La principal arma ideológica de la burguesía en su ataque contra el Antiguo Régimen fue el concepto de crítica. La crítica, es decir, la emisión de un juicio basado en la reflexión individual, excluye cualquier justificación ajena a la propia actividad humana. Por supuesto, elimina la posibilidad de que lo ordene dios. La crítica, así concebida, es tremendamente eficiente para atacar las nociones centradas en el linaje y la subsiguiente división de clases legitimada en el mandato divino o el lugar natural. La Ilustración con la crítica configura una distinta forma de justificar la desigualdad por el trabajo propio y el mérito. En el capitalismo, cada cual obtiene lo que invierte, es decir, lo que merece. La desigualdad es un efecto del distinto esfuerzo de cada cual.

El mediano y pequeño propietario, dentro del sistema capitalista, sufren la tragedia (para esta pequeña burguesía) de estar siempre expuestos a ser devorados por empresas más potentes y con mayor capacidad de supervivencia dentro del marco de las relaciones capitalistas. Aunque éllos no difieren en nada, en lo referente a las relaciones de producción que desarrollan, de la gran burguesía, su menor capacidad de responder a la feroz competencia que el mercado les impone, propicia que amplios sectores de estas capas de la pequeña burguesía sean diariamente lanzados de cabeza a las filas de la clase obrera, no dejándoles más opción que la de renunciar a su posición de dueños de los medios de producción y pasar a tener que vender su fuerza de trabajo para poder subsistir, en el mejor de los casos.

La concentración de capital exponencial, propia de la actual fase del capitalismo acelera la ruina y el despojo de estas capas inferiores de la mediana y pequeña burguesía, las cuales ven con desesperación como se evapora por momentos sus posibilidades de participar en la apropiación de plusvalías procedentes de trabajo asalariado y que, en cambio, son proletarizadas a pesar de su obstinada resistencia.

Se ha cumplido un año de gobierno del socialdemócrata Pedro Sánchez. De lo que prometió en la moción de censura contra Rajoy no ha hecho nada relevante: al parecer no tenía suficientes diputados.

Ahora, tras las elecciones generales, tiene más diputados pero nula voluntad: en materia presupuestaria se atendrá a lo que indiquen los mandarines neoliberales del BCE y la Comisión Europea, en materia laboral lo mismo: no sólo no va a derogar las reformas laborales de Zapatero y Rajoy sino que va a introducir la "mochila austríaca" (un modelo de contrato que facilita el despido)...

Mientras en España gobiernen partidos burgueses, partidos comprometidos con la defensa del capitalismo, a los trabajadores sólo les quedará conformarse con las migajas de un pan cada vez más duro...

LA «MOCHILA AUSTRIACA» LLEGA A ESPAÑA

El gobierno Sánchez no pierde un minuto, pone al día a Bruselas y comienza a reunirse con el empresariado para alinear posiciones de cara a una gran campaña por «la mochila austriaca». ¿Qué es? ¿Adónde lleva en términos inmediatos? ¿Libre despido y precarización total o más seguridad para los trabajadores?

DECLARACIÓN DEL SECRETARIADO POLÍTICO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PCPE SOBRE LOS RESULTADOS ELECTORALES Y LA CARACTERIZACIÓN DE LA PRÓXIMA ETAPA DE LA LUCHA DE CLASES EN ESPAÑA

Finalizados los dos procesos electorales recientes -Elecciones Generales el 28-A (1) Elecciones Europeas, Locales y, en algunos territorios, Autonómicas el 26M-, queda dibujado el mapa de la representación política para los próximos cuatro años. Se inicia, ahora, una nueva fase de la gestión del capitalismo español.

1. El resultado de estas elecciones hay que relacionarlo directamente con la moción de censura al gobierno de Mariano Rajoy. Ya, en ese momento, se concitaron diversas fuerzas sistémicas para sacar al PP del gobierno, haciendo una apuesta por un relevo con el nuevo gobierno de Pedro Sánchez. Independientemente de los elementos ocultos, cuyos movimientos son difíciles de conocer, diversos factores de la situación política aconsejaban al bloque dominante del poder proceder a un relevo/renovación de la gestión de gobierno. La crisis de legitimidad del sistema de dominación afectaba a diversas instancias, como la monarquía, el sistema judicial, la corrupción plítica y, de una forma concreta, la cuestión territorial en Catalunya. El gobierno del PP se había demostrado ineficaz para abordar esta difícil coyuntura, y su gestión, en el caso de Catalunya, no hacía más que aumentar el problema. Pedro Sánchez no consiguió estabilizar una mayoría parlamentaria de apoyo y optó por la coincidencia de la doble convocatoria electoral. Una apuesta fuerte, con el objetivo de cambiar el mapa de la representación política a su favor.

La larga marcha iniciada en Marquetalia en 1964 por Manuel Marulanda Vélez y sus compañeros de armas. continúa hoy. luego de 55 años de esfuerzos incesantes. librando la más dura batalla por la patria del futuro. la que mantiene viva la esperanza de paz con justicia social. democracia verdadera y soberanía.

Hemos estado muy cerca de la victoria: hemos contemplado los colombianos el vislumbre de la paz que iluminó por un instante las conciencias. Los campesinos volvieron a soñar sus tierras tituladas: las familias volvieron a imaginar la posibilidad de vida digna. con empleo. alimentación. vivienda. salud. agua y transporte público: la juventud reincictó en la ilusión de colegios y universidades con educación gratuita y de calidad como derecho humano: mucha gente sintió que era posible la reforma de las costumbres políticas y el fin de la corrupción: y hasta los militares y los policías alcanzaron a sentir. como en una ensoñación. los primeros pasos de la paz bajo el silencio de las armas.

Nunca habíamos rozado o palpado -como lo hicimos- los linderos de la solución política negociada. como primer paso hacia la construcción de la Colombia del futuro.

Hace meses que, no casualmente, partidos pseudofascistas como VOX y las derechitas “algo más cobardes” han inundado los medios de comunicación. Partidos reaccionarios cuyo programa se enfrenta abiertamente con los derechos de la clase trabajadora y muy especialmente con los derechos de las mujeres de esa clase, empleando para ello mitos y mentiras más que alejadas de la realidad.

Mitos y mentiras, que por desgracia están muy presentes en nuestra sociedad y que salen a la luz a la mínima oportunidad. Y es que, ¿cuántas veces se han utilizados datos falsos, manipulados y directamente inventados para ocultar la violencia de género que inunda nuestras calles?

Cientos de veces hemos tenido que escuchar que la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género deja desprotegido al hombre que sufre también violencia en el ámbito familiar. Cientos de veces hemos escuchado las “tantísimas denuncias falsas que las mujeres interponen para beneficiarse de las provechosas medidas para las víctimas”. Cientos de veces hemos visto como se resaltan las nacionalidades en los medios de desinformación cuando víctima o verdugo son de distinta nacionalidad para hacer creer que esas cosas no pasan en nuestro país, y si pasa, es culpa de los extranjeros.

Una vez más la socialdemocracia al rescate del capitalismo.

Podríamos arrancar con la traición de Casado en 1939, pero por no hacerlo más largo bástenos mirar unas pocas décadas atrás y recordar al PSOE del desmantelamiento industrial, la OTAN, el GAL, la Ley Corcuera, la reforma del mercado laboral y la legalización de las ETTs, el Tratado de Maastricht y las privatizaciones de empresas públicas para hacernos una idea clara del papel jugado por la socialdemocracia de este país en la gestión de los elementos centrales del capitalismo español. En su expresión periférica o central, la gran burguesía siempre ha tenido a un compañero de confianza en el PSOE; una herramienta contrastada para la superación de las más adversas circunstancias. En definitiva un socio de fiar del que tirar mano en los momentos más complicados.

Una crisis económica generalizada que lejos de amainar crece y genera metástasis también en la superestructura.

Con una ralentización de la economía en la zona Euro que ya se da por descontada, España se suma a la cola de los países que rebajan sus previsiones de crecimiento. El FMI, Fitch o la Fundación del BBVA, coinciden en señalar la necesidad de “cambios estructurales” para invertir esta tendencia y hacer frente a lo que ellos llaman los retos del futuro. Qué significa eso para los trabajadores y trabajadoras, qué representa para la pequeña burguesía destinada a proletarizarse; muy sencillo, nuevas medidas de ajuste tendentes a la pérdida de derechos y destinadas a fortalecer el papel protagónico de los monopolios. Crisis es destrucción de fuerzas productivas; no olvidemos nunca esa lección de primero de escolar que aprenden todos los días los millones de personas paradas y/o víctimas de una injustificada y extrema precariedad y temporalidad laboral. La clase trabajadora en general, pero especialmente mujeres y jóvenes saben muy bien de que hablamos cuando hablamos de trabajadores pobres.

 - Después de las elecciones seguimos organizando la ofensiva de la clase trabajadora -

Los resultados de las elecciones autonómicas y municipales en la Región de Murcia reflejan una victoria de la vieja socialdemocracia del PSOE en concejales, y por primera vez tras 28 años, también en las autonómicas, empujada por la inercia en el resto del estado, que determina que será la encargada de la gestión del capitalismo en la próxima etapa.

El PP mantiene la capital, aguanta el tirón en Lorca y queda como segunda fuerza en Cartagena, pero pierde 34 concejales, y más de 28.000 votos en las autonómicas, desviados a la ultraderecha, posibilitando así su probable desplazamiento del gobierno regional, con la afectación que ello supondría a su entramado caciquil-clientelar, y al probable aireamiento de más casos de corrupción ejercida durante estos años.

Es llamativo el batacazo de la nueva socialdemocracia y el reformismo (a costa del PSOE), que no solo baja fuertemente en representación, sino que incluso deja fuera de la Asamblea Regional y del Ayuntamiento de Murcia a una de sus organizaciones-confluencias, acusando fuertemente su política de sumisión al PSOE, principalmente en el estado.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"