El prestigioso matemático internacionalmente reconocido Víctor Glushkov es considerado como el padre fundador de la tecnología de la información y la cibernética en la Unión Soviética. Con sus contribuciones científicas, Glushkov, ha influenciado enormemente campos como los de la teoría de la programación y la inteligencia artificial, entre otros. Uno de los retos más nobles emprendido por este genio fue el de la creación del Sistema Nacional Automatizado de Computación y Procesamiento de la Información (OGAS, por sus siglas en ruso). OGAS consistía en una red de computadoras destinada a la gestión de la asignación de recursos e información entre distintas organizaciones de la economía soviética, lo que sin duda representaba una forma de planificación socialista mucho más elevada respecto del sistema de planificación centralizada entonces existente. Propuesto en 1962, OGAS, muy por delante de su tiempo (como el propio Glushkov), recibió la oposición de líderes del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética) que sintieron amenazado el control del proceso económico por el partido. Así las cosas, OGAS quedó financieramente ahogado e inconcluso a comienzos de los años setenta.

Décadas de lucha obrera nos enseñan que si lo que se necesita es levantar una potente contraofensiva que enfrente las constantes agresiones de la patronal y sus gobiernos, no podemos olvidar nunca dos aprendizajes. Para nada son únicos, ni excluyentes, pero sí imprescindibles para empezar a darle la vuelta a la tortilla en función exclusiva de las necesidades e intereses de los trabajadores y trabajadoras.

Aprender de nuestra historia de lucha siempre será necesario para mantener en alto las banderas rojas de la clase obrera que dan continuidad al hilo rojo que nutre la lucha de clases, pero mucho más en momentos de reflujo y por eso estas líneas, que miran hacia atrás para reflexionar sobre cómo detener la espiral de pérdida de derechos en la que se encuentra inmerso el movimiento obrero. Unas notas para la acción y el debate colectivo con nuestra clase,

 

No nos engañemos, la Consejería de Educación de la Región de Murcia no se encontraba en buenas manos antes de este viraje repentino, pero entonces, ¿por qué tanto alboroto?

No es que la situación de la educación en Murcia brillase especialmente antes de la llegada de esta señora, más bien parpadeaba como una vela a punto de apagarse, al igual que en el resto del Estado Español. Llevamos sufriendo recortes en la Escuela Pública incontables años, los efectos de estos recortes se pudieron ver en mayor medida durante los primeros momentos de la pandemia, donde el alumnado más vulnerable quedó abandonado y sin recursos.

Pero la puesta al frente de la Consejería de Educación y Cultura de la renegada de VOX hizo temblar a toda la comunidad educativa, pues antes de asumir el cargo ya propugnaba amenazas de imponer lo defendido por su anterior partido en materia de educación. Unas propuestas que ni siquiera dentro del régimen oligárquico-burgués de este país se podrían consideran legales: el “pin parental” y los “bonos escolares”.

Esta es la historia de cómo los mismos accionistas son dueños de las diferentes vacunas compradas por la UE y EEUU, de cómo los gobiernos europeos pasaron de pagar 2,9 euros a 19,5 la dosis y cómo fueron esos mismos gobiernos los que financiaron con dinero público las investigaciones. Son los dueños del dinero del mundo y ahora también de la salud.

Las denominaciones de las vacunas que se están distribuyendo en Europa y Estados Unidos ya nos resultan familiares por el nombre de sus empresas fabricantes: AstraZeneca, Pfizer/Biotech, Moderna, Janssen (Johnson & Johnson). Sin embargo, no se habla tanto de cuáles son sus accionistas, o dicho de otra forma, quiénes son los dueños de las vacunas. Como era de suponer básicamente se trata de fondos de inversión. Lo curioso es que si los analizamos encontramos dos fondos comunes a todas ellas (incluso en otras vacunas que están pendiente de aprobarse, como la de Novavax): The Vanguard Group y BlackRock. Estos dos fondos de inversión administran 16 billones de dólares. Si fueran un bloque de naciones, serían la tercera potencia mundial, solo por debajo de Estados Unidos y China, de acuerdo con datos del Banco Mundial en 2019.

La agudización de la crisis del capital engendra una gravísima situación económica que vuelve a castigar a la clase obrera y capas populares con toda la violencia y miseria impuesta por la oligarquía a través de sus legislaciones represoras y opresoras. Las previsiones mas optimistas sitúan para finales de año la cifra de 4 a 5 millones de personas paradas, 30 mil familias obreras desahuciadas, 12 millones de obreras y obreros y sus familias en el umbral de la pobreza, “miseria”. Ante la grave situación que padece el pueblo trabajador no debemos permitir que desde organizaciones sindicales o políticas se pretenda desnaturalizar esta fecha convirtiéndola en una fiesta católica-pagana terminada en una romería. Con las prácticas anti-revolucionarias, revisionistas y/u oportunistas de determinados sindicatos y partidos autodenominados de clase y progresistas, no solo se desvirtúa el carácter o sentido de este día lo que persiguen y de alguna forma están consiguiendo es que toda lucha de clases o conato de esta sea neutralizada y desactivada.

El 24 de abril se cumple el octavo año del que ha sido hasta hoy el asesinato de obreras/os producido en las instalaciones, donde desempeñaban su trabajo, en las condiciones mas repugnantes de las que hayamos sido testigos .

Este día el derrumbe de un edificio de 8 plantas en la ciudad Daca,capital de Bangladesh provocó más de 1.130 víctimas mortales, en este edificio que no reunía las mínimas garantías de seguridad trabajaban hacinadas 5000 personas, además de los asesinadas/os muchos otras/os quedaron mutilados/as y gravemente heridos/as.

Todavía podemos recordar como en los medios de comunicación se daba la noticia y en esta información se lamentaba la mala suerte de estos pobres obreras/os que por causa de lo que ellos calificaron como accidente lamentable habían fallecido.

 

El agua es clave para la vida en nuestro Planeta. Son tiempos de incremento y profundización en la privatización y desposesión de un bien natural tanto en los países del norte como del sur. Este informe denuncia la situación de la explotación y expolio del pequeño y del gran capital de los recursos hídricos en Navarra. 

Necesitamos el agua porque es la sangre de nuestra tierra y sin un planificación democrática que priorice el ahorro, su buen uso y su gestión públicas, encaminadas al respeto de los cauces ecológicos con el objetivo principal de llegar a la soberanía alimentaria y agua de calidad, estamos abocadas a sufrir problemas de escasez y privatización en beneficio del modelo agroindustrial, las grandes constructoras y la banca y los fondos de inversión. Hay alternativas a lo que nos imponen que lógicamente no pasan por el mantenimiento del actual modelo de gestión y explotación hídrica en nuestros territorios.


Informe publicado en junio 2020 en https://fundacionsustrai.org/

Fundación Sustrai Erakuntza

Un año después del primer confinamiento de toda actividad que no fuera esencial, en la que se incluyó los cuerpos represivos, porque cuando se recortan derechos tanto laborales como sociales, la policía es esencial para este sistema, nos bombardean con estadísticas con los datos que se puedan medir en este tiempo de pandemia global causada por el virus SARS-CoV-2. Todas las estadísticas, por más que se esfuercen en algunos casos en intentar maquillar las cifras, muestran que el estado español se lleva las peores posiciones.

Y no me extraña.

  • UyL Octubre 2021
  • UyL Septiembre 2021
  • UyL Julio-Agosto 2021
  • UyL Junio 2021
  • UyL Mayo 2021
  • UyL Abril 2021