Con la Ley 27/2011, de 1 de agosto, la Seguridad Social debe enviar una comunicación, meramente informativa, a cada trabajador/a sobre su futuro derecho a la jubilación ordinaria, sin que origine derechos ni expectativas de derechos a su favor. La Ley establece que, simultáneamente, se tendrá que informar acerca de los instrumentos de carácter complementario o alternativo que contemplen compromisos por jubilación como Mutualidades de Previsión Social, Mutualidades alternativas, Planes de Previsión Social Empresariales, Planes de Previsión Asegurados, Planes y Fondos de Pensiones y Seguros individuales y colectivos de instrumentación de compromisos por pensiones de las empresas.

Cuatro artículos breves sobre la sanidad riojana, el programa reivindicativo del pueblo y para el pueblo de Villamediana, el aumento de la represión en la región y la lucha de Siproal.

Para hablar del caso de Carlos y Carmen hay que remontarse a la Huelga General del 29M de 2012. Ese día, de madrugada, los dos formaron parte de un piquete informativo del 15M que, junto a otras 50-70 personas, recorrió varios locales del centro de la ciudad de Granada con la esperanza de que se solidarizasen con los/as trabajadores/as y secundaran la huelga. Fue en la Champagnería Jazz-Café cuando la dueña llamó a la policía y, una vez llegaron varios agentes, se identificó arbitrariamente, es decir, en ningún momento cometiendo delito alguno, a Carlos y Carmen. Él, actualmente estudiante de Medicina, y con 25 años, y ella parada de larga duración sin prestación de desempleo. La situación, a pesar del desconcierto inicial, terminó normalizándose y el piquete continuó la noche sin mayores percances.

El derecho de huelga peligra, el golpe definitivo se lo pretenden asestar en la OIT patronos y gobiernos capitalistas. Pero hace tiempo que la maquinaria ideológica de la burguesía estigmatizó  y denigró  ese derecho, sabedores  como son  de que con su práctica  la clase obrera adquiere  consciencia,   acumula fuerzas y va  desarrollando su potencial revolucionario. 

 Y como el mundo capitalista es al revés de los intereses de la clase obrera, se utilizan todos los mecanismos del Estado  para desarmar a  trabajadoras y trabajadores de sus herramientas de lucha. Conocemos  con qué ahínco  y énfasis los cuerpos policiales “defienden el derecho al trabajo” justo los días de  huelga; las coacciones patronales,  los despidos y el esquirolaje y, en última instancia, aparece el brazo justiciero de la oligarquía.

El 28 de junio hará 4 meses desde que se inició la huelga indefinida con paros de una hora semanal en el sector agropecuario en el sur del Pais Valencià.  Mientras que la mayoría de trabajadoras del campo que iniciaron la huelga la dejaron por presión de los patrones, las trabajadoras de BONNY S.A. y un grupo de CHANITA, siguen en pie de guerra contra el abuso y las presiones de la patronal.

FEDEA, la autodenominada Fábrica de Ideas del capital financiero, cuyos órganos de gobierno están compuestos por los principales representantes  de los monopolios de nuestro país, y que se hace llamar independiente, ha hablado claro: es necesario rebajar el salario mínimo a los jóvenes. Ninguna novedad al respecto, ya lo dijeron en 2012, después de publicar un artículo previo a la contrarreforma laboral con el título Díez principios fundamentales para lograr una reforma laboral eficaz y justa. Eficaz fue, para la patronal, que ha podido despedir y recortar derechos más que nunca, y justa, en cuanto que fue elaborada a la justa medida de los empresarios.

 

Tuvieron que pasar diez meses entre la muerte de dos compañeros para que el agua desbordara los límites de la paciencia. Una plantilla acostumbrada a los abusos patronales diarios en este astillero asturiano, ubicado en una localidad como Xixón, lugar históricamente vinculado a la construcción naval, y a la lucha del proletariado de este sector por sus condiciones económicas. 

La clase obrera en la comarca del Besaya en Cantabria sigue mostrando su combatividad por la defensa de los puestos de trabajo. Los y las trabajadores de SNIACE protagonizaron un encierro en las instalaciones de la fábrica para solicitar atrasar el  juicio por los despidos en la Audiencia Nacional, con el objetivo de quitar obstáculos ante el concurso de acreedores.  Después de 10 días, e izando la bandera republicana con la estrella roja en el mástil de la empresa, los trabajadores lograron este objetivo, hecho que se ha considerado excepcional.

El capitalismo se encuentra inmerso en crisis general.  La  anarquía en la producción, inherente al mercado capitalista,  genera  una superproducción que lleva al abarrotamiento de los mercados, pero la patronal  no  está dispuesta a bajar ni un céntimo de euro  de su tasa de ganancias.

El sector del metal de la provincia de Huelva, con más de 10.000 trabajadores,  está sufriendo en primera persona las consecuencias de esta crisis de superproducción.