Ninguna concesión en la radical batalla ideológica que se está dando hoy, a nivel mundial, sobre la revolución cubana. La situación exige sacar toda nuestra artillería, y cualquier tipo de arma pesada que esté a nuestro alcance. Esta batalla no tiene sangre en primer plano, pero si fuera en el terreno militar el campo de batalla estaría regado de todo tipo de despojos de los combatientes de ambos lados.

El pasado 11 de julio el imperialismo tuvo la ilusión de que hería de muerte a la pieza mayor que desde hace más de sesenta años tiene en su punto de mira. Pero el pueblo defiende su Revolución y sigue adelante, aprovechando la coyuntura para adquirir nuevas enseñanzas, ajustar el rumbo, y continuar con la tarea, pese a los incesantes ataques del imperialismo yanki, concertado con todo el imperialismo mundial.

El imperialismo estadounidense sigue en su guerra contra Cuba, el bloqueo continúa y la pandemia ha acrecentado las dificultades habituales de la isla, pero al menos se ha agotado ya la campaña mediática contra la Revolución y da algo menos de pereza ojear las redes. “#SOSCuba” ha sido el hashtag al que se han sumado varios artistas de distinta índole, tanto los que ya eran conocidos por hazañas similares, como Alejandro Sanz, como todos los que forman parte de la gusanera de Miami. Especialmente llamativo ha sido el posicionamiento de aquellos que lanzan proclamas por la paz y la igualdad y que, sin embargo, le han seguido el juego a la propaganda.

¿Qué ha conseguido el imperialismo con esta sencilla forma de atacar a un pueblo y que ha durado apenas una semana? Reforzar la hegemonía ideológica, que no es poco, porque si el capital no tiene hegemonía ideológica, lo que ocurre es que la solidaridad entre los pueblos corre como la pólvora.

En las Tesis aprobadas en el XI Congreso celebrado en el mes de octubre de 2020, el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) establecía que “producto del altísimo desarrollo de las fuerzas productivas, en el capitalismo se ha formado ya la base más que necesaria para la construcción de la sociedad socialista”.

Este axioma está basado en el conocimiento de la realidad de la lucha de clases, con el propósito de establecer un elevado nivel de conciencia en la clase obrera y resto de sectores populares para agrupar las fuerzas y encarar el combate de la batalla de las ideas en todos los frentes que el enemigo de clase nos impone.

Los representantes políticos de las dos fracciones más importantes de la burguesía nacional se han puesto de acuerdo en México a fin de establecer las bases para dar continuidad a un proceso de negociaciones políticas que tiene tiempo desarrollándose y arrojando resultados concretos en beneficio de los enemigos del pueblo venezolano.

Por un lado, tenemos al Gobierno de Nicolás Maduro y la dirección entreguista del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), en representación de los intereses de los poderosos nuevos ricos formados a la sombra de los negocios estatales. Del otro lado, el ala de la derecha, encabezada por Juan Guaidó, Henrique Capriles y los partidos socialdemócratas, en representación de la burguesía nacional tradicional y los intereses de los grupos monopólicos transnacionales estadounidenses y europeos.

Camaradas,

compartimos estas noticias de primera mano que nos traslada la camarada Lina del Partido Comunista de Cuba sobre los últimos acontecimientos en la isla. Se trata de una nueva ofensiva cargada como siempre, de mentiras y manipulaciones cacareadas desde los grades centros ideológicos y propagandísticos del sistema. Que esta carta sirva como ejemplo de la dignidad y de los principios férreos del pueblo cubano y del PCC.

"Queridos amigos y camaradas:

Normalmente, cuando usamos los términos distopía o su contrario utopía, nos referimos a futuros posibles, deseables o indeseables, lejanos casi siempre. Uno de pequeño, allá por los 80, devoraba relatos y películas de ciencia ficción. Estos relatos siempre ponen a la humanidad frente a un espejo advirtiendo de los riesgos del futuro.

Casi sin darnos cuenta aquellos relatos en buena parte se han hecho realidad, y hasta han superado a la ficción. La humanidad ha realizado en unas pocas décadas un salto tecnológico y científico de una magnitud colosal. La humanidad debería vivir en la plenitud y sentirse orgullosa de sus logros. La realidad es muy diferente, y en lugar de sentir que la raza humana está culminando una gesta epopéyica, simplemente estamos aterrados o en el mejor de los casos nos maravillamos por tener un servicio de streaming en el televisor que nos recuerde en qué capítulo nos quedamos o porque desde nuestro teléfono podamos hacer que un trabajador en bicicleta nos traiga en pocos minutos unos nachos con queso del restaurante de la esquina para ver nuestra serie favorita desde donde la dejamos.

 

El Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez dijo que en Cuba no se necesita intervención humanitaria. Cuba y el mundo lo que necesitan es mucha solidaridad en tiempos como este. Foto: Estudios Revolución

 

Acompañado por integrantes de su equipo de trabajo del Partido y del Gobierno, el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, compareció este lunes ante la prensa, con el propósito de esclarecer un grupo de matrices que, en las últimas horas, se han tratado de imponer para desacreditar la manera en la que Cuba enfrenta la pandemia y para generar incidentes provocadores de mercenarios internos y, con ello, promover el descontento y fracturar la unidad del pueblo.

Obra de Alberto Lescay Merencio.

¿Es necesario hablar de discriminación racial en Cuba? ¿Más allá del choteo y del humor que nos caracterizan, existen realmente en nuestra sociedad prejuicios por el color de la piel? ¿Si somos ese «gran ajiaco», en el que «aquel que no tiene de congo tiene de carabalí»; si la Revolución, desde el propio triunfo, comenzó el desmontaje de las condiciones que en épocas anteriores propiciaron la expresión de conductas racistas y dotó a todos los cubanos por igual de los mismos derechos, por qué entonces la huella de ese pasado, de una forma u otra, aún persiste y marca comportamientos que, involuntariamente o no, llegan a exteriorizarse en la realidad social?

Quizá, como primer paso para entender el fenómeno o, al menos, desentrañar parte de este, deberíamos partir de que, desde principios de la década de los 70 del pasado siglo, las ciencias biológicas demostraron que no existen razas para los seres humanos, aun cuando la construcción cultural nos sigue remitiendo a tal noción.

El próximo 23 de junio, la delegación de Cuba ante la ONU presentará nuevamente una resolución de condena contra el Bloqueo financiero, económico y comercial que el imperialismo norteamericano impone como elemento de guerra permanente contra la Revolución Cubana y la inmensa mayoría del pueblo, que apoyó el derrocamiento del sanguinario dictador Fulgencio Batista, y que ahora continúa firmemente respaldando a su gobierno, su Partido Comunista y su proceso socialista, tal y como ha sido constatado en el reciente VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba, que tuvo lugar durante el pasado mes de abril.