Este próximo 27 de febrero desde el PCPE hemos decidido sumarnos y apoyar la convocatoria de la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad, aportando el trabajo de nuestra militancia en numerosos territorios del estado.

La progresiva privatización de la sanidad en las últimas décadas llevada a cabo tanto por gobiernos neoliberales como socialdemócratas, ha mostrado una sanidad pública muy debilitada y falta de medios y personal ante la pandemia actual. La ganancia de los monopolios privados dictó orden y los partidos de la burguesía obedecieron.

Es necesario revertir toda la legislación que ha permitido la privatización de la sanidad y el debilitamiento del sistema público de salud, así como exigir un modelo sanitario donde los trabajadores y trabajadoras de la sanidad tomen más protagonismo en la gestión de los centros.

Por ello es necesario que fomentemos toda iniciativa de movilización y organización obrera y popular para la defensa de la sanidad, de los servicios públicos y los derechos generales de la clase obrera. Porque solo el pueblo organizado salva al pueblo.

Redacción UyL

Nuestro camarada Francisco Ferrer Gálvez, militante del PCPE en la provincia de Cádiz y de la Plataforma Andaluza contra las Bases y la Guerra, describe de una forma magistral la situación de las bases militares americanas en Rota y Morón desde el prisma de la clase obrera y las capas populares en una entrevista que gira entorno a las respuestas que dió el ministro de Consumo del gobierno de España, Alberto Garzon, andaluz y del Partido Comunista de España, en el programa "El objetivo" sobre las bases militares de la OTAN.

 

 

Más de 33.000 personas no tienen hogar y viven en las calles españolas, según datos de la fundación Hogar Sí. Estas personas ven reducida su esperanza de vida en 30 años con respecto al resto de la población, debido a que a menudo les resulta imposible empadronarse y conseguir su tarjeta sanitaria y no cuentan con las condiciones de salubridad necesarias para recuperarse eficazmente de una enfermedad. El 47 % han sufrido un delito de odio y el 44 % lleva más de tres años en la calle. Es evidente que las personas sin hogar no están en la calle porque quieren, sino que llegan a esta situación a través de una sucesión de experiencias traumáticas encadenadas (muerte familiar, desahucio, separación o divorcio, falta de recursos económicos, etc.) y a la falta de una red de apoyo familiar y afectivo. Estas vivencias provocan que pierdan sus habilidades sociales, sus recursos económicos, su estabilidad emocional y la capacidad de revertir su situación, desembocando  en el impedimento de ejercer sus derechos más básicos. 

Suele decirse que es en los momentos difíciles cuando se muestra el verdadero carácter de las personas. Esa frase es aún más válida para los sistemas sociales.

La crisis provocada por la pandemia de la Covid-19 ha hecho saltar la mayoría de las frágiles costuras del sistema capitalista, agravando sus contradicciones: crisis económica, paro, autoritarismo, control social, manipulación mediática, fractura social, etc. 

Un sector fundamental donde la incapacidad del sistema para resolver las verdaderas necesidades sociales está siendo la Sanidad, donde estamos padeciendo continuas chapuzas, improvisaciones, contradicciones, así como la falta de previsión, inversión y planificación.

Las cañadas reales son vías pecuarias que durante siglos han atravesado la península. Precisamente por eso, se les otorgó el título de reales, para garantizar su protección. Ello se debe a que el ganado, tiene propietario, es una mercancía de la que se extrae un valor, y como tal merece la protección regia. No ocurre lo mismo con los centenares de familias que han dado a la Cañada Real Galiana, a su paso por el sureste de Madrid, una fama totalmente distinta, en la que palabras como narcotráfico, desalojos, chabolismo son habituales. Como explica magistralmente Jorge Furtado en aquel cortometraje, “La isla de las flores”, estas familias son pobres; y lo que es peor, no tienen dueño: son libres y pueden deambular por donde quieran. Por eso, aunque ocupen la Cañada Real y sean tan reales como el ganado, no son el mismo género de mercancía, y en el orden de prioridades van por detrás de los animales.

“Lo peor fue, sin embargo, que no solo se acordó

la amnistía, sino que se decretó el olvido”

(Josep Fontana).

La Ley de Amnistía de 1977 fue producto de los pactos de la Transición española, Ley aprobada el 17 de octubre de 1977, con los apoyos de UCD, PSOE, PCE y los nacionalistas vascos y catalanes, permitiendo amparar los delitos , torturas y crímenes del franquismo y afianzando la impunidad del mismo.

Los poderes políticos y el poder Judicial en el estado español siempre han rechazado investigar los crímenes del franquismo amparándose en ese “espíritu modélico” de la Transición que ha guiado tanto a la derecha neofranquista, la socialdemocracia y la izquierda reformista y oportunista , consensuando esos pactos de vergüenza y olvido para con las víctimas del franquismo y contribuyendo ideológicamente y políticamente al desarme de la clase obrera. Todo un proceso orquestado y amparado por una monarquía heredera del franquismo y garante del actual sistema de dominación burguesa. Y como no, el poder Judicial como pilar jurídico de este proceso sigue amparándose en la Ley de Amnistía de 1977 para frenar todo tipo de investigación para poder juzgar a los torturadores y criminales.

Quizá la descripción de los personajes que hice en el artículo del mes pasado1 no diluya por completo la posibilidad de interpretar Antidisturbios como una serie sobre la banalidad del mal. La banalidad del mal, tal como la describe Hannah Arendt en Eichmann en Jerusalén, sería la capacidad de abandono de toda ética individual al delegarla en algo parecido a la ejecución mecánica del burócrata, en las órdenes recibidas. Eichmann defendió su inocencia en el exterminio nazi porque era un funcionario que ejecutaba diligentemente las tareas encomendadas, aunque estas incluyeran la logística de transporte de judíos a los campos de exterminio. Al contrario: la serie opta casi por su inversión directa.

Me alertaba un amigo cuando inicié una lectura algo más profunda de Arendt de que tuviera cuidado. Arendt está poseída por la verdad, me dijo, eso es seductor y peligroso. Urquijo, la detective de asuntos internos de la que no hablé el mes pasado, también está poseída por la verdad. La primera escena de la serie nos la muestra humillando a su padre porque ha hecho trampas jugando al Trivial. No obstante, su obsesión es ambigua: no se sabe si es la verdad o salirse con la suya. Urquijo, en un alarde de constancia, fiel a su objetivo.

La Asociación Defensor del Paciente y la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad de Madrid (CAS Madrid) denunciamos el recorte de la libertad de expresión por parte de YouTube al retirar el vídeo de Carmen Flores en su intervención en las “Jornadas Auditoría Jurídica de la Pandemia del Covid-19” organizadas el pasado mes de octubre por las Universidades Carlos III, Autónoma y Complutense de Madrid.

YouTube ha retirado el video alegando que “infringe nuestra política sobre la desinformación médica” 1.

Desde hace 43 años la madrileña Plaza de Tirso de Molina alberga, domingo tras domingo, los puestos de propaganda de diversas organizaciones políticas, sindicales y populares. A un paso del Rastro podemos encontrar desde un pin del Che hasta algún descolorido tomo de las obras escogidas de Lenin, así como la prensa de organizaciones revolucionarias, octavillas que reivindican luchas populares y, si se quiere, casi cualquier tipo de cachivache y utensilio decorado con los colores republicanos. Trabajadoras, trabajadores, estudiantes, cada fin de semana se llena la Plaza de personas que buscan lo que en ningún otro lugar van a encontrar. Todo ello es lo que le otorga el carácter de clase a la Plaza y esa es, en definitiva, la esencia revolucionaria que cada domingo impregna de vida, color y lucha a Tirso de Molina.

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"