Un primer titular de los primeros 100 días de gobierno de Gustavo Petro podría ser que intenta contentar a todos y no contenta a nadie. Pero debe reconocerse que está aplicando su programa político con valentía y sin dejarse amedrentar por los factores del poder en Colombia; dividiendo, neutralizando y cooptando a sus principales rivales, en una especie de “toma y daca” lleno de pragmatismo y visión estratégica.

Personalmente, debo reconocer que estoy positivamente sorprendido por algunas iniciativas y acciones que Petro está realizando en la práctica. Sin dejar de ser un socialdemócrata convencido que pretende modernizar el capitalismo colombiano, sus iniciativas generan contradicciones y rupturas en la oligarquía colombiana y no en el campo popular, lo que demuestra una visión estratégica de maestro de ajedrez.

El conflicto político, social y armado en Colombia tiene una base en la posesión de la tierra, basada en el despojo y en la acumulación improductiva. El frustrado acuerdo de paz con las antiguas FARC-EP tenía como un punto fundamental una reforma agraria integral, y justamente ese punto ha sido el más incumplido por el gobierno de Duque, defensor a ultranza de los intereses de la oligarquía terrateniente y narcotraficante. Petro ha conseguido romper con la oposición de la oligarquía más reaccionaria de Colombia, comprando las tierras necesarias para aplicar la reforma agraria y dar tierras productivas al campesinado pobre. El presidente de la Federación de Ganaderos de Colombia (Fedegan), José Félix Lafaurie, marido de la más visceral ultraderechista uribista de Colombia, María Fernanda Cabal, ha aceptado el plan de compra de tierras de Petro y ha firmado la paz con el Gobierno. Obviamente a cambio de millones de dólares, claro.

Las elecciones en Israel son solo para los colonos: los y las palestinas no pueden hacerlo si no obtienen la ciudadanía, con lo que por ende, es reconocer el estado de Israel. La violencia en los territorios ocupados con fuego real ha matado a más de cien palestinos/as en lo que va de año, demostrando lo asesino y antidemocrático del estado de Israel.

Así es la "democracia" en Israel. El estado palestino debería ser soberano e independiente y sus ciudadanos poder ejercer su derecho al voto y poder tener a sus representantes en su parlamento.

La autoridad palestina reclama protección a la comunidad internacional ante el avance de los partidos abiertamente antiárabes, conocidos como sionismo religioso, integrado por tres partido de mensaje ultranacionalista, racista y homófobo: el Partido Sionista Religioso, los ultraortodoxos Shas y los de Judaísmo Unido de la Torá.

Se temen políticas agresivas tras el ascenso del partido racista. Los palestinos antes de las elecciones no tenían esperanzas de que las mismas diesen como un resultado un socio para la paz. Para la dirigencia palestina, en los partidos de Israel no hay grandes diferencias.

El histórico partido laborista (Avoda) ha mejorado su resultado en estas últimas elecciones. Pero no tendrá posibilidad de que sus ideales salgan adelante en un parlamento con mayoría de extrema derecha.

La lista Árabe Unida gana un escaño y se sitúa en cinco, la otra lista árabe Hadash Taal se ha mostrado dispuesta a apoyar la investidura de Lapid sin entrar en el gobierno, lo que sitúa al pueblo palestino en una situación si cabe peor a la actual.

Isa Talavera

CAUSAS GENERALES DEL GOLPE CONGRESUAL AL PRESIDENTE PEDRO CASTILLO TERRONES.

1) Por ser el primer presidente genuino, nativo del Perú profundo; y humilde profesor rural de escuela primaria.

2) Desde la segunda vuelta electoral, en el cual; Pedro Castillo Terrones fue ganador; desde entonces fue victima de una campaña criminal de demonización, y estigmatización a su persona.

La derecha fascista peruana , desde entonces no descansó , ni cesó en el intento de vacar y obstruir la labor del ejecutivo; Día a día las 24 horas , el congreso del Perú copado por la extrema derecha del fujimorismo, coludido con el poder mediático ( enemigo mortal del pueblo peruano) propalaba insultos humillantes a Pedro Castillo Terrones. El pueblo peruano, desde la asunción del Presidente, pide clamorosamente el cierre del Congreso de la República del Perú y la anulación de la constitución del fujimorismo del año 1993; Constitución espuria e ilegal impuesta por el consenso de Washington.

3) MEOLLO DE LA INESTABILIDAD INSTITUCIONAL Y POLÍTICA DEL PERÚ (la constitución del 1993)

(VERSION EXTENDIDA)

Creado en 1988, el CENESEX es una institución académica de asesoría del Ministerio de Salud Pública y un Centro de Estudios de Postgrados de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, en el amplio campo de la sexualidad, relacionada con la salud, la educación y los derechos, con incidencia en el diseño de políticas, leyes y toma de decisiones en el país. La Brigada del PCPE en Cuba pudo entrevistar a su directora personalmente en La Habana. 

Unidad y Lucha (UyL): Mariela, háblanos sobre la labor central del CENESEX.

Mariela Castro (M. C.): 

El CENESEX realiza un trabajo de educación de la sexualidad que está dentro de la lógica histórica del proceso emancipador iniciado en el Siglo XIX con las luchas por la independencia y soberanía de Cuba, que tienen su continuidad y consolidación a partir de la victoria revolucionaria de 1959.

El enfoque es la educación para la emancipación, a través de herramientas que permitan interpretar y transformar la realidad, para entender, por ejemplo, cómo las identidades, los cuerpos y el género fueron usados por las clases sociales dominantes y las naciones opresoras con la intención de establecer reglas y normas que favorecieran sus privilegios e intereses. En todas las sociedades explotadoras se crearon múltiples sistemas de opresión, expresados en contextos socio-históricos específicos. En el capitalismo se han utilizado poderosos recursos simbólicos para perpetuar las desigualdades y las diferentes formas de discriminación, además de segmentar las luchas populares en microtemáticas y sectores sociales, centrados exclusivamente en algunas de sus demandas y reformas liberales específicas, para evitar su articulación en un proyecto común de cambio de sistema. Con esas intenciones han saboteado las luchas de los movimientos obreros, campesinos, indígenas, feministas, ecologistas, animalistas, LGBTIQ+, pacifistas, entre otros.

En un momento histórico marcado por la crisis general del capitalismo, las políticas belicitas de la OTAN y el incremento de los presupuestos militares no pueden ser desconsiderados por ninguna razón.

Guerra y represión son sinónimos de sobrexplotación y pobreza para la clase obrera.

Como en 1914, el imperialismo disciplina   todos sus activos e impone la más amplia unanimidad en defensa de la que es su única opción para tratar de superar la crisis del sistema.

La decadencia ideológica y política del oportunismo se evidencia con fuerza en su posición en las votaciones de los presupuestos generales y partidas extraordinarias para la guerra.

Como en España,  donde todos los diputados de PODEMOS,  Izquierda Unida y el PCE han votado a favor de los PGE más guerreristas y plegados a la OTAN, en Francia el PCF ha confirmado su degradación global sumándose al apoyo de la oligarquía francesa a la guerra de la OTAN  en Ucrania. 

Por su interés publicamos la Declaración realizada por el Polo de Reconstrucción Comunista de Francia.


Declaración del Secretariado Nacional del CC del PRCF sobre el infame voto de la Asamblea Nacional y de los diputados del P«C»F

Pôle de Renaissance

 

La IV Comisión de las Naciones Unidas es la encargada, en este organismo internacional, de hacer el seguimiento de los distintos procesos de descolonización.

Auténtica vergüenza es la que tuvo que pasar el representante del Gobierno español en las sesiones celebradas en los primeros días de octubre donde, entre otros, se veía la cuestión del proceso de descolonización del Sáhara Occidental.

Cuando le tocó el turno de intervención al representante de Pedro Sánchez éste balbuceó una especie de “nooo..”. La presidencia de la Comisión, con incredulidad ante lo que parecía entender, preguntó: “¿En inglés o español?”, respuesta: “No…, no, que no voy a intervenir”

Estaba presente, en esa reunión anual, una Delegación canaria compuesta por treinta y dos personas, que se habían inscrito para intervenir, cada una de ellas con tres minutos de tiempo, defendiendo las tesis del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.

La Comisión contaba, como de costumbre, con la presencia de una diversidad de países, que asistían con asombro a la grotesca escena. Entre otros, argentinos e ingleses debatían sobre el caso de las Malvinas, y a España sí le salió la voz cuando tocó el tema del Peñón de Gibraltar.

La delegación canaria -en la que estaba prevista la presencia del PCPE que imprevistos de última hora frustraron-, era expresión del importante movimiento de solidaridad desarrollado en el archipiélago en los últimos meses, con la constitución de una plataforma unitaria de diversas fuerzas políticas, en la que también participaban miembros de la importante población saharaui residente.

Basta poner la radio en el coche de camino al trabajo,  mirar media portada de un diario plegado en la barra de cualquier cafetería, o hacer más de 2 ‘cliks’ en el idolatrado Google, para que nuestro cerebro se vea impregnado del mensaje “todo está muy mal por culpa de Putin”.

Este anuncio clasificado con barra libre auspiciado desde el minuto -1 por los gigantescos lobbies de información integral , propiedad de una selecta minoría de capitalistas con intereses muy definidos dentro del conflicto, ha contaminado a las masas trabajadoras más desinformadas con una concepción pueril que los posicione rápida e inequívocamente en el “lado bueno de la historia”. Baste decir que esta estrategia ni es nueva, ni es más sofisticada que la de otros episodios del pasado reciente de la humanidad, y que debería resultar evidente “a estas alturas de la película”, que cualquier acontecimiento histórico no puede ser “obra y gracia” de uno o varios individuos, sino que responde al cambio cualitativo que ha sido conformado gradualmente por elementos cuantitativos y por las coordenadas espacio-temporales del suceso en cuestión.

Pero existe otra propuesta de análisis, una que pretende ser más sesuda, y que ha germinado/florecido en el discurso de muchos y muy variados elementos de izquierda, lo que atomiza aún más la conciencia del Proletariado y por lo tanto, también su potencial de movimiento a la hora de luchar por sus intereses.

No pocas voces vinculadas al movimiento popular de las masas trabajadoras (partidos políticos, sindicatos, organizaciones anticapitalistas, antifascistas… etc) aluden a consignas de equidistancia como “ni imperialismo yanki, ni ruso”.

¿Es Rusia una potencia imperialista?

Desde luego no es una pregunta fácil o cómoda, lo que añade razones para intentar resolverla.

Lenin firmó que “el imperialismo es el sistema de relaciones económicas del capitalismo contemporáneo”, y a la luz de la historia, pocos o ninguno han sabido identificar la fase imperialista del capitalismo como Vladímir Ilich Uliánov.

En 1947, Stalin, dentro del contexto de la inmediata postguerra, apoyó la “recomendación” de crear un Estado de Israel.  También se habían lanzado proyectos para que los judíos soviéticos tuvieran autonomía dentro de la URSS.

Pero, sobre todo, desde la lucha antiimperialista, se apoyó la creación de un Estado israelí que quebraría el colonialismo inglés que, paradojas de la historia, era apoyado por casi todos los países árabes. La ONU, con su “maravilloso” papel en la autodeterminación de los pueblos (véase el tema del Sáhara Occidental) no organiza ningún referéndum, sino que le adjudica al nuevo estado el 55% del territorio de Palestina.

Dos años después de su creación, el sionismo tomó las riendas del poder y se alió con EE. UU.

Lejos de la religión propiamente dicha, el sionismo es un movimiento político que abogaba originariamente por la creación de un Estado judío y que, una vez conseguido el propósito, se ha basado en la guerra continua de ocupación y aniquilación de cualquier  oposición musulmana y cristiana  (antes de 1947 suponían el 95% de la población de esa zona).  De hecho, Israel no declara sus fronteras oficiales, entre otras cosas porque supondría reconocer que ha ocupado mucho más territorio que ese 55% que se recomendó por la ONU, incluyendo territorio sirio.

La eliminación de personas por su origen o religión fue uno de los bastiones del nazismo, así que al Estado de Israel, o a aquel sector que ostenta el poder, se le pueden aplicar calificativos muy chocantes con su historia.

EE. UU., por su parte, ha encontrado un aliado fundamental, con capacidad nuclear, desde donde frenar cualquier avance de los países árabes moderados (básicamente aquellos que en su momento pertenecían al Movimiento de No Alineados: Irak, Libia, Siria, Egipto).

No deja de ser una paradoja que la entidad sionista no se enfrente con ninguna de las monarquías del Golfo,

En el Unidad y Lucha del pasado mes de enero ponía en duda el carácter transformador del nuevo presidente de Chile, Gabriel Boric. Menos de un año después de su elección como flamante presidente, los hechos dan la razón a lo escrito, y no por previsible deja de ser triste.

El gobierno de Boric mantiene la represión contra el movimiento estudiantil y popular, contra la nación mapuche y el movimiento obrero. Sorpresivamente se negó a recibir al embajador sionista en protesta por los ataques a Gaza; para a los pocos días pedir disculpas y recular vergonzosamente. En su último discurso ante la Asamblea General de la ONU, Boric se dedicó a atacar a Venezuela, Nicaragua, Rusia e Irán. “Good boy”, pensaría Biden.

Pero lo más sorprendente ha sido la contundente derrota que ha recibido en el plebiscito constitucional. Un fenómeno digno de estudio, en el que una nueva constitución redactada por una Convención Constitucional, elegida con el 80% de los votos, pierde con un 60% de los votos que rechazaron la nueva carta magna.

La derecha y buena parte de la socialdemocracia histórica explotaron todos sus resortes mediáticos y propagandísticos, a la vez que, en las filas de la izquierda, el desencanto por Boric y por un texto constitucional descafeinado que no satisface a nadie, desmovilizaba la base social por un cambio constitucional.

Chile tendrá nueva constitución, ciertamente, pero ahora se abrirá un nuevo proceso en el que la oligarquía chilena y los monopolios internacionales tendrán la capacidad de influir aún más en la redacción de la nueva Carta.

Subcategorías