Si algo nos enseña el estudio del marxismo-leninismo es que la realidad es cambiante, todo se mueve a pasos acelerados condicionado por el desarrollo de la lucha de clases.

Este año 2023 nos ha dejado claro que el capitalismo se encuentra ante una crisis general, determinada por la caída tendencial de la tasa de ganancia y expresada en una violencia que supura por todos los poros de este podrido sistema. La escalada de agresiones del imperialismo durante este año ha llegado a límites que nos hacen augurar un 2024 donde la guerra y la violencia contra los pueblos sean una tónica generalizada.

El carácter cada vez más agresivo del imperialismo occidental, articulado en torno a la OTAN, deja cada vez menos espacio para las posiciones equidistantes. La guerra generalizada es un hecho y quienes silencian los crímenes y genocidios son cómplices necesarios, lo hemos visto durante estas últimas semanas con el silencio bochornoso del gobierno del PSOE/UP y de la Unión Europea ante la masacre sionista contra el pueblo palestino. Posicionarse del lado de los pueblos y de la clase obrera, o del imperialismo y el capital; no hay más opciones. Ante esta situación, el campo revolucionario tiene la obligación de redoblar esfuerzos y compromisos, y la militancia del PCPE y de la JCPE estará a la altura de las nuevas circunstancias.

Son muchos los retos que tendremos por delante durante el 2024, pero todos y cada uno de ellos pasa por fortalecer las filas del PCPE y de la JCPE y seguir avanzando en la construcción de cada una de las estructuras de base que conforman el Frente Obrero y Popular por el Socialismo.

Whashington D.C. (EE.UU.) Miles de personas solidarias con el pueblo palestino reclaman alto el fuego al presidente Biden

A pesar de llevar más de 7 décadas de genocidio y ocupación contra el pueblo palestino, la intensificación y crueldad de los crímenes del ente sionista desde el pasado mes de octubre han provocado una brecha en el discurso único de la prensa burguesa que pretendía mostrar una visión moderna, LGTBI-friendly y ejemplar del ente sionista de Israel.

Millones de personas en el mundo se han sumado a la solidaridad con el pueblo palestino, a través de miles de manifestaciones y concentraciones, charlas, reactivación de los grupos de boicot a los productos del ente sionista, así como actividades para recaudación de fondos solidarios para abastecer la Gaza asediada. Destacar la elevada conciencia de algunos sectores estratégicos de la clase obrera, que se han negado a participar con su trabajo en el abastecimiento al ente sionista, como los sindicatos del transporte en Bélgica o los estibadores de Barcelona.

La posición subordinada a EE. UU. por parte de los distintos gobiernos de la Unión Europea (ya sean socialdemócratas o neoliberales), que de forma hipócrita se niegan a condenar lo que ya es ojos del mundo el genocidio más grave desde la barbarie nazifascista del siglo XX, muestra la necesidad de echar abajo y de forma urgente el actual y decadente orden imperialista internacional. Orden que refleja su más pura esencia fascista y repugnante en el asesinato de miles de niños y la destrucción selectiva de hospitales, escuelas y centros de la ONU, mientras el ejército y los colonos sionistas se mofan de ello a través de las redes sociales como TikTok, realizando bailecitos y chistes sobre estas acciones. Supremacismo fascista que repugna.

Hace varias semanas circulan por redes sociales informaciones de fuentes en Washington y la Florida que alertan de planes del Departamento de Estado y de la comunidad de inteligencia estadounidenses de incrementar ataques subversivos y de carácter violento contra Cuba, con el propósito de generar un estallido social antes de que finalice 2023.

En lugar de fiestas y celebraciones merecidas por el advenimiento del aniversario 65 del triunfo de la Revolución y la resistencia del pueblo cubano, los aliados de Israel en la Casa Blanca traman y ordenan más odio y terrorismo para fin de año, acorde con la directiva de Biden y Blinken.

Una denominada Fundación Patriótica, engendro contrarrevolucionario radicado en Miami, tendría la encomienda, desde el pasado octubre, de organizar acciones armadas contra Cuba para «calentar las calles de forma paulatina, hasta llegar al fin de año».

El sitio Razones de Cuba reveló, el 5 de octubre, que uno de los protagonistas es Ibrahim Bosh López, del grupúsculo Partido Republicano de Cuba, quien, al estilo Posada Carriles en los años 90, utiliza el mercado de armas en Centroamérica para apertrechar a mercenarios con un alijo de fusiles y pistolas de varios modelos.

Con Fidel, ¡victoria segura! 

El dinámico proceso del desarrollo social, que se ha ido concretando a lo largo de la Historia, está siempre determinado por las relaciones que en cada momento se establecían en unas determinadas condiciones materiales. Es decir, por los recursos de que disponía cada sociedad en cada momento concreto para afrontar la vida. Con una sostenida pugna entre la apropiación privada y el respeto a la propiedad colectiva, entre los individuos que moraban en un espacio concreto.

Es necesario este preámbulo para sustentar la reflexión sobre el cambio que se viene produciendo desde hace tiempo, donde los avances que se dan hacia un futuro diferentes se han visto dialécticamente acompañados por la pérdida de elementos que perturbaban, y hasta impedían, el desarrollo normal. Es el precepto y principio de la evolución que le proporciona ciencia a la interpretación de la realidad para comprenderla.

Diversas líneas de pensamiento han desarrollado sus investigaciones en desmenuzar los factores de agotamiento de los distintos modos de producción que desde la Revolución Neolítica se han impuesto a lo largo y ancho de todos los continentes. La asincronía, no obstante, no impedía que las distintas zonas o lugares del planeta, expresaran la realidad de forma genérica con algunos aspectos propios gestados por hábitos, costumbres y normas consuetudinarias. Todo ello dio lugar a procesos de hegemonía de imperios que se conformaron haciendo uso de una violencia intrínseca, y que, agudizando sus contradicciones y encontrándose con respuestas de rechazo a su dominación, finalizaron con la decrepitud absoluta sus abyectos proyectos.

El decrecimiento es una tendencia del pensamiento económico, político y social; por lo tanto, multidisciplinar que, ante el deterioro medioambiental, busca reequilibrar la relación con la naturaleza, a través de la disminución de la producción y el consumo.

Todas las cuestiones que envuelven este ideal y sus distintas familias se han puesto de moda. La huida del debate de los espacios de “culto” (académicos), hacia su “democratización”, participando a “la opinión pública”, gracias al eco que la prensa comercial está ofreciendo últimamente, da qué pensar. Será por susceptibilidad, pero pareciere una forma de ir acomodando al personal ante lo que nos viene encima.

Obviamente no estamos ante algo nuevo. El término “decrecimiento” lo acuñó el francés André Gorz en 1972 cuando planteó el debate sobre la compatibilidad del capitalismo con el equilibrio de la tierra. A partir de aquí, multitud de autores de todo pelaje han contribuido a crear una cosmovisión que tiene como eje central el freno a la tiranía del crecimiento con el objetivo de asegurar la subsistencia del planeta y, por tanto, de la humanidad.1

En los últimos tiempos, las personalidades más notables entre quienes comparten, han enriquecido y/o participan de estas ideas han tenido una amplia proyección, llegando incluso a discursar ante importantes instituciones públicas2“El último informe del Foro Económico Mundial de Davos admite que solo un futuro de ‘colaboración’ y decrecimiento justo nos permitirá sobrevivir a la suma de las policrisis del capitalismo”, escribe Agnès Delage Amat.

Pedro Sánchez asiste a la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. Fuente: Lamoncloa.gob.es

La Unión Europea y, por tanto, el Estado Español, está sometida a la decadente hegemonía imperialista estadounidense. Esto posibilita que se cumplan, a pie juntillas, las “obligaciones” y encargos que nos corresponden como miembros (periféricos y subsidiarios) del Occidente Colectivo. En este sentido, independientemente de la facción de la burguesía que hubiere entrado a gobernar España, el cumplimiento de los compromisos estaba garantizado.

Valga como ejemplo de esta afirmación, entre otros, el rol que IU, Podemos y el PCE jugaron en la Cumbre de la OTAN de Madrid del 29 y 30 de junio de 2022 y las declaraciones clarificadoras de Enrique Santiago: “si formamos parte de una organización internacional y tenemos obligaciones, es obvio que mientras formemos parte, hay que cumplirlas”. Entre estas obligaciones: alcanzar el 2% de nuestro PIB en defensa o ampliar de uso de las bases yanquis.

Es la pertenencia a la UE y al euro, la que garantiza las reformas estructurales mandatadas por su oligarquía, en torno a la fiscalidad, las pensiones, el trabajo… y aquellas derivadas de la división internacional del trabajo que nos asigna una economía extractiva, con la degeneración del territorio que ello conlleva. Los préstamos e inyecciones económicas Next Generation son avales del cumplimiento de estos compromisos.

Este alineamiento monolítico en cuestión de relaciones internacionales, no resulta tan pacífico en lo que respecta al propio ámbito interno. Aquí, las burguesías periféricas confrontan con una burguesía central que se aferra con ahínco, a nuestras tradiciones más rancias. Por otro lado, cada vez son más manifiestos, los distintos intereses faccionarios en el seno de la burguesía española y la disputa sobre la propia gestión del capitalismo, sus alianzas y sus modos.

URGENCIAS Y EMPLAZAMIENTOS

La audaz acción defensiva del Eje de la Resistencia, el pasado día 7 de octubre en Palestina, ha provocado un salto cualitativo en el escenario internacional de la lucha de clases.

Antes de esa fecha, Ucrania fijaba las coordenadas centrales en la escena internacional, en su expresión más violenta hasta entonces, la guerra imperialista.

Es arriesgado hacer una previsión de cómo evolucionará, en términos concretos, la agresión actual contra el pueblo palestino. No obstante, sin poder precisar ritmos y plazos, todo indica una acelerada evolución hacia una barbarie extrema superior, como factor intrínseco del bloque imperialista occidental en su etapa agónica.

VIOLENCIA SIN LÍMITES

Después de las Torres Gemelas, en el 2001, el capitalismo occidental implementó la retórica de “la lucha contra el terrorismo”, como requisito necesario para mantener su proceso de acumulación de capital.

Ahora, en un salto directo hacia las profundidades del infierno y consciente de sus fracasadas políticas, ese capitalismo occidental naturaliza los crímenes más execrables como intento desesperado para el mantenimiento de su decrépita hegemonía y, así, tratar de amortiguar la inexorable caída tendencial de la tasa de ganancia.

Colapsa el discurso anterior, que se sostenía en la apropiación de la defensa de los DD. HH., las libertades y la democracia, para legitimar sus violencias. Eso hoy ya resulta insostenible. Ninguna potencia occidental condena el ataque sionista contra los hospitales palestinos ni ninguno de sus otros crímenes de lesa humanidad, incluso contra los miles de niños.

El engranaje capitalista, per se, necesita de forma acuciante, y más si cabe, en su actual estado de decrepitud, de ingredientes propios de su propia ralea, ingredientes que, contradictoriamente, no se generen en sus más tradicionales “mercados”.

Existe poco, o nada de humano en la maquinaria capitalista. Por lo tanto, el capital precisa “cruzar el charco”, saltar a otros escenarios, adentrándose, sin llamar a la puerta, en la lógica del pensamiento humano, en su actual dialéctica.

Éste ya no se conforma, con explotar, cada vez con más violencia y “sofisticados” métodos de alienación de masas, a la clase trabajadora. Los habituales contextos de sometimiento, traspasan las cadenas de producción, y se dotan de nuevos elementos, que engrasan la vieja máquina.

Ese miedo perverso, a perder el rumbo, a que los vientos no soplen a favor de sus inagotables ansias de someter a la clase trabajadora mundial a sus dictámenes de asfixia, conlleva, a que hace ya, no poco tiempo, observamos como se gesta esta especie de laboratorio de alquimia capitalista; el cual nutre, a todos aquellos organismos, que secundan sin pestañear, sus execrables metas (OTAN, F.M.I, U.E), y también a sus tentáculos o fases, que abraza, cada vez, con más fiereza, siendo estos primos hermanos, el imperialismo y el fascismo.

El capitalismo, en sí, no es un pollo sin cabeza, mal que nos pese, no es un ente carente de conocimiento. Aunque el contenido y desarrollo de éste resulte perverso en todas sus formas, no carece de él. Se encarniza, haciendo perder fuelle a las contradicciones que se suceden en la contienda de la lucha de clases. Es por eso, que parece ser que precisa de una receta que contribuya a dicho objetivo, el cual persigue atendiendo a un infame procedimiento:

 

Hace 45 años se institucionaliza la continuidad del franquismo y la oligarquía en el llamado “Régimen del 78”, el cual siempre hace referencia a la Constitución en el proceso mitificado de la Transición española. Se institucionalizan los pactos de la vergüenza, el olvido y el desmantelamiento de las luchas obreras y populares.

El continuismo institucional franquista bajo la monarquía, con adornos democráticos, sumando la claudicación y traición de los sectores eurocomunistas (PCE, con las políticas de “reconciliación nacional”) y la socialdemocracia (PSOE, con el apoyo y financiación de la socialdemocracia alemana, la CIA y EE. UU.), significó la pérdida y el abandono por parte de la “izquierda pactista” de los valores y la lucha por el restablecimiento de la legalidad de la República, que fue derrocada por un golpe de Estado fascista. El 6 de diciembre de 1978 se institucionaliza la victoria de la burguesía sobre la clase obrera, proceso iniciado en los Pactos de la Moncloa (1977), que supusieron un freno y el desmantelamiento de las luchas obreras que se estaban produciendo, entrando en un período de pactos “sociales” con las burguesías dominantes.

La Transición, con su Ley de Amnistía, finaliza liberando a los responsables de los crímenes del franquismo de sus responsabilidades. Las instituciones franquistas (policías, militares, jueces, etc.) se reconvierten bajo el paraguas de la monarquía borbónica, pasando de ser criminales a ser “democráticas”.

uyl_logo40a.png