Compartir

La pandemia de la Covid-19 no sólo está actuando como el mortífero virus que está generando una elevada mortalidad entre el pueblo trabajador y las capas populares. También se ha convertido en un virus político que es utilizado por la oligarquía, los sectores reaccionarios de la derecha y los grupos fascistas, para promover una campaña anticomunista que afecta asintomáticamente a ciertos “sentidos vitales” como el olfato y el gusto de la conciencia individual y colectiva.

La 44ª Fiesta de Avante de este año 2020 ha tenido que realizarse en este contexto de una infernal y hostil campaña lanzada por las “fuerzas brutas” a través de los medios contra el Partido Comunista Portugués (PCP), acusándolo de favorecer un contagio masivo de los asistentes a la Fiesta, así como atentar contra los derechos y libertades que se recogen en la Constitución portuguesa.

Realmente, esta miserable campaña esconde la hipocresía de la clase dominante que tiene enormes dificultades para articular un discurso que “justifique” la crisis del sistema capitalista y sus consecuencias, como son el creciente desempleo, el aumento de la desigualdad, los trabajos precarios, el aumento de la explotación y el ataque a los derechos laborales y de libertad sindical.

“Fuerza, responsabilidad y confianza” ha sido la consigna del PCP para convocar al pueblo portugués que, con la madurez, conciencia y responsabilidad, ha acudido a la llamada de esta actividad que mantiene su programa festivo, cultural, político y de compromiso.

En el terreno de la participación internacional, y a pesar de las dificultades que la pandemia ha impuesto para la movilidad, estuvieron presentes 31 partidos y organizaciones revolucionarias representando a 25 países.

La Fiesta mantuvo su programa y estructura habituales, donde destacan las casetas regionales con su típica gastronomía y la zona internacional donde se instalan los partidos y movimientos del exterior. Las delegaciones internacionales tuvieron su propia agenda y se aprovechó la cita de los tres días para desarrollar las relaciones bilaterales.

Pero la principal actividad es la política. En los centros regionales se realizan charlas y debates sobre la actualidad de la lucha de clases en las distintas áreas. El acto central de la fiesta es el mitin del Secretario General, Jerónimo de Sousa, en el que destacó la campaña de persecución política y hostilidad que han tenido que salvar los comunistas del PCP.

La participación del PCPE se ha desarrollado en el ámbito establecido, destacando la reunión bilateral que se mantuvo con un camarada de la Comisión Política del Comité Central del PCP, en la que se centraron los problemas que afectan a la clase obrera de Portugal y España, y otra serie de elementos que favorecen y desarrollan las relaciones entre nuestras dos organizaciones que, coincidentemente, realizarán sendos congresos entre los meses de octubre (PCPE) y noviembre (PCP).

Asimismo, como habíamos informado en el número anterior, la JCPE también asistió como invitada por parte de la Juventud portuguesa (JCP), realizando un amplio trabajo político con los camaradas portugueses y resto de delegaciones juveniles que estuvieron presentes en la Fiesta.

La próxima edición, la 45ª, también contará con la presencia del PCPE, que ya ha recibido la invitación oficial del PCP.

Secretaría de Internacional del PCPE