POR LA REPÚBLICA SOCIALISTA DE CARÁCTER CONFEDERAL

La crisis capitalista de sobreproducción que estalló de forma violenta en 2008 ha hecho tambalearse al estado burgués de forma constante, provocando una situación de crisis de legitimidad permanente de la dictadura del capital en España en todas sus estructuras, y de quiebra de los pactos entre los distintos sectores de la burguesía.

El viejo modelo de dominación política bipartidista, tras un breve periodo de quiebra y génesis de nuevos partidos, concluyó con la integración en el gobierno de la nueva socialdemocracia (Unidas Podemos-IU-PCE) y su sometimiento absoluto a las instituciones burguesas y al PSOE, para garantizar el proceso de acumulación del capitalismo español a través de la paz social y la desmovilización de la clase trabajadora, así como el intento de los pactos con las burguesías periféricas.

Pero es la forma de estado monárquica, en esencia antidemocrática, representada en la vieja y corrupta monarquía de los borbones, garante de los elementos más atrasados y reaccionarios del estado español, la que supone uno de los elementos de debilidad del tablero para el bloque oligárquico-burgués.

La abdicación Juan Carlos de Borbón en 2014 y el ascenso al trono de su hijo Felipe, fue un intento fallido de renovar la imagen de la institución monárquica como parte de ese intento de “Segunda Transición”, que de ninguna manera supuso una regeneración de la tradición histórica de los Borbones: represión, corrupción, criminalidad, decadencia...

El pasado franquista de la institución monárquica y su continuidad con la dictadura anterior, el papel de Felipe de Borbón en la violencia del 1 de octubre contra el pueblo catalán, los oscuros negocios ocultos de la institución utilizando la jefatura de estado para el enriquecimiento de la familia Borbón y los continuos casos de corrupción que se suceden mes a mes, son episodios que debilitan más la estructura de dominación del capitalismo español.

Ante esta grave crisis de la institución, sectores de la socialdemocracia, del reformismo y del oportunismo político, junto a los partidos nacionalistas de las burguesías periféricas, intentan engañar a las masas con la propuesta de un Referéndum por la república, que por medio, una vez más, de la institucionalización burguesa de los conflictos, evite un proceso de lucha y movilización, de creación de espacios democráticos y de participación del pueblo trabajador, que lo lleve a la toma de conciencia revolucionaria.

Esta propuesta de referéndum nada tiene que ver con la tradición de lucha de la clase obrera, con la memoria histórica republicana de los pueblos del estado español. La segunda república fue un proceso de lucha en ascenso y de participación popular, donde la clase obrera pasó a ser plenamente consciente de su papel de clase explotada, enfrentada a las clases reaccionarias y a la burguesía, donde supo crear estructuras propias de clase para luchar por un proyecto de ruptura con el bloque oligárquico-burgués, a pesar de sufrir finalmente la derrota frente al franquismo, y posteriormente frente a los Pactos de la Moncloa.

Desde el PCPE reivindicamos la herencia de la lucha por la memoria histórica republicana y de la clase obrera, y por ello afirmamos que la lucha por la república no tiene nada que ver con ningún referéndum hoy, que además permite otra oportunidad al sistema para legitimar a la monarquía. El único cambio posible hacia otra forma de estado favorable al pueblo trabajador, será a través de la ruptura con el actual bloque de dominación, desde un proceso movilización protagonizado por la clase obrera y el pueblo trabajador, a través de estructuras y espacios democráticos desde donde se cuestionen de raíz y se quiebren la explotación y las distintas opresiones que padece el pueblo trabajador bajo el viejo sistema capitalista y monárquico español. Un proceso de lucha y de toma de conciencia que culmine en una Repúbica Socialista de carácter Confederal, como unión voluntaria de pueblos libres, que se constituye como paradigma de estado para la forma de poder de poder del pueblo trabajador, por el que se organiza y lucha el PCPE.

Por la Ruptura Por el poder obrero y popular.

Viva la República Socialista de carácter Confederal.

 

Comité Central del PCPE

13 de febrero de 2022