basadas en un nexo común (religión, etnia, nación…). Aquí las relaciones familiares. Todas las relaciones sobre las que se articula la trama tienen como eje a una mujer que es madre o hermana que se aúna al resto de la familia, centradas particularmente en las relaciones de cuidados. Son las conservadoras del clan frente a unos hombres que tienen otros espacios de actuación privados y públicos, aunque regresan siempre, como el soldado ante el frío, al cuartel de invierno del hogar.

“Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”, afirma Carlos Marx (1818-1883) en la tesis 11 sobre Feuerbach. Desgraciadamente, el gran pensador materialista no pudo ver el paso del capitalismo al socialismo. Fue un revolucionario ruso, seguidor y defensor de las ideas revolucionarias del de Tréveris, Vladímir Ilich Lenin (1870-1924), quien, en 1917, con la victoriosa Revolución de Octubre, demostró en la praxis la exactitud del enunciado marxista: transformó revolucionariamente la vieja Rusia zarista en el primer Estado obrero del mundo.

No fue por casualidad que Lenin se convirtiera en un revolucionario ejemplar con el paso del tiempo. Él y sus cinco hermanos, tres chicas y dos chicos, se educaron en un ambiente culto y con valores solidarios con las necesidades del pueblo ruso. Unos valores que le infundieron desde su nacimiento el 10 de abril de 1870 en Simbirsk, a orillas del río Volga, sus padres, Ilia Nikoláievich Uliánov, profesor de enseñanza media, y María Alexándrovna, hija de un médico y adepta a la literatura y a la música.

El Bloqueo de EE.UU. contra Cuba es todo un andamiaje y entramado de leyes y regulaciones administrativas  que han ido implementándose a lo largo de los últimos 62 años.

Instaurado oficialmente  el 3 de febrero de 1962 con la firma de la orden ejecutiva durante la presidencia demócrata de John F. Kennedy, hoy sabemos por documentos desclasificados recientemente, que se inició al instante mismo del triunfo revolucionario.

En 1960 el Vicesecretario de Estado declaraba “hay que emplear rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica en Cuba…para reducirle  sus recursos financieros y los salarios reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del Gobierno.  

Tras las elecciones del 4M a la Asamblea de Madrid, los grandes medios de comunicación, cumpliendo con su papel de voceros del sistema, insisten en describir una manipulada síntesis de la realidad que encasilla los resultados obtenidos hacia la victoria o la derrota de unos u otros o, como suelen decir, del bloque de la derecha sobre el bloque de la izquierda. Sin embargo, basta con observar un poco más allá de este simplismo para comprobar el complejo escenario ante el que nos encontramos. Situemos algunas de las claves para entenderlo.

El capitalismo, agotado y sufriendo una enorme agudización de su crisis estructural, necesita maniobrar para resituar su posición y reforzar las herramientas de dominación del bloque oligárquico-burgués sobre el pueblo trabajador.

Hace ya unas cuantas décadas que los “españolitos” no necesitamos cruzar a Francia simplemente para ver un desnudo en las pantallas como así nos relataba Vicente Escrivá en su película de 1973. Ya no somos aquellos reprimidos que viajábamos a Biarritz o Perpignan para ver “películas verdes”, resultado del nacionalcatolicismo entonces imperante (aunque la Iglesia Católica continúe llevándose más del 1% del PIB español) y también el capitalismo español se ha modernizado, en buena parte bajo la forma de privatizaciones masivas (entre ellas las del sector energético) pilotado alternativamente por el ala izquierda o derecha del capital. Más aún, ahora son la oligarquía dominante y sus gobiernos de turno quienes nos proyectan sus infames películas “verdes” sin necesidad de cruzar los Pirineos. La última de ellas, la de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética de España, aprobada por el Congreso el pasado Jueves 13 de mayo.

ESPAÑA ESTÁ EN UNA TRAMPA DE LA QUE NO ES CAPAZ DE ZAFARSE

El Comité Ejecutivo del PCPE ante la crisis desatada en la ciudad de Ceuta, DECLARA:

  1. El último episodio, por ahora, en las maniobras que las distintas potencias imperialistas y el sionismo realizan en la disputa por tratar de controlar el noroeste africano y el acceso al Mediterráneo a través del Estrecho de Gibraltar es la decisión de Marruecos de enviar a miles de personas desesperadas hacia Ceuta y Melilla, jugando con el riesgo cierto de sus vidas.

  1. Este suceso ocurre, por un lado, después del masivo envío de pateras durante el pasado verano a las islas Canarias por parte de Marruecos, que hoy sigue con un goteo menos intenso pero persistente. Y, por otro lado, justo antes de que se inicien las maniobras conjuntas de Marruecos y EE UU, en las que también está prevista la intervención de efectivos del Ejército de España, entre el 7 y el 18 de junio, denominadas “African Lion”. Estas maniobras se desarrollarán en parte en el Sáhara Occidental, en el territorio ocupado por Marruecos y contará con 7.800 efectivos del ejército del reino alauita.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"