En la tarde del pasado miércoles 3 de agosto gran parte de los cubanos estaban sentados frente a sus televisores. Ese día se emitió una de las Mesas Redondas que más expectativas ha generado en el presente año.

En esa emisión se anunció la apertura de las operaciones de un mercado oficial de divisas que iniciaría solo con la compra de dólares y otras monedas. La tasa central de cambio sería algo mayor que la establecida en la calle: 120 pesos por un dólar.

El Estado, que hasta ese entonces mantenía la tasa de 24 x 1, de esta forma salía a competir con el mercado informal de divisas para intentar captar parte del flujo de dólares, euros y otras monedas que entran al país en manos del incipiente flujo de turistas, pero que son comprados y vendidos ¨al precio de la calle¨, fuera del sistema bancario.

Cuba debió paralizar durante unos dos años su industria turística debido a la pandemia de la Covid-19, perdiendo su principal entrada de divisas y sigue sometido a una guerra económica que muchas veces se pretende ignorar en los análisis.

A finales de junio pasado y al calor de las revueltas populares en Sri Lanka, varios medios de comunicación del mundo se hacían eco de un artículo de Radio Free Asia (RFA), en el que se sugería que la República Democrática y Popular de Laos “podría seguir los pasos de Sri Lanka”.

El articulo no ha tenido gran repercusión en la prensa internacional ni era algo que se pretendiera por parte de sus creadores, y es que el objetivo principal no era remover las “conciencias” de la opinión pública mundial, sino remover (sin éxito) las “conciencias” de la opinión pública interna laosiana. Aun así, algunos medios asiáticos y occidentales, utilizaron parte del contenido de dicho panfleto, para crear sus propios artículos de desinformación, con el objetivo de desacreditar al Gobierno comunista de Laos para justificar y alentar una contrarrevolución allí y de paso, negar los enormes progresos que la nación ha hecho en las últimas décadas de Revolución.

En su página de la red social estadounidense Facebook y en idioma laosiano, como excepción y por si quedan dudas de a quién iba dirigida la “información” de la “noticia”, Radio Free Asia (Radio Libre de Asia por su traducción al castellano) publicó un artículo en el que magnificaba la situación de dificultad económica que vive Laos, complicada como en el resto del planeta tras el recrudecimiento de la guerra de Ucrania y la comparaba de manera exagerada y fuera de contexto, con la situación que se vive en Sri Lanka desde el 15 de marzo de este año.

La tozudez (y estupidez) de las grandes instituciones económicas internacionales cuando se trata de aplicar, una y otra vez, las mismas e inservibles políticas económicas ortodoxas no debe ser subestimada. Veamos la última.

El conjunto de la clase trabajadora mundial (también la de los países centrales) sufre los efectos de una inflación galopante a resultas del desorbitado aumento de los precios de numerosas materias primas así como del encarecimiento de la energía. Y, por mucho que se empecinen Joe Biden y los medios de «información»/propaganda occidentales que descaradamente toman por imbéciles a las mayorías sociales, este escenario inflacionario no ha sido desatado por Vladímir Putin y «su» guerra. No, los trabajadores y trabajadoras tenemos memoria, e independientemente de que se haya alcanzado en julio de 2022 un nuevo récord en la eurozona al llegarse (según la Oficina de Estadística de la Unión Europea, Eurostat) al 8,9 % de inflación, sabemos perfectamente que la presente situación se remonta, por lo menos, a dos años atrás. Y ya no es que los trabajadores lo sepamos perfectamente, sino que lo padecemos perfectamente. 

¿Y qué están haciendo las grandes instituciones económicas internacionales para atajar este grave problema inflacionario? Pues bien, desde, cómo no, una óptica exclusivamente monetarista, la Reserva Federal de los Estados Unidos ha subido recientemente los tipos de interés. Paralelamente, el Banco Central Europeo, por vez primera en once años, también ha elevado los tipos de interés, pasando estos del 0 % (donde se han situado ininterrumpidamente desde marzo de 2016) al 0,5 %. Esta última subida de tipos se corresponde con la mayor de ellas en 22 años. Y, bueno, realmente no debe sorprender la aplicación de esta medida clásica de política monetaria, sobre todo teniendo en consideración que el único objetivo del Banco Central Europeo es el de mantener la inflación cercana al 2 %.

“A aquellos que creyeron un día que la sangre derramada era inútil, y que el Moncada condujo a la adversidad y no a la victoria, o que el «Granma» era inútil, o que la guerra en las montañas era inútil, hoy les decimos, quedó demostrado que nunca fue inútil el sacrificio. Y los que creían que un día todo ese esfuerzo, ese heroísmo y esa sangre serían inútiles, sepan que hoy más que nunca y con más seguridad que nunca podemos afirmar que el sacrificio ha sido absolutamente fecundo, absolutamente útil. ¡Se engañan los que crean, y se engañan el imperio, y se engañan sus serviles mercenarios si creen que algún día la sangre de los buenos fue derramada en vano! ¡A nuestra Revolución, a nuestro pueblo y a nuestro Partido no podrá subestimarse jamás!”

Palabras del Presidente Fidel Castro Ruz en el acto central por el XXXIV aniversario del asalto al cuartel Moncada, celebrado en la Plaza de Artemisa, el 26 de julio de 1987.

Los ataques del imperialismo siempre han chocado con la voluntad que da la conciencia y organización de quienes tienen como principio los derechos sociales. El imperialismo ha pasado por gran parte del mundo siempre aplastando los derechos de los pueblos, pero el pueblo cubano, como pueblo instruido, formado en los valores morales y éticos, que practica el humanismo para hacer su convivencia enteramente justa, responde a la agresión con más y más respeto a las causas comunes, sociales, revolucionarias, la sanidad, la enseñanza, el trabajo para conseguir alimentos, el transporte, la vivienda, la energía eléctrica, la solidaridad.

Entender la realidad social, económica y política colombiana no es fácil desde la perspectiva europea y occidental. Colombia es un país que en sus 200 años de historia republicana ha estado atravesado por innumerables conflictos de carácter interno; desde el conflicto entre el General Santander y Simón Bolívar, las guerras entre liberales y conservadores, la guerra interna con diferentes guerrillas comunistas, de izquierdas, étnicas (FARC-EP, ELN, M-19, Quintín Lame…), los choques entre guerrillas, el fenómeno del narcotráfico, el paramilitarismo, los conflicto étnicos, los conflictos entre indígenas y campesinos pobres que se veían y ven obligados a ocupar los territorios indígenas, etc…

Todos esto conflictos tienen un actor común, una oligarquía que no ha dudado en ejercer la violencia en sus formas más extremas y brutales. 200 años de guerra y terror contra el pueblo han marcado el carácter de la sociedad colombiana. El poder ejercido por la oligarquía ha sido absoluto, y nunca han dejado margen a ninguna expresión social y política que pudiera disputarles ni un pedacito de su hegemonía. El asesinato del líder liberal Gaitán, los asesinatos de líderes como Galán (liberal), Jaime Pardo Leal (UP), Bernardo Jaramillo (UP), han frustrado cualquier intento desde posiciones progresistas de obtener la presidencia de la República. En los 200 años de historia de Colombia como nación independiente, nunca ha habido un presidente de izquierda, ni de izquierdilla, ni de centro. La oligarquía copa la política, familias de oligarcas tienen miembros en el Congreso, han sido presidentes, si se mira el árbol genealógico de muchos de ellos, se observa como estas familias están aferradas a la política como una correa de transmisión de sus negocios y del expolio del país en favor de ellos.

 

Con una población de 319 millones de habitantes, en Estados Unidos circulan alrededor de 310 millones de armas, casi una per cápita. Foto: Tomada de perfil.com

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, le otorgó rango de ley al acuerdo aprobado por el Congreso que restringe mínimamente el acceso a las armas.

Al estampar su firma en el documento, Biden dio un paso considerado por muchos estadounidenses como necesario, pero insuficiente, en el camino para poner fin a las masacres provocadas por la promoción de la violencia y la venta y uso indiscriminado de las armas de fuego.

Es importante señalar, por lo contradictorio que resulta, que la aprobación en el Congreso, el 23 de junio, de este acuerdo, estuvo precedida por un dictamen del Tribunal Supremo de Estados Unidos, que amplía el derecho a portar armas.

La Corte Suprema dictaminó anular una ley de tenencia de armas en el estado de Nueva York, promulgada hace más de un siglo, que establecía restricciones sobre la portación de armas de fuego en público.

Esta decisión puede tener implicaciones en otros siete estados con leyes similares: California, Delaware, Hawái, Maryland, Massachusetts, Nueva Jersey y Rhode Island.

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, consideró «indignante» e «imprudente» el fallo del Supremo, según CNN.

 

A lo largo de varios artículos de análisis, en Unidad y Lucha, se ha detallado y profundizado, en la medida de las posibilidades, en las características básicas y esenciales que comprende hoy la OTAN como organismo operativo y orgánico del imperialismo estadounidense.

Por situar, brevemente, las claves de dichas caracterizaciones: la OTAN se convierte en el principal organismo de intervención militar y política de EE. UU. y su bloque aliado (básicamente la UE), siendo su misión fundamental la de mantener el statu quo del orden internacional favoreciendo la hegemonía del dólar como divisa internacional principal.

¿En qué contexto opera la OTAN dentro de este escenario internacional? Sobre la base de la agudización de la crisis mundial capitalista, la pugna entre áreas de influencia se vuelve vital para el capitalismo internacional: la crisis alimentaria, con la subida de las materias primas y la agricultura intensiva de exportación; la lucha por el dominio sobre los grandes acuíferos del planeta; la crisis energética derivada del encarecimiento de la producción de crudo y petróleo; la pugna por los mercados y circuitos comerciales; la amenaza que supone para EE. UU. el desarrollo de la vía comercial de la llamada “Nueva Ruta de la Seda” planeada por China, que uniría Asia con Europa; etc. Estamos frente a un escenario tremendamente complejo y prebélico en la pugna interimperialista.

Eduardo Vázquez es militante del Partido Comunista del Ecuador, editor del periódico: El Pueblo, órgano oficial del Partido Comunista de Ecuador, y responsable de tareas de prensa y propaganda en la provincia del Pichincha, quien junto al Partido y al pueblo enfrentan la represión del gobierno de Guillermo Lasso, que fiel a los intereses de la burguesía y del imperialismo no ha dudado en estrangular la economía del pueblo ecuatoriano, recortar libertades y negar el acceso a la educación, sanidad, trabajo digno que todo mueblo merece, e incapaz de hacer frente a una crisis se seguridad ciudadana no vista en el país andino.

“Los comunistas en este contexto jamás estaremos en contra de posiciones de avanzada y consideramos que actualmente la CONAIE está asumiendo una posición muy avanzada”

¿Nos podría indicar cuál es la situación actual del país ante el estallido popular y cuál es la posición del Partido Comunista?

La situación actual que vive el Ecuador, podemos señalarla desde dos aspectos: un aspecto negativo de lo que estamos viviendo y de un aspecto positivo; de las oportunidades que se vienen para el movimiento social, el movimiento popular. De lo negativo lo que podemos decir desde aquí de Ecuador, es que este país en los últimos cinco o seis años, ha estado bajo una profunda crisis capitalista generada obviamente por la burguesía, que nos ha lastrado a un debilitamiento de las instituciones como tal, instituciones burguesas propias de ellos, sumado a la política neoliberal de destruir lo público y de reducir la calidad de vida del pueblo ecuatoriano, en el caso de salud y la pandemia, el desastre sanitario que se dio con cadáveres en las calles, la cantidad exponencial de fallecidos en la ciudad de Guayaquil, sumado a eso el tema de la educación, cientos de miles de jóvenes que no pueden ingresar a la universidad, sumado también el remate de las empresas públicas, las hidroeléctricas, la intencionalidad de privatizar bancos públicos, propio de las políticas neoliberales, pero hay que entender que estamos siendo gobernados no por una burguesía común, sino por una lumpen burguesía con aires fascistas, con posiciones claras de acumular riqueza a base de la especulación, del narcotráfico, de la trata de blancas, a base del crimen organizado.

Al capitalismo le encanta hablar con eufemismos y usar frases que indican lo uno y lo contrario a la vez. Crecimiento negativo, regulación de empleo, moderación salarial… y cuando alguien busca fuentes del enemigo, por ejemplo, en www.NATO.int, dónde mejor para saber dónde están que preguntárselo a ellos, pensaría uno; pues casi casi pareciera que la OTAN es algo así como un club social o una institución educativa.

Por ejemplo, en España, según la OTAN, no existe ninguna base, simplemente está el barco “Castilla” puesto por el Reino de España a disposición de la OTAN en la base naval de Rota como parte del escudo antimisiles. La realidad, obviamente es muy distinta. Toda instalación militar de un miembro de la OTAN está al servicio de la OTAN. En España, concretamente, las bases militares a disposición de la organización (que no excluye que el resto de instalaciones puedan estar a disposición) son:

-             La base de Bétera, en el País Valencià, definida como Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad, habilitado como centro de despliegue rápido de tropas y vehículos, enfocado a la intervención sobre África.

-             Una escuelita en Hoyo de Manzanares, Madrid, llamada Centro de Excelencia contra Artefactos Explosivos Improvisados, destinada a formar a militares de la OTAN en tareas contrainsurgentes.