El capitalismo se encuentra inmerso en crisis general.  La  anarquía en la producción, inherente al mercado capitalista,  genera  una superproducción que lleva al abarrotamiento de los mercados, pero la patronal  no  está dispuesta a bajar ni un céntimo de euro  de su tasa de ganancias.

El sector del metal de la provincia de Huelva, con más de 10.000 trabajadores,  está sufriendo en primera persona las consecuencias de esta crisis de superproducción.

Entrevista de Unidad y Lucha a los trabajadores de Talleres Vázquez, de la provincia de Sevilla, quienes nos hacen saber la situación por las que les está haciendo pasar la empresa y las medidas que tomaron para combatirla.

Minerplan S.L. es la única contrata de interior de la Hullera Vasco-Leonesa (HVL), que en estos momentos cuenta con 128 trabajadores y un acumulado de experiencia en la lucha importante a pesar de la corta vida de la empresa, con menos de un año de actividad.

Las condiciones de trabajo en Minerplan se fueron deteriorando a medida que desde la dirección de la empresa matriz se exigía mayor volumen de extracción de carbón –1200 toneladas diarias– y la organización de los trabajadores era prácticamente inexistente, al no contar en aquellos momentos con un Comité de Empresa que defendiera los intereses más inmediatos del conjunto de la plantilla, dado la corta actividad de la empresa. Ésta es la primera valiosa lección que los trabajadores asumen desde un primer momento y es que sin organización obrera, por mínima que sea, no hay ningún tipo de posibilidad no ya de victoria, sino ni siquiera de defensa. 

Más de dos años de concurso de acreedores llevan sufriendo las trabajadoras y los trabajadores de “Fair Play”. En este tiempo la plantilla, de más de 100 trabajadores, se ha reducido a 62.

La crisis capitalista mundial se encuentra, en estos momentos, en un proceso de destrucción y degeneración acelerado que, por supuesto, afecta a Valencia en iguales términos que al resto de territorios del Estado español.

El patrón ha jugado sus cartas, obligando a la plantilla de Alicante a elegir entre “susto o muerte”. Tras 2 meses de huelga, presentan la macabra elección entre el despido o el traslado, como algo voluntario. ¿Opcional? ¿Voluntario? Nada de eso, es pura coacción revestida y adornada de libre elección. Una clara demostración de que estamos en una lucha de clases y ellos la van ganando. Por ahora…

El otro gran ámbito afectado por los 'minijobs' es Osasunbidea, donde la incidencia será seguramente mayor, con casos propios del capitalismo más explotador del siglo XIX.

Los/as trabajadores/as del lote 1 de limpieza de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (antes pertenecientes a la empresa MTI); que tras más de un mes de huelga indefinida obligaron al rectorado de la ULPGC a echar a la empresa MTI y que la nueva empresa CLECE aceptaras sus condiciones y subrogara a la plantilla, con el mes de julio a la vista, donde se abre otra vez el concurso para los cuatro lotes; probablemente tengan que volver a la lucha.