Desde que en 1962 el presidente norteamericano, J.F. Kennedy, declarase el bloqueo total de los EE. UU. contra Cuba con el objetivo de cercar el país para provocar el derrocamiento del gobierno revolucionario, esta táctica imperialista ha seguido manteniendo a lo largo de los años su hostigamiento contra la mayor de las Antillas con renovados ataques, endurecimiento de medidas, intentos de invasión, intentos de asesinato de sus dirigentes, acciones terroristas y todo un sinfín de artimañas, coacciones, mentiras, etc.

Esta escalada de medidas, que han venido sucediéndose en el tiempo sin diferencia alguna sobre qué partido, demócrata o republicano, ostentase el poder en los EE. UU., apoyadas y propiciadas por la oposición contrarrevolucionaria cubana afincada en Florida, ha supuesto un cruel y criminal castigo para la población de Cuba, que ha padecido ese bloqueo que afecta a las fuentes de suministros energéticos, a cualquier posibilidad de financiamiento, al acceso a medicamentos básicos, comunicaciones y telecomunicaciones y, en general, a toda su economía.

 

El 14 de noviembre de 1975 con el dictador Franco agonizando, el gobierno del Estado Español contraviniendo la Resolución de la ONU que le conminaba a llevar a cabo la descolonización del Sáhara Occidental y garantizar la independencia de dicha colonia, firma el llamado Acuerdo de Madrid.

Mediante este acuerdo España violando dicha resolución y traicionando al pueblo saharaui, hace entrega a Marruecos y Mauritania del Sáhara repartiéndose ambos países el territorio.

Hay que resaltar que en la negociación de dicho acto de traición, formaba parte de la delegación española el entonces príncipe Juan Carlos , vinculado por lazos de amistad con el monarca marroquí Hassan II, padre del actual rey de Marruecos Mohamed VI.

A 110 años de aquel 8 de marzo de 1910, cuando Clara Zetkin, en compañía de Kathy Duncker, solicita en la I Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, realizado en Copenhague, se instaure ese día como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora”; y en el marco de los noventa años de la fundación del Partido Comunista de Venezuela; es un compromiso visibilizar la práctica social, de vida y lucha de las mujeres venezolanas, que deben pasar por las más grandes penurias, pues en este período de pandemia la situación para la mujer se ha vuelto más crítica, la realidad es que seguimos en una sociedad capitalista depredadora, discriminadora y machista, donde somos consideradas seres de segunda.

La crisis nacional, caracterizada por el colapso del capitalismo dependiente venezolano y su modelo de acumulación basado en el rentismo petrolero, agudizada por los efectos devastadores de las agresiones económicas imperialistas contra la nación venezolana y la ausencia de políticas públicas que le hagan frente desde una perspectiva consecuentemente progresista y revolucionaria, impacta con saña en las condiciones de vida de la población y determina las condiciones en las que la mujer trabajadora se ve en la necesidad de guardar la cuarentena social y otras medidas dirigidas a contrarrestar la amenaza del nuevo coronavirus.

Canarias, la nueva/vieja geopolítica. Es cuestión de girar el norte, para entender

Ciertos problemas de cálculo infinitesimal, en ocasiones se resuelven de forma sencilla con un cambio en el sistema de coordenadas. En el análisis de la situación actual de las Islas Canarias resulta de la mayor utilidad un giro de noventa grados, para entender mejor. 

Expresado de forma sintética en este artículo se indican los factores fundamentales que determinan la lucha de clases en nuestras islas.

DÉCADAS DE LUCHA POPULAR

El movimiento popular -expresado como movimiento obrero y popular, o como campo nacional-popular, tiene un importante acumulado histórico en Canarias. Nuestra referencia de partida puede ser la lucha en la isla de Gran Canaria contra la pretendida Base Aeronaval de Arinaga. Una importante victoria del pueblo.

Para el sistema capitalista, es vital programar la mente de las personas, manipular el subconsciente mediante las técnicas más modernas de las relaciones públicas y la ingeniería de consenso. Foto: Ilustrativa

Los peores presagios de los escritores de ciencia ficción estadounidenses, Aldous Huxley y Ray Bradbury, parecen hacerse realidad en un mundo dominado por la cultura del capitalismo neoliberal, un cosmos de narcotizados esclavos felices.

Se ha alcanzado un éxito extraordinario en disuadir las amenazas al sistema con una avalancha de falsedades. Bombardean a la gente con una lluvia constante de contenidos triviales, que resaltan todo lo negativo y morboso que ocurre, contenidos que, a pesar de la variedad de medios para acceder a ellos, no significa que sean diversos. Un mismo mensaje puede presentarse de varias formas, repetido hasta la náusea.

La historia antes de 1959 del barrio San Isidro es la historia de los trabajadores portuarios, lo que influyó también en que fuese la zona donde la tolerancia de la prostitución se desarrollaba con la libertad que le otorgó la intervención del gobierno norteamericano en 1898.

En la actualidad el barrio tiene alrededor de 11 800 habitantes, cuenta con varios círculos infantiles, escuelas primarias, de deportes y hospitales, que garantizan la educación y sanidad gratuita de los residentes.

En el barrio de San Isidro se ubica la casa natal de José Martí. Allí se encuentra también la iglesia de Paula, el proyecto cultural de la galería Gorría y el Archivo Nacional en cuyos sótanos hay un laboratorio de restauración de cartas originales de patriotas cubanos cómo José Martí o Máximo Gómez.

La cultura en Cuba, a lo largo de su historia, tiene una característica común : la soberanía.

 

Nueva huelga masiva en la India, nueva huelga silenciada.

El 26 de noviembre de 2020 fue la fecha elegida por las organizaciones sindicales y partidos obreros del país, especialmente las agrarias, como el inicio de las protestas que culminarían con una gran marcha campesina hacia la capital. El motivo esta vez es la liberalización del sector agrario que permite la entrada de multinacionales y capital financiero a los campos indios, poniendo en riesgo el sistema de precios mínimos estatal existente en la india, donde los cultivos son vendidos a un órgano gubernamental con unos precios fijados. Una huelga de naturaleza interclasista, pues en ella convergen trabajadores sin tierra y terratenientes, estos últimos ven amenazado su privilegio de explotar a su clase obrera.

Orgía de palizas premeditada.

El ataque a la manifestación de Luxemburg-Liebknecht debe tener consecuencias.

“Compartimos en Unidad y Lucha el artículo-crónica que nos remiten y traducen los y las camaradas del DKP (Partido Comunista Alemán) ante la brutal represión policial durante la manifestación del pasado 10 de enero en Berlín, en la que anualmente se conmemora a Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, asesinados por la socialdemocracia”.

Redacción UyL

Más de 3.000 manifestantes marcharon a las tumbas de Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht en Friedrichsfelde el pasado domingo en Berlín. La policía de Berlín había intentado previamente impedir la manifestación con fuerza bruta. El pretexto del ataque fue arbitrario: las camisetas azules y banderas de la organización juvenil FDJ debían desaparecer de la manifestación, dijeron que estaban prohibidas.

Nace la Asociación Económica Integral Regional. Un nuevo paso en la carrera por el liderazgo mundial.

En septiembre de 2017, en la cumbre de los BRICS celebrada en la ciudad china de Xiamen, el presidente chino, Xi Jinping, en el discurso inaugural comentó: “necesitamos apostar por una nueva economía global, apoyar el comercio multilateral, oponernos al proteccionismo y volver a equilibrar la globalización económica para hacerla más incluyente y equitativa”. Con estas palabras, el representante chino, ponía además en entredicho entre otros organismos al Banco mundial y el Fondo Monetario Internacional y reivindicaba de forma clara su papel en el panorama económico internacional.

Las dos grandes potencias económicas, Estados Unidos y China, continúan con la lucha por la supremacía mundial en multitud de frentes.