El pasado domingo día 2 de octubre se celebraron las elecciones generales y presidenciales en Brasil. Se trata de un país que - por población, por economía, por recursos naturales, etc. - constituye una potencia de gran importancia a nivel regional, e incluso mundial (integrada en los llamados BRICS). El objetivo de este artículo es hacer un muy breve repaso de la situación general de cara a esta elección.

Dos nombres propios copan, sin duda, la atención de la campaña: Jair Bolsonaro (del Partido Social Liberal, PSL) y Luiz Inácio "Lula" da Silva (del Partido de los Trabajadores, PT). Dos candidaturas con posicionamientos notablemente distintos que, según todos los pronósticos, serán quienes pasen a la segunda vuelta.

Jair Bolsonaro fue el vencedor de las últimas elecciones (las de octubre de 2018), que estuvieron marcadas por ser la continuación del gobierno ilegítimo y golpista de Michel Temer, quien maniobró para destituir a Dilma Rousseff, del PT, mediante un golpe judicial blando ("lawfare") en 2016. Así pues, Bolsonaro representa a la extrema derecha más reaccionaria, al fascismo latinoamericano: el de la burguesía del agronegocio (los capitalistas dueños de las grandes explotaciones agrícolas y ganaderas del país, propietarios de la gran mayoría de la tierra cultivable de Brasil), que le ha dado abiertamente su apoyo firme y una generosísima financiación. Bolsonaro es también el candidato de la burguesía rentista, extractivista (minería, madereras, petróleo) e industrial, y del sector bancario. También el de las iglesias evangélicas, con sus credos ultrarreacionarios. Y en un país donde el fútbol tiene un gran peso social, cuenta además con el apoyo de no pocos multimillonarios futbolistas: el dinero, la clase, pueden más que la extracción social y étnica de estos individuos.

Su periodo presidencial se podría resumir por varios aspectos. Uno de ellos es su muy negligente gestión de la pandemia de la COVID-19: con más de 685.000 muertes reconocidas oficialmente, Brasil es el segundo país del mundo con más fallecimientos; por supuesto, la práctica totalidad de la clase obrera, los sectores populares y el campesinado sin tierra. Además, Bolsonaro es responsable directo de la aprobación de una serie de medidas laborales que han destruido empleo, han desprotegido a los y las trabajadoras - empujando a muchos/as a más niveles de sobreexplotación y al sector informal -, con una bajada generalizada de salarios y un desmantelamiento de los sistemas de protección social, educación y sanidad públicas.

El 24 de febrero del presente año dio inicio la guerra entre la OTAN y Rusia en territorio de Ucrania. Días después, la noche del 27 al 28 del mismo mes, fue detenido por los servicios de inteligencia polacos en la localidad  de Przemysl, fronteriza con Ucrania, Pablo González, bajo la acusación de: “realizar labores de espionaje al servicio de Rusia.”

Pablo González es hijo de españoles conocidos como “niños de la guerra”, que durante nuestra Guerra Nacional Revolucionaria, vulgarmente conocida como Guerra Civil (1936-1939), fueron evacuados a la Unión Soviética, donde fueron acogidos.

Pablo González nació en Rusia, por lo que posee la doble nacionalidad rusa y española.

Periodista de profesión,  desde el año 2015 venía ejerciendo como corresponsal  en distintos medios informativos españoles, entre ellos el diario Público, desde el territorio del Donbass.

En sus artículos hacía una constante denuncia de la persecución y  genocidio al que venía siendo sometida la minoría de origen ruso en el citado Donbass por parte del gobierno nazi fascista de Ucrania. Son estas denuncias y su origen de nacimiento, ruso, las verdaderas causas de su arbitraria detención, ya que las acusaciones de espionaje, en ningún momento han sido probadas.

Hay que denunciar la actitud del gobierno español, que por razones de sumisión al imperialismo norteamericano y, en consecuencia, de apoyo indiscriminado al régimen nazi- fascista ucraniano, calla y se inhibe ante la detención sin motivo de un ciudadano de nacionalidad española.

No es la primera vez que el gobierno de España adopta una actitud de este tipo.

Hay que recordar cómo hace dos años, una ciudadana española afincada en la Franja de Gaza (Palestina), que trabajaba al servicio de una ONG de ayuda a los palestinos,  Juana Ruiz Sánchez,

I Brigada “Moncho Rey” a Cuba en noviembre 2019

Una vez estabilizada la situación de la pandemia de la COVID-19, el PCPE organizará su II Brigada “Moncho Rey” a la mayor de Las Antillas, por acuerdo hace ya algunos meses entre la representación del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y la delegación del PCPE que acudió a La Habana, encabezada por nuestro Secretario General, Julio Díaz y el responsable de nuestra Secretaría de Internacional, Víctor Lucas.

Desde el PCPE se apuesta por recuperar su periodicidad anual, tras la primera Brigada realizada en 2019, para seguir fortaleciendo lazos con el pueblo cubano y continuar mostrando el compromiso práctico con la revolución cubana y su dirección revolucionaria.

La Brigada, organizada por la camarada Teresa Pantoja, responsable de la Secretaría de Antiimperialismo y lucha por la Paz, estará compuesta por alrededor de 20 militantes y simpatizantes del PCPE y la JCPE y asistirá a Cuba entre los días 9 y 25 de noviembre de 2022, con un calendario intenso de visitas y reuniones que ya tiene los itinerarios principales trazados.

Se partirá desde La Habana, para visitar el Centro Fidel Castro Ruz, el Memorial de la Denuncia, la Escuela Latinoamericana de Medicina, entre otros lugares.

Además se realizarán reuniones con el Comité Central del PCC, con el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) y con los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

Está programada la visita a la comunidad de Las Terrazas, interesante proyecto de convivencia, donde además se conocerá la Casa-Museo de Polo Montañés.

Posteriormente se visitará Pinar del Río, y algunos de sus lugares más emblemáticos. Pasando posteriormente por Santa Clara, donde poder visitar el Memorial del Che.

Desde el año 2000 hasta la fecha, la cifra de niños ultimados por el régimen sionista supera los 2 000. Foto: palestinalibre.org

Mohammed, Hussein, Bassim, Mousa, Ahmad, Amir, Ibrahim, Nidal, son algunos de los nombres –entre muchos otros– que engrosan la triste lista de niños asesinados por los constantes ataques del ejército israelí contra los palestinos.

Son infantes que crecen en una espiral de violencia, sufriendo traumas sicológicos y hambre. Israel asesinó a 2 103 niños –1 673 en Gaza y 430 en Cisjordania– desde septiembre del año 2000, según los datos de una organización israelí de derechos humanos: B'Tselem. La Agencia Anadolu denunció como uno de los mayores problemas enfrentados por los niños palestinos su detención arbitraria: al menos 140 permanecen en las cárceles israelíes.

Los medios de prensa dedican escasos espacios al tema y jamás explican que, desde 1955, los palestinos viven en campos de refugiados, y los niños se ven obligados a padecer penurias a causa de los desplazamientos forzados.

Como si tal genociodio fuera poco, la Franja de Gaza, uno de los territorios más densamente poblados del planeta –en apenas 360 km2 viven más de dos millones de personas– está bloqueada por aire, tierra y mar, lo cual acarrea sufrimiento por carencias materiales.

Desde el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE) y la Juventud Comunista de los Pueblos de España (JCPE) afrontamos este año con enormes retos.

Concluida con gran éxito en Madrid nuestra II Conferencia de Movimiento Obrero y Sindical en julio, estamos organizando el Campamento Central de la Juventud que se realizará en septiembre, así como nuestra Escuela Central de Formación en diciembre que se centrará sobre la economía política, e iniciamos la elaboración del libro sobre el 40 aniversario del PCPE, que se publicará en 2024.

Ha sido muy importante la campaña contra la Cumbre de la OTAN en Madrid del pasado mes de junio, donde el PCPE ha tenido un papel relevante en la recuperación y coordinación del movimiento antiimperialista estatal y la movilización contra la OTAN de miles de personas en Madrid.

En el ámbito internacional, trabajamos ya en la organización de nuestra Brigada “Moncho Rey” a Cuba para el mes de noviembre y en la preparación de nuestra presencia en varias citas internacionales importantes.

Paralelamente, elaboraremos conjuntamente con otros partidos comunistas y organizaciones revolucionarias el 4º libro de la serie de derechos compartidos que se centrará en el 100 Aniversario de la fundación de la URSS, continuando la saga editorial iniciada con el Bicentenario de Engels, seguida con La Comuna de París y la eterna presencia de Fidel en el quinto aniversario de su partida física.

*Lo más revolucionario que una persona puede hacer es decir siempre en voz alta lo que realmente está ocurriendo.*

Rosa Luxemburgo


Como es ya sabido por muchos, actualmente en Venezuela se carecen de datos oficiales que reflejen el comportamiento de los distintos sectores económicos. Hasta el momento la única fuente mínimamente sistemática sobre el sector industrial privado y que conocemos es la Encuesta Cualitativa de Coyuntura Industrial del I Trimestre del 2022, publicada en mayo de este año por la Confederación Venezolana de Industriales (CONINDUSTRIA) al margen de esta encuesta carecemos de información de alguna otra fuente sobre la que podamos inferir tendencias o procesos en el área económica industrial.

1. Venta e inversión

Según la mencionada investigación, el 56% de las empresas encuestadas confirman haber aumentado el volumen de sus ventas con respecto al último trimestre del 2021; sin embargo, solo el 27% de las mismas confirma haber aumentado la inversión en este 2022, 3% menos que en el último trimestre del 2021.

*Es decir, las empresas están vendiendo más, pero invirtiendo menos.*

2. Creación de empleo y activación de las fuerzas productivas

En el caso de la creación de empleo, el 53% de las empresas afirma no haber creado nuevos empleos y un 18% incluso confiesa haber tenido que disminuir el volumen de empleo requerido.

“El Moncada nos enseñó a convertir los reveses en victorias. No fue la única amarga prueba de la adversidad, pero ya nada pudo contener la lucha victoriosa de nuestro pueblo… Nos mostró el valor de una doctrina, la fuerza de las ideas, y nos dejó la lección permanente de la perseverancia y el tesón de los propósitos justos….

Fidel Castro

La figura, pensamiento y conducción política de Fidel ha definido la historia de Cuba en los últimos 70 años, con un hecho definitorio por su trascendencia en el proceso revolucionario, el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el 26 de julio de 1953. Desde 1959, como Día de la Rebeldía Nacional, no convoca solo al recuerdo y homenaje. Año tras año es un acontecimiento que demanda cumplimiento de las tareas de la Revolución.

Es una oportunidad renovada para desarrollar y reflexionar el ideario del Moncada, su vigencia en estos momentos extremadamente complejos para Cuba, en cómo confrontar la extrema agresividad del imperialismo norteamericano, que no solo recrudece la guerra económica, sino que incita a la desobediencia de los vendepatrias y promueve y financia cualquier acción que justifique y provoque una intervención y derrocamiento de la Revolución.

El imperialismo que va a morir matando, fue derrotado el 11 de julio y 20 de noviembre del pasado año por la movilización del pueblo e instituciones cubanas, ahora pretende otra injerencia/intervención aprovechándose de las dificultades que tiene Cuba - como todas las economías – producto de las subidas de alimentos y a la incontrolable inflación que asola al Planeta, propiciada por las guerras imperialistas.

El Ecuador comparte, con pequeñas diferencias, la realidad económico social del resto de países de Latinoamérica y El Caribe, excepto Cuba, de la misma manera que la comparte también con pequeñas diferencias, la realidad económico social con todo el resto de países del mundo con sistema capitalista, por eso es que las luchas son comunes entre unos y otros, y son parte de una misma lucha global antisistema.

El movimiento indígena agrupado en la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador, CONAIE, en octubre del 2019 realizó un paro nacional, que el mundo tuvo conocimiento, por su duración de 2 semanas, que paralizaron buena parte del país, en reclamo de reivindicaciones que involucraban a la mayoría del pueblo ecuatoriano. Eran épocas de otro gobierno, el de Lenin Moreno.

El 13 de junio del 2022, se repiten algunos de los acontecimientos y situaciones, al declararse un nuevo paro nacional, por reivindicaciones parecidas a las del 2019, lo que demuestra el incumplimiento de las demandas de entonces, por parte del gobierno y del Estado ecuatoriano. Ante esto es necesario recordar, que muchas de esas demandas se vienen planteando desde el siglo pasado, ante todos los gobiernos de turno, que al igual que el actual, siempre han recurrido a invocar al diálogo a todo aquel que reclama, independientemente de la organización social o sector laboral al que pertenezcan.

Es necesario resaltar que las medidas de hecho, nunca son el inicio de un reclamo, por el contrario, son cuando el diálogo, las negociaciones y otros mecanismos no han funcionado. El diálogo desde los gobiernos, solo ha funcionado como el mecanismo para bajar tensiones, para que se depongan las medidas de hecho, pero sucedido esto, siempre ha terminado como un diálogo de oídos sordos, solo se escucha, pero jamás se cumple con lo ofertado o acordado, y cuando algo se cumple solo es temporal y luego se reinstalan las condiciones anteriores o peores a las que antes existían.

Hoy la guerra está presente en todos los titulares de la prensa escrita y de los informativos televisivos, la única guerra existente en el mundo es la de Ucrania, los únicos refugiados los de Ucrania, católicos y de ojos azules, obviamente.

El imperialismo tiene un control absoluto sobre el relato, y quién controla el relato, controla las ideas y los sentimientos. Pero hoy en el mundo existen, por lo menos 59 guerras activas, algunas de ellas con el protagonismo directo del Reino de España.

Quizás la guerra más cercana a nuestro territorio es la guerra de liberación del Sáhara Occidental ante la ocupación marroquí, con la complicidad de los EEUU, Israel y el Reino de España.

La cómplice traición del Gobierno del PSOE y sus socios, esos socios que aplican sin rubor la máxima marciana (de los hermanos Marx), de “estos son mis principios y si no les gustan tengo otros”, marca un antes y un después en la geopolítica de la región, en la que Argelia tendrá mucho que decir y hacer.

África tiene decenas de esas guerras olvidadas, si bajamos la mirada al África subsahariana, contemplamos decenas de conflictos armados instigados y promovidos por el imperialismo euro-atlantista.

Subcategorías