Tras la reciente victoria de la plantilla de trabajadores y trabajadoras de Autobuses LAT, donde tras varios meses, y después de más de un año en ERTE, se ha conseguido recuperar el 100% de jornada y servicios de autobuses, la representación de este colectivo de trabajadores nos explica por qué es necesario seguir en la lucha.

Por los derechos de la clase trabajadora.

Por un transporte público y de calidad al servicio del pueblo trabajador.

Tu lucha decide.

El pasado 19 de abril, la Policía Nacional procedía a detener en sus domicilios a dos compañeros y una compañera, todos ellos de CGT y trabajadores de la factoría de Airbus de Puerto Real por unos supuestos “desordenes públicos”, cinco días después de la manifestación que el colectivo de trabajadores y trabajadoras de esa empresa llevaran a cabo dentro de las movilizaciones y protestas que se están llevando a cado en toda la Bahía de Cádiz en defensa de los puestos de trabajo, el cierre de centros industriales y por la reindustrialización de la Bahía. Días antes, esas fuerzas de seguridad del estado burgués interceptaban y retenían, entre Cádiz y Sevilla, a un autobús que conducía a un grupo de trabajadores de Airbus a la inauguración de un “nuevo campus” de esa empresa en Getafe, para llevar hasta allí su voz y su protesta. 

Otro lunes más las y los pensionistas volvemos a concentrarnos en Las Palmas de Gran Canaria.

La situación por la que están pasando la mayoría de las personas mayores y las personas que han tenido que recurrir a una incapacidad, cada día se ven más perjudicados por los acuerdos del Pacto de Toledo.

Los diferentes Gobiernos no han hecho otra cosa que ir quitándonos derechos y creando una situación insostenible para la mayoría de nosotras y nosotros.

La clase trabajadora, y el estudiantado de hoy empiezan a tomar como suyo esa consigna que a los gobiernos de turno les interesa, aceptando que no podrán cobrar una pensión.

 

Las mujeres se sitúan en primera línea de batalla de la crisis de la COVID-19, grandes sectores claramente esenciales y fundamentales están en gran mayoria feminizados y están pagando claramente las consecuencias de la privatización de la sanidad.

Claro ejemplo de ellos son los testimonios de Ana Merchan , mujer luchadora y trabajadora en el sector del cuidado de mayores en residencias de Guipuzkoa. Más de 5.000 mujeres que desde 2018 llevan en huelga, más de 247 días, y que no dudaron en aplazar la huelga temporalmente durante los meses más duros de pandemia. Relato que expresa claramente la crueldad de este sistema capitalista donde prima más la economía que las vidas humanas y donde la única salida es la lucha y la unidad de todas ellas.

La organización de las y los pensionistas en Canarias vuelve a coger impulso. Después de un periodo que se inició en el año 2017, ahora abre una nueva etapa de movilizaciones y de organización para también conseguir la unificación de cada una de las organizaciones en las Islas Canarias, y participar activamente en la COESPE (Coordinadora Estatal por el Sistema Público de las Pensiones).

La legalización formal de la Asociación, hace de este grupo de jubilados y pensionistas, un acicate para la organización y refuerzo en sus concentraciones, con su incorporación cómo entidad registrada oficialmente.

También se modifican los días de las concentraciones, unificándolos a los del Estado con los “Lunes al Sol”, en el mismo lugar y a las 11 de la mañana, en la Plaza Dr. O´Shanahan, frente a Presidencia del Gobierno de Canarias.

En las Islas Canarias se ha dado lo que necesariamente se necesita en todos los sectores económicos del estado.

Ha sido en la empresa pública Sociedad Estatal Correos y Telégrafos S.A. donde los sindicatos CCOO, UGT, Sindicato Libre, CSIF, Intersindical y C.G.T. anunciaron en el mes de diciembre el inicio de movilizaciones contra el recorte de efectivos que incluye una semana completa de desayunos reivindicativos y una convocatoria de Huelga General.

 

La huelga del pasado 4 de diciembre en el sector agroalimentario en la Región de Murcia, fue convocada por los sindicatos CCOO y UGT, para denunciar las condiciones de precariedad e impunidad patronal que padece la clase obrera del sector.

La negativa a negociar convenios caducados, incumplimiento del salario mínimo interprofesional (SMI), la amplísima presencia de las ETT en el sector desregularizando los derechos, recurriendo a este tipo de contratación mientras existen trabajadores fijos-discontinuos que se quedan en casa, etc...

Recientemente ha aparecido en los medios de comunicación la detención de 29 explotadores en las provincias de Córdoba y Sevilla, que se dedicaban a abusar de trabajadores agrícolas. Algo que C.T.A. llevamos denunciando desde hace 10 años, y que la Inspección de Trabajo no hace nada por solucionarlo.

La primera reacción de la mayoría de los trabajadores ha sido que ellos no denuncian. El terror a que los patronos no los contraten les hacen aguantar lo que sea necesario para conseguir trabajar en las condiciones laborales que los patronos impongan.