Malditos seáis mil veces. Os dejáis la piel de las manos aplaudiendo desde balcones mientras votáis los recortes en sanidad, insultáis a quienes salen y seguís viendo y tragando vuestros programas basura. Algunos han quemado colonias de murciélagos, aún no les llegó que el culpable no era el murciélago, veréis cómo se los comen los mosquitos este verano, y padecerán dengue y malaria porque no habrá quien se coma a esos mosquitos.

Y aplaudiréis en un orgasmo endogámico policías a médicos, médicos a policías, y se os olvida cuando unos pegaban a otros por las reclamaciones de una sanidad pública, la que ahora habéis descubierto todos. Porque también en esta crisis hay clases medias y medias altas y medias bajas, pero no aplaudís a los trabajadores de la construcción, ni aplaudís desde los balcones a los trabajadores de la limpieza, porque seguís siendo igual de hipócritas que siempre, eso no ha cambiado.

“¡Lávate las manos, que acabas de llegar de la calle!”. “Déjame ponerle el termómetro a mami, que tiene gripe y el horno no está para pasteles”. “Quítate esa ropa sucia antes de tirarte en la cama”. “¿Y adónde te crees que vas con esos patines? Casa quiere decir casa”.

El Gobierno de España presidido por Sánchez, en la enorme improvisación con que se caracteriza su gestión de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, pide, de manera urgente, ayuda a la OTAN, en su intento de proveerse de material sanitario adecuado. En concreto España se ha dirigido al Centro Euroatlántico de Respuesta a Desastre dependiente de la OTAN para solicitar asistencia internacional ante la pandemia, que ha causado ya más de 3,500 muertes en el país.

La solicitud incluye 150.000 batas desechables, 150.000 respiradores, 5000 protectores faciales, 10.000 gafas protectoras y 1,5 millón de mascarillas entre otros materiales sanitarios. Lo significativo de esta solicitud es que la OTAN, en tanto organización militar, carece de este material y tan solo se limita a trasladar esta solicitud del gobierno de Sánchez a los restantes 29 aliados, que son, los que efectivamente deben ofrecerlo. Resulta también curioso y significativo que hasta el momento de la solicitud de ayuda a la OTAN por parte del gobierno de coalición, ningún país se había dirigido, por razones obvias, a la OTAN para solicitar este tipo de ayuda, excepto Ucrania, que aunque no es miembro de la OTAN, posee un acuerdo de asociación con la Alianza Atlántica, dado que Ucrania es el principal socio militar de EE.UU en Europa en función, a su vez, de la enorme importancia estratégica que tiene para la OTAN este país con su enfrentamiento con Rusia en torno a la soberanía de la población al Este de Ucrania.

América Latina apenas hace 3 semanas que recibió los primeros casos de personas infectadas de COVID-19. Los casos eran fundamentalmente residentes en Europa que regresaban a sus casas o turistas europeos.

La respuesta de los diferentes gobiernos ha sido desigual, por ejemplo, el gobierno brasileño hasta la fecha no ha tomado medidas, priorizando el funcionamiento económico del país a la vida de sus ciudadanos. En cambio, otros gobiernos de derechas, como el salvadoreño, si han tomado medidas drásticas de cierre de fronteras y confinamientos. Otros, como el colombiano, después de unas primeras semanas de confusión y de medidas inútiles por la presión de los grandes factores económicos, empiezan a tomar decisiones drásticas como el confinamiento, cierre de fronteras y aeropuertos, etc., y empiezan a preparar a la población para confinamientos intermitentes durante todo el 2020.

Unidad y Lucha publica este artículo del compañero Andrés Piqueras, tomado de la página web del Frente Antiimperialista Internacionalista (FAI), que contiene un elaborado análisis de la situación actual, y que concluye con la necesidad de la intervención política unitaria ante esta situación.


Efectivamente, estamos en una encrucijada histórica. Ya nada volverá a ser lo mismo. Esta crisis del capitalismo mundial, manifestada en forma de pandemia vírica, cambiará el curso del sistema y dejará una honda huella en las generaciones que la están viviendo. El impacto social será profundo y duradero.

Difíciles de prever todos los cambios que nos depara el futuro. Pero en el punto en que estamos es necesario hacer ya algunos análisis de primer momento y algunas previsiones mínimas.

  DECLARACIÓN DEL SECRETARIADO POLÍTICO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PCPE

Ante manifiesta incapacidad del Gobierno para responder con eficacia ante el desarrollo de la epidemia de coronavirus en nuestro país, el Secretariado Político del Comité Central del PCPE, mediante esta DECLARACIÓN, pone en conocimiento de la clase obrera y de los sectores populares sus propuestas de urgencia para cambiar la forma en que se está gestionando esta situación, y conseguir con ellas defender la salud del pueblo, y evitar que el capitalismo use este sufrimiento social para fortalecer sus posiciones clasistas antisociales.

La crisis política y económica desatada por el COVID en España y la ayuda generosa del Gobierno Chino en su vertiente sanitaria puede llevar a importantes cambios en nuestro país, si no se permite a la oligarquía y su estado que se tapen rápidamente sus vergüenzas cuando el asunto se solucione.

Para comprender las implicaciones de éste hecho hemos de remontarnos a la victoria de Franco y sus tropas extranjeras en la guerra civil y la imposición de una dictadura fascista al estilo de la de sus aliados Hilter y Mussolini. Una dictadura que sentó sus bases en una aplicación generalizada del terror ante un pueblo que no se resignaba a vivir de nuevo bajo la bota de los terratenientes.

Ésta situación de precariedad de la dictadura se agravó cuando los aliados de Franco fueron aplastados, principalmente por la Unión Soviética, lo que la llevó a una situación de total aislamiento internacional desde 1945 a la vez que seguía combatiendo al enemigo interno, que era básicamente el pueblo, y mientras cientos de miles morían de hambre en la más absoluta miseria de la posguerra. En éstas circunstancias parecía que el Franquismo desaparecería con el resto de las potencias del Eje, pero con la Guerra Fría declarada por EEUU la situación dio un vuelco y el régimen fascista en España pasó a ser un valioso aliado anticomunista.

Declaración de Carmelo Suarez, Secretario General del Partido Comunista sobre el Estado de Alarma decretado en España por la crisis sanitaria del COVID 19

Subcategorías

ESTO SON LOS DETALLES DE LA CATEGORÍA "Actualidad"