Este mes de agosto hemos vivido las olimpiadas de Tokio, donde lo importante no es participar, sino conseguir medallas. Salvo algunas honrosas excepciones como el salto de altura donde los dos finalistas decidieron no realizar el último salto y compartir medalla. También es cierto que en el deporte de élite te llevas alguna sorpresa como cuando el corredor español Iván Fernández ante la equivocación de un corredor Senegalés, en lugar de pasarle y ganar, le indicó a su competidor el camino del triunfo. Al ser preguntado por el hecho, dijo que que pensaría su madre si hubiese ganado así. Pero estos gestos no son habituales en el deporte de élite, donde ganar está por encima de las cualidades del deporte, compañerismo, solidaridad…

 

El Partit Comunista del Poble de Catalunya es un partido de clase y nacional que aspira a la República Socialista de carácter confederal. Proyecto estratégico para abolir la explotación, la opresión y solucionar la cuestión nacional, (conflicto sempiterno no resuelto por la ausencia de libertades en siglos de dominación monárquica absolutista). En Catalunya el desarrollo histórico irá determinando una subjetividad colectiva entorno a los límites territoriales reconocibles. El idioma y los rasgos culturales identitarios serán la base para asentar la comunidad nacional que se afianzará hasta nuestros días.

Para la militancia del PCPE, y de nuestra Juventud Comunista (JCPE), es todo un honor presentar nuestro Órgano Central, coincidiendo además con el 45º aniversario de Avante y el 100º aniversario del PCP. Así como de disponer por primera vez de un espacio propio en la zona de las organizaciones internacionales invitadas, animando a todos y todas a acudir a conocer nuestros materiales y propuestas revolucionarias.

En el fuerte contexto de guerra ideológica, más agudizada por la propia crisis del capital, traducida en viejas, pero también nuevas, formas de agresión del imperialismo (control de redes sociales, tergiversación de la realidad, bloqueos,..) trabajamos con el objetivo de convertir Unidad y Lucha en el órgano de prensa revolucionaria referente para la clase obrera y sectores populares del estado español. Para ello avanzamos en su distribución en centros de trabajo, y en barrios donde el capital golpea con más fuerza, a través del paro, desahucios, hambre,… Mejoramos también nuestro UyL digital.

Fruto de diversas interpretaciones fundamentadas en la complejidad de los análisis realizados bajo el prisma científico del materialismo histórico, podemos debatir sobre la fecha de inicio del profundo ciclo de la crisis del capitalismo en el que estamos instalados, e incluso, sobre la capacidad del sistema para, en estas condiciones, iniciar o no un nuevo ciclo de reproducción ampliada del capital, pero sobre lo que las evidencias no permiten duda es sobre el carácter estructural y general de la crisis capitalista que afecta a nuestro país.

Afirmación que sustentamos en la incapacidad sistémica para superar ninguna de las contradicciones económicas, sociales y medioambientales que su propia existencia genera. Más allá de la realidad española, en su última fase de desarrollo, el capitalismo, pareciera llamado a exacerbar absolutamente todas y cada una de las colisiones provocadas con su existencia para propiciar en su contra la confrontación de clase más radical. La necesidad estructural del sistema de incrementar la tasa de explotación de la clase trabajadora, situando la desvalorización de la fuerza de trabajo hasta niveles en los que el salario no llega a alcanzar su capacidad de reproducción y generaliza la existencia de trabajadores pobres, muy especialmente entre la juventud y las mujeres trabajadoras, se suma al desarrollo sin límite de, en medio de una intensa confrontación interimperialista, las más variadas y multifacéticas estrategias para el dominio de los recursos naturales y las vías para su comercio. Una crisis de sobreproducción determinada por la caída tendencial de la tasa de ganancia que no tiene vuelta atrás y marca decididamente la necesidad del poder obrero y el Socialismo como única vía de superación de este escenario de Barbarie.

 

La lucha de clases marca el desarrollo de la Historia y cualquier crisis siempre la acelera inclinando la realidad social a favor de alguna de las clases antagónicas en disputa. No existen los tiempos muertos en la confrontación clasista, nunca ha sido así y, menos aun, lo es en este mundo globalizado e interdependiente en el que todo se precipita sin tiempo para la pausa, y en el que nada queda al margen de la gravísima crisis estructural del sistema capitalista.

Siendo esta una realidad inapelable a la que nada, ni nadie, podemos sustraernos, resulta inexplicable, en el momento que vivimos, la ausencia de iniciativa política de las organizaciones revolucionarias.

Asumamos, con lo que ello supone, que cualquier espacio o tiempo en el que se renuncia a intervenir, es terreno perdido a favor nuestro enemigo de clase.

Mirando la realidad material de la clase trabajadora y su empobrecimiento creciente, directamente relacionado con la acelerada desvalorización de la fuerza de trabajo, nada justifica abandonar la confrontación permanente con las políticas del Capital.

Por lo visto el moderno fusil ametrallador alemán HK G36 (el mismo que tiene las unidades del ET) de dotación de la Guardia Civil, no es lo suficientemente letal para el benemérito cuerpo; es por ello por lo que el Ministerio de Defensa ha presupuestado seis millones de euros para adquirir 3.500 fusiles ametralladores del último modelo. Según parece estar a la última es algo indiscutible, vamos que ni contención del gasto ni nada similar cuando de armar a las fuerzas del estado se trata. Ya se hará ahorro con otros gastos sociales y para la mayoría de la población, lo de siempre.

El 4 de agosto del 2020 una gran deflagración sacude Beirut capital del Líbano al estallar en el puerto de esta ciudad un polvorín que acumulaba 2 750 toneladas de explosivos abandonados sin ningún tipo de medidas de seguridad desde hace más de 10 años. El puerto y los barrios aledaños así como gran parte de la ciudad resultaron devastados. El resultado, 135 muertos y más de 5 000 heridos.

Este hecho se produjo cuando el Líbano se hallaba sumido en una profunda crisis económica. Su moneda nacional devaluada. La administración del Estado corroída por una corrupción generalizada y amplios sectores de la población sumidos en una profunda miseria.

En el último año tras la explosión, el descontento generalizado culminó con grandes movilizaciones de masas de una envergadura jamás conocida en este país. Estas manifestaciones se fueron radicalizando hasta el extremo de producirse varios intentos de asalto al edificio del Parlamento y la Sede del gobierno.