Compartir

Frente al brutal impacto de la erupción del volcán de Tajogaite, en la isla de La Palma, que está llevando a una situación extrema a todo el pueblo benahoarita, con la pérdida de numerosos puestos de trabajo, casi mil viviendas destruidas, desaparición de escuelas y otros edificios de servicios colectivos, así como la destrucción de numerosos cultivos y otros medios de vida de los habitantes de esta zona, los hechos vienen a demostrar nuevamente quiénes son realmente los que van a salvar los intereses de la isla, en general, y del pueblo palmero en particular.

La foto que circula en estos días por las redes sociales, con la imagen de un peón agrícola palmero que, cubierto de ceniza, carga sobre sus hombros un racimo de plátanos de más de 40 kilos de peso, es muy ilustrativa. Solo será el pueblo trabajador, con su esfuerzo y su sacrificio, quien, como siempre, conseguirá dar una solución a esta situación desgraciada. Lejos de la parafernalia propagandista de las instituciones, con sus manejos sensacionalistas y sensibleros, es el pueblo palmero, quien verdaderamente se merece un reconocimiento y todo nuestro homenaje.

Por mucho que los dirigentes de Partidos burgueses, o la familia de los Borbones instalada en un lujo insultante, vengan a sacarse la foto en La Palma, instrumentalizando el sufrimiento de nuestro pueblo y que también los grandes medios de comunicación se dediquen a convertir en un espectáculo los actuales acontecimientos dolorosos, eso no garantiza ninguna solución para la actual situación de destrucción en la zona. Cuando acabe el efecto mediático se olvidarán de las promesas y compromisos de ahora, como así ha quedado demostrado muchas veces en catástrofes anteriores. Recordemos, por ejemplo, los incendios forestales y las riadas habidas en las islas y el desamparo de las personas damnificadas en ellos, que tardan años en conseguir alguna compensación, que siempre es insuficiente.

La solución vendrá de la mano de la organización obrera y popular, poniendo en ello mucho esfuerzo, mucha unidad y mucha lucha. Por ello el PCPC propone la creación de una Asamblea Popular Permanente Palmera (APPP), donde participen y se coordinen todas las organizaciones obreras y populares existentes en la isla, para intervenir en el control y desarrollo de las acciones, que en el próximo período se han de poner en marcha para la reconstrucción y para, una vez más, sacar adelante a la isla de La Palma. Para que no sean quienes más tienen los que terminen cobrando las ayudas que corresponden al pueblo.

Desde el Partido Comunista del Pueblo Canario expresamos, una vez más, toda nuestra Solidaridad con la isla bonita, y desear éxito en la dura tarea que todo el pueblo canario, al unísono, tiene por delante hasta conseguir recuperar todos los daños ocasionados por esta erupción. El PCPC pondrá todas sus capacidades, y todo su esfuerzo, al servicio que esta tarea que hoy se convierte en prioritaria para nuestro pueblo.

Somos ocho islas, un solo pueblo.

Escrito por el Comité Nacional del PCPC