Pablo Casado y Santiago Abascal, durante un Pleno del Congreso.

Y el PP y Vox más. Los representantes de estas dos formaciones de credo integrista, como borrachos en farra, vociferan a por fía a ver quién de ellos lo hace más fuerte: Pedro Sánchez es un sinvergüenza -espetan los del PP- y el de Vox, explota con delirio mesiánico, es un psicópata. Y seguidamente, en el colmo de la contradicción perversa, hacen un acto de constricción compadeciéndose de los ministros y ministras cesados el 10.07.21, que hasta el día antes eran sus más odiados enemigos.

¿A qué vienen estos berrinches? Los dos bloques, PP-Vox y PSOE-U-Podemos, son contrincantes políticos en esto de compartir el poder político a través del bipartidismo. Esto hace no parar la cizaña entre unos y los otros, aunque los de la confesionalidad franquista sean más agresivos. La rivalidad consiste en provocar el desgaste del que ostenta el  gobierno para favorecer el cambio al otro aspirante cuanto antes. Es el juego de la alternancia política en la dominación del sistema.

 

El PARTIDO COMUNISTA del PUEBLO CANARIO realiza un homenaje a quienes dedicaron su vida a luchar por la liberación de la clase obrera canaria, sufriendo en muchas ocasiones la represión y la violencia criminal de la burguesía explotadora.

Este acto se convoca coincidiendo con la fecha en la que fueron fusilados Eduardo Suárez (Diputado comunista) y Fernando Egea (Socialista y Delegado Gubernativo en el norte de la isla), en el año 1936.

La lucha de la clase obrera, y del pueblo canario, por acabar con el sistema capitalista que empobrece a nuestra gente, destroza nuestro territorio y militariza nuestras islas, necesita de hombres y mujeres que tengan la disposición a luchar de forma organizada por una sociedad de personas libres e iguales, por una Canarias Libre y Socialista en la que nuestro pueblo pueda vivir en libertad y dueño de su destino.

El pueblo cubano ocupa un lugar especial en el corazón de los pueblos de África. Los internacionalistas cubanos hicieron una contribución a la independencia, la libertad y la justicia en África que no tiene paralelo por los principios y el desinterés que la caracterizan. Son palabras de Nelson Mandela en 1991 en Cuba, su primera visita internacional después de su largo cautiverio, y es que los sudafricanos que durante décadas lucharon a muerte contra el régimen fascista del apartheid, siempre sintieron que Cuba fue su principal aliado, el principal aliado de África, el principal aliado de los pueblos que luchan por su propia existencia. Es importante comenzar señalando las palabras de Nelson Mandela, no solo por lo certeras que son, sino también por lo sorprendentemente chocante que a muchos y muchas a día de hoy le puede resultar que Nelson Mandela, ese gran luchador que los grandes medios han convertido en un icono de paz y no violencia que lideró la transición sudafricana, hablase así de lo que esos mismos medios describen como una terrible tiranía totalitaria que mata de hambre a la pequeñita y pobre isla caribeña.

El 11 de julio fue la fecha elegida para mostrar públicamente una campaña bien diseñada y orquestada por el imperialismo contra Cuba, se promovieron manifestaciones que a través de una poderosa campaña mediática con directrices muy concretas, tanto en los medios tradicionales como en redes llenaban nuestras retinas y cerebros de falsedades, desinformación y manipulación en un nuevo episodio de ataques no sólo ya hacia su soberanía sino a la integridad física de las cubanas y cubanos.

La campaña diseñada minuciosamente y con antelación, ha sido lanzada oportunamente en la coyuntura provocada en la isla por la crisis global de la COVID-19 sumada a las limitaciones provocadas por el recrudecido bloqueo económico impuesto por EEUU desde hace más de 60 años. Un episodio más de la larga serie de guerra que el imperialismo lleva protagonizando contra Cuba desde 1959, cuyo argumento es siempre el mismo, agredir, acosar, violentar hasta lograr quebrar la voluntad del pueblo cubano y acabar con su proceso revolucionario.

 

Este pasado 10 de mayo, hizo ya 40 años del “Caso Almería”.

40 años después se sigue sin saber toda la verdad, luz y detalles al respecto.

Ya sabemos que hubo un juicio repleto de sombras, silencios, incongruencias y errores, pero lo que no se hizo fue Justicia (en mayúsculas), lo cual tampoco es de extrañar cuando se sabe que en este país, los del Tribunal de Orden Público terminaron en la Audiencia Nacional y en el Supremo, de la misma forma que no hubo depuración en las fuerzas armadas ni en los cuerpos de seguridad del Estado (ya sabemos donde terminaron lo de la brigada político social…) y todo por culpa de la famosa Ley de Amnistia (que tenia que haberse llamado de amnesia…) y de aquellos barros, aquellos y los presentes lodos …; a esto sumarle que la “democrática” España es el único país donde la apología y exaltación del fascismo, nazismo y franquismo no está castigado …

 

El Estado español, a diferencia de otros Estados europeos como Francia o Alemania, no se configura mediante una identidad nacional unitaria, sino a través de una amalgama de nacionalidades: gallega, vasca, catalana, andaluza, canaria, valenciana, asturiana, aragonesa, balear, etc. Todas estas regiones geográficas presentan unas identidades características que condicionan la forma de intervención del Partido en las masas.

Desde el minuto 0 del triunfo de la Revolución, los gobiernos de los EE.UU no han abandonado en ningún momento la idea de quebrar por cualquier medio a su alcance la Soberanía de Cuba. El Socialismo cubano es el artífice de la verdadera y definitiva Independencia de la mayor de la Antillas. El Internacionalismo de la Revolución cubana ha sido, es y será bandera de lucha de lo mejor y más consciente de los pueblos del mundo. Desde el ejemplo del Che, al ejército de batas blancas que llevan la salud a todos los rincones del Planeta en el que se reclama su presencia, Cuba materializa la antítesis del Imperialismo. Cuba es Vida, Cultura y Salud. El Imperialismo es Muerte y Destrucción.

Este pasado lunes, 28 de junio, el gobierno y los sindicatos, que se han auto-otorgado la representación de todo el pueblo trabajador y la patronal -como “agentes sociales”- han aprobado un primer paquete de medidas para reformar las pensiones que será llevado el próximo 6 de julio al Consejo de Ministros y en septiembre al Congreso de los Diputados, con la intención de que a principios de 2022 ya esté en vigor.

El asesinado presidente de Haití, Jovenel Moïse, se une a la trágica lista de magnicidios cometidos en América. En Haití, además, no se trata del primer magnicidio, ya que su historia como país independiente comienza con el asesinato de su primer presidente Dessalines y también podemos recordar al presidente Jean Vilbrun Guillaume Sam asesinado el 27 de julio de 1915 después de esconderse en la embajada francesa por una turba enfurecida.

Hagamos un poco de historia de esta nación de 11 millones de habitantes:

El 17 de diciembre de 1492 la nao Santa María descubre una isla a la que se la daría el nombre de La Española (la isla que hoy se divide entre la República de Haití y la República Dominicana), escenario de la primera fundación y establecimiento urbano español en el Nuevo Mundo: el Fuerte Navidad, de corta vida, pues mientras Colón se encontraba en España informando a los Reyes Católicos sobre su viaje estalló un alzamiento de los indios tainos esclavizados para el trabajo minero y agrícola. Para los indígenas el maltrato y las enfermedades traídas por los españoles produjeron un notable descenso de la población. Este sería el inicio de una exterminación silenciosa pero visible de los aborígenes, lo que implicó traer nueva mano de obra, autorizándose en 1498 la introducción de esclavos negros en América.