Compartir

Iniciamos esta serie por el capítulo 3 porque sin querer ya hemos mandado a la mierda a dos personajes con anterioridad: Al gobernador del Banco de España y a la social democracia en general (aunque, sinceramente, el PSOE, no llega ni a eso), y seguro que otros camaradas también han mandado a otros personajes a la mismísima mierda. Curiosamente, Trostky habló de enviar a los mencheviques al vertedero de la historia, demostrando su pusilanimidad. El pueblo los mandó a la mierda y junto a los mencheviques también lo hizo con él.

En el arte de mandar gente a la mierda, tenemos dos ejemplos en Españistán muy sonados: el ya mencionado en otro artículo, Fernando Fernán Gómez, que se dirigía a un seguidor suyo, y a José Antonio Labordeta que mandó a los diputados del PP al mismísimo lugar. Allende los mares, ¿Quién no recuerda a Hugo Chávez mandando al carajo a los yanquis?: ¡váyanse al carajo yanquis de mierda!, colocando el lugar de paseo como epíteto.

Es verdad que centrándonos sólo en personajes, a quienes seguro que como clase obrera queremos mandar a la mierda, perdemos la perspectiva de que el gran problema es el capital.

Por tanto, el primer lugar, entre los que irán a tal lugar, será para el capitalismo, en cualquiera de sus disfraces, ya sea liberalismo, ultraliberalismo, neoliberalismo, new deal, anarcocapitalismo, o socialdemocracia. Un sistema basado en la explotación del ser humano y de la naturaleza.
Podríamos volver a traer al gobernador del Banco de España. Este señor no se cansa de soltar barbaridades y es enemigo de la clase obrera: sin paliativos. La penúltima de este personajillo es decir que subir el salario mínimo destruye empleo. Así que lo lógico sería pagarle a él el salario mínimo actual y subírselo a los demás, so pena de que lo mandemos al paro, o mejor aún……

De tanto enviar a este individuo a la mierda segurito que se va a convertir en mosca, o quizás ya lo es.

Desde aquí pido a los camaradas, elaborar una lista de personajillos a los que enviar a la mierda. ¿No valen los cuñaos?, no los individualizados, pero hay que reconocer que al cuñao de barra de bar, ahíto de noticias y bulos, que reparte entre propios y extraños a cualquier hora del día, dan ganas de callarlo y de enviarlo el primero. Supera el cuñao de barra de bar a cualquier tertuliano de programa basura, repitiendo lo de éstos y llevándolo al nivel de experiencia personal, falsa por supuesto, pero que le da el toque de veracidad que sus oyentes necesitan en ese momento.

Este personaje, propio de la fauna ibérica, daría para un documental del desaparecido Félix Rodríguez de la Fuente: El cuñao ibérico. También conocido como sabio de barra, pertenece a la especie de macho ibérico. Sus temas preferidos suelen ser el fútbol y la política. Sobre el fútbol hablará de que todos lo hacen mal, aunque él no le haya dado una patada al balón en su vida, y lo mismo hace con la política. Empieza este personaje con que es apolítico y su boca, auténtica arma de este ejemplar (su cerebro no lo es), empieza a vomitar opiniones políticas que van desde Podemos a Vox, pasando por Franco y acabando en la Legión.

Esta clase de individuos, con el cerebro adormecido por el tabaco y el alcohol, se ha pasado a las redes sociales, en una evolución inesperada. Ahí se denotan algunas de sus carencias, con innumerables faltas de ortografía y con un lenguaje casposo que hace propaganda de Vox y del PP desde su apoliticismo, eso sí, con un aire de condescendencia a los que no opinan como él, que acaba con que había que matarlos a todos, subrogándose así en el papel de un ejército fascista que hoy día sigue manteniendo lo mismo.

La táctica frente a este peligroso animal es respirar hondo, mandarlo a la mierda y bloquearlo. Veo a conocidos, en un alarde de inocencia, discutir con los tipos, dándole la cancha que no se merecen y haciéndoles aumentar su ego y propagar su falsa información. No se discute ni con el fascismo ni con los cuñaos de barra de bar, que curiosamente acaban en la misma trinchera. A ambos no se les discute, se les destruye. Y a nivel digital la destrucción es el bloqueo. Un servidor tiene una lista de bloqueados superior a la de amigos, es lo que hay.

¡A la mierda!

Juan Luís Corbacho.