Compartir

Radar 3.0 y Código Crystal, dos ejemplos de descarada manipulación ideológica

RNE, UNA POTENTE MÁQUINA DE PROPAGANDA

Radio Nacional (RNE) es una herramienta fundamental del trabajo ideológico del bloque de poder burgués en España. Es una emisora de radio con una muy amplia presencia territorial, con una cobertura de prácticamente todo el territorio del Estado, y también internacional. Es un medio importante, con una de audiencia de 1.215.000 oyentes según el Estudio General de Medios al inicio de 2020. Además de la emisora principal tiene varias más, Radio Exterior de España, Radio 2 (Radio Clásica), Radio3, Radio 4, Radio 5, cada una de ellas especializada en temas y formatos diversos.

Hay que decir que, en general, la táctica de esta emisora es estar al margen de cualquier polémica social, y situar sus programas “en el sentido común”. Esto es, dicho desde una visión marxista, “situada en la ideología dominante en la sociedad”. Con ello se trata de promocionar la imagen de que es una radio “muy profesional” que no está manejada por intereses políticos o ideológicos, quienes intervienen en sus programas hacen una reiterada y machacona confesión expresa de estaprofesionalidad. Con ello se busca, y en buena medida se consigue, una aceptación acrítica de las posiciones que difunde a través de sus numerosos programas.

En tiempos de la dictadura anterior Radio Nacional, que tomó ese nombre por los golpistas autoproclamados “nacionales”, era la emisora de la opinión pública sumisa. La manipulación del franquismo era tan descarada y evidente que provocaba el rechazo de cualquier persona que tuviera un mínimo sentido crítico de la realidad, y se le considerada de forma generalizada como “la radio del régimen”.

Ahora la estrategia de esta emisora pública se soporta en un pretendido tratamiento aséptico (profesional) de las noticias, de tal forma que haga más creíbles sus programas, y que pueda mantener una audiencia en sectores diversos de la población, difundiendo sus posiciones ideológicas con mayor eficacia, con mayor capacidad de penetración.

Para demostrar estas afirmaciones tomo como ejemplo dos programas, que tienen una caracterización ideológica más explícita, y que en su concepción siguen más anclados en la etapa de la dictadura anterior.

RADAR 3.0, LAS FUERZAS ARMADAS

Radar 3.0 es un programa semanal dedicado a las Fuerzas Armadas, y Código Crystal está dedicado al mundo del espionaje. Escuchar estos dos programas es toda una experiencia que pone a prueba la fortaleza psicológica de la audiencia.

Radar 3.0 Las Fuerzas Armadas al Servicio de la España del Siglo XXI”, está dirigido por el periodista Emilio Andreu, especializado en cuestiones militares, es decir, una especie de empleado del Ministerio de Defensa.

El hilo conductor de este programa, que se emite en 266 frecuencias, es el de legitimar socialmente las estructuras militares y policiales, tanto en sus funciones interiores como en sus intervenciones internacionales, dándoles una idílica imagen de hermanitas de la caridad, sin el más mínimo atisbo de crítica a la esencia fascista de buena parte del Ejército o a las intervenciones imperialistas en otros países. La OTAN y el FRONTEX son “herramientas para nuestra seguridad”, y el gasto militar es “imprescindible para mantener la paz”.

El tono del programa es meloso y autocomplaciente, aunque en ocasiones sale de forma clara a la superficie el militarismo más rancio de los ejércitos españoles, pero en general esto se evita. La intervención militar en Mali, o la presencia de la Guardia Civil en diversos países africanos caben dentro de la lógica laudatoria de este programa, que defiende las intervenciones imperialistas españolas en no importa qué lugar del mundo, porque ellos son los malos …….

Su director se siente orgulloso de haber recibido, en 2019, el Premio del Observatorio Internacional de Seguridad “a la promoción y Difusión de Cultura de Paz y Seguridad” (Think Tank independiente y sin fines de lucro dedicado al análisis del contexto internacional desde la perspectiva de la Paz, la Seguridad y la Defensa), es decir la OTAN, el Moshad, el CNI, ….

CÓDIGO CRYSTAL, ESPÍAS Y ANTICOMUNISMO

Código Crystal, el universo del espionaje y los servicios secretos”, es un programa sobre el mundo del espionaje, que se presenta con la siguiente frase, que se emite en la promoción del mismo: “Tienes cara de ser una chica inteligente ¿estarías dispuesta a defender tú país?”. ¿Cabe un estereotipo mayor sobe esta cuestión? Obviamente la cultura machista más rancia forma parte tanto de este programa como de Radar 3.0.

Código Crystal, está dirigido por la escritora y periodista Sasi Alami. Su posición ideológica se expresa de forma explícita: “La vida de los otros, ¿qué buena película esa, no?” Es una frase utilizada para iniciar una entrevista, es decir, el anticomunismo permanente nada más empezar el programa. Refiriéndose al trabajo policial del entrevistado dice “… es usted más sutil, que el protagonista de la película

Y esta noche, para hablarnos sobre espionaje ruso, un tema como ustedes saben recurrente en este programa …….. Esa es la entradilla de Sasi Alami a una entrevista con Alejandra Suárez Ogorodnikova, …… , esta noche en nuestro espacio dedicado al espionaje ruso hablaremos de un sistema de hipervigilancia creado por el presidente Putin, el código SORM. Un producto de la obsesión del Presidente ruso hacia lo subversivo y lo disidente, ……, un espía nunca deja de serlo (Putin), Rusia es un país de espías, ….(citas literales). Música de fondo, los coros del Ejército Rojo.

TAMBIÉN LA POLÍTICA INTERNACIONAL ….

Estos dos programas se complementan, en otro nivel, con dos más sobre política internacional, que se emiten de lunes a viernes en horas punta: “El mundo desde las Casas”, y “Cinco Continentes”.

A través de ellos RNE dedica amplias horas a fijar posición sobre los temas de mayor actualidad internacional. Su enfoque es doble. Por una parte hay un ataque sostenido contra los países que están en el centro de la diana del imperialismo: Cuba, siempre en primer lugar, Venezuela, Rusia, China, etc. Y por otro lado se recurre a la utilización de un cierto indigenismo (músicas étnicas de fondo en este caso) donde se da espacio a dirigentes de ciertos movimientos populares latinoamericanos o africanos, pero en todos los casos con la condición de que se muevan dentro de los límites de lo “políticamente correcto”. Por tanto nunca un programa sobre los falsos positivos en Colombia, sobre el terrorismo miamense contra Cuba, o nunca reconocer los mecanismos de la democracia cubana o los niveles de la sanidad o la educación de Cuba. Esos temas no tienen cabida en ninguno de los dos programas.

Y, con el nuevo gobierno de coalición socialdemócrata, hay que decir que este panorama no ha cambiado ni un milímetro. Radio Nacional es una bien engrasada maquinaria de vomitar anticomunismo, militarismo, machismo, capitalismo, ….., de forma permanente y sistemática. Maquinaria a la que no le faltan todo tipo de medios y recursos para dictar las consignas del bloque de poder, como recurso fundamental para mantener los consensos sociales que permiten la legitimación y la continuidad de la dictadura del capital en nuestro país.

La reproducción de la ideología dominante es algo irrenunciable para el actual bloque de poder, para eso existe RNE. No, no hay libertad de expresión, tampoco hay “profesionalidad”.

C. Suárez