DESTACADO

Compartir

Andalucía a lo largo de años ha sufrido durísimas reconversiones del campo, minería, pesca, astilleros y de su exigua industria por las imposiciones de la Unión Europea. Por otro lado, invadieron de viviendas residenciales el litoral. Sin embargo cuenta con más de cien campos de golf y numerosos parques temáticos. Nos bombardeaban con spots publicitarios como “Andalucía Imparable”. Este es el modelo de desarrollismo que nos venden como la panacea. Esta es la Andalucía donde el gobierno andaluz le concedió un alto galardón a la duquesa de Alba, quien recibe más de tres millones de euros anuales de la Unión Europea como premio por ser propietaria de numerosos latifundios.

Desde 2012 el gobierno de coalición de la Junta de Andalucía lo componen PSOE e IU y tratan Andalucía como si fueran su cortijo: con el mismo despotismo caciquil y clientelar. Susana Díaz es la nueva y flamante presidenta (nos venden la marca mujer como novedad y ¡gran cambio!, alumna aventajada de sus próceres), fíjense ustedes, dice que el dinero de los escándalos de lo EREs se emplearán para empleo juvenil, es el summum del cinismo. Su vicepresidente, el ínclito Diego Valderas, personajillo que por un sillón vendería su alma al diablo, solo recordar que en los años 90 había sido presidente del parlamento andaluz con los votos del PP para desbancar al PSOE, sigue viviendo de los cargos públicos ahora arrimado al PSOE, en fin , no tiene escrúpulos: un sillón confortable, parece un pelele con su ínsula, su Barataria, cuando hay elecciones aparece su cara, su cara dura en las farolas de nuestras calles acompañado de un exhortativo ¡rebélate!.

Actualmente hay un conflicto abierto, pues la Junta de Andalucía despide más de 800 monitores de apoyo administrativo en los colegios. Monitores que cobraban entre 180 y poco más de 300 euros y ahora los dejan en la calle. Pero esto no es algo aislado. La Junta despidió hace un año más de 800 trabajadores del SAE (Servicio Andaluz de Empleo) y más de 4000 interinos de la enseñanza.

En Andalucía existe más de un millón de parados, un desempleo juvenil de más del 60%. La lacra del paro, uno de los cuatro jinetes del apocalipsis arrasa nuestros pueblos y barrios andaluces. Pero la Junta de Andalucía responde con más privatizaciones: es el caso de que el IARA (Instituto Andaluz de la Reforma Agraria), siglas que suponen una pantomima, pretende vender miles de hectáreas de tierra en manos públicas a precio de saldo, por el módico precio de 300 millones, para que lleguen a las garras de los capitalistas ¡En eso consiste la reforma agraria andaluza!

Si husmeamos los presupuestos de la Junta de Andalucía para el 2014, comprobamos una partida para altos directivos de 122. 817. 946 millones de euros (reducen un 1.6 % con respecto al año anterior), mientras que para la administración general 35.434.759 (reducen un 5.4%). Reducen las partidas correspondientes a sanidad y educación, la Junta de Andalucía lleva a cabo recortes. El colofón: la foto de Susanita Díaz, con cara de haberle tocado la lotería, recibiendo un crédito de 500 millones de manos de Emilio Botín.

Miguel Ángel Rojas