Compartir

Por lo visto el moderno fusil ametrallador alemán HK G36 (el mismo que tiene las unidades del ET) de dotación de la Guardia Civil, no es lo suficientemente letal para el benemérito cuerpo; es por ello por lo que el Ministerio de Defensa ha presupuestado seis millones de euros para adquirir 3.500 fusiles ametralladores del último modelo. Según parece estar a la última es algo indiscutible, vamos que ni contención del gasto ni nada similar cuando de armar a las fuerzas del estado se trata. Ya se hará ahorro con otros gastos sociales y para la mayoría de la población, lo de siempre.

Puede parecer lógico que una pequeña unidad de intervención inmediata de la Guardia Civil, preparada para actuaciones puntuales antiterroristas, deba ser equipada con el armamento más eficaz en función de las misiones encomendadas. Aunque la lógica tiene poco o nada que ver en la compra de armas y se debe más a acuerdos mercantiles y a obligaciones contraídas con las multinacionales de la industria armamentística y compromisos derivados de nuestra pertenencia a la OTAN.

Además de lo anterior, si se tiene en cuenta que cada uno de los tres ejércitos dispone en estos momentos de unidades especiales de actuación rápida, como son los Seals españoles (los GOEs del ET, la FGNE de la Infª de Mª y el EZAPAC del EA) que están debidamente equipados y preparados para el tipo de actuaciones para las que la Guardia Civil reivindica ese nuevo armamento, lo que a todas luces pone de manifiesto que además de un inútil despilfarro de dinero que no sobra, sin utilidad práctica, puede suponer causa de fricciones y de interferencias multifunción, en la planificación de los objetivos entre los diferentes cuerpos armados del estado.

El rearme generalizado de las FAS españolas, se está realizando a hurtadillas del Parlamento y de la opinión pública, teniendo que enterarnos de los entresijos de las compras planificadas por el Ministerio de Defensa, bien a través de publicaciones civiles o de filtraciones oficiosas. En el tema de los gastos militares, otro más, tradicionalmente hay mucha opacidad y poca luz y taquígrafos.

Esto sucede con el gobierno más "progresista" de la historia, igual que sucedía con los otros. Ignoramos cuál es el posicionamiento de Unidas Podemos en las deliberaciones parlamentarias sobre Defensa (si es que participan en ellas) y cuál es la vía que están utilizando para trasladar su preocupación -o satisfacción- con el tema...incluso tal vez prefieren pasar de puntillas y seguir jugando a la real politic.

Un país con un déficit del 117% de deuda pública, debería ser muy estricto en el gasto militar, sobre todo aquel que en determinadas circunstancias, pudiera ser utilizado contra la población civil.

Floren Dimas

Oficial del EA (R)

Miembro de Anemoi y de ACMIR