Compartir

Y en defensa de las mujeres.

Y de todas las mujeres que rompen dictados de las sociedades capitalistas patriarcales.

Hace unos días, los voceros de la derecha rancia de este país, a través de su “periódico” el Mundo, publicaba un artículo titulado Pepa Flores, ni guapa, ni simpática, ni buenecita: prosoviética.

Habría que preguntarse por qué sacan este artículo en este momento y en estos términos.

Como sabemos, Pepa Flores abandonó la vida pública hace 31 años, por lo que este panfleto reaccionario no respeta su derecho a permanecer en el anonimato, poniéndola nuevamente en la palestra.

Solo el titular contiene una alta carga patriarcal, antifeminista y, sobre todo, anticomunista, dando a entender que Pepa Flores carece de los valores que el Patriarcado le presupone a las mujeres, pues, siempre según ellos, no era buena, ni guapa, ni simpática, y remata con esos dos puntos que la resumen como prosoviética, como si esto fuese un delito.

Continua el artículo La actriz y cantante vivió una infancia dickensiana, unos años de esplendor en régimen de prisionera de oro, una farsa de vida burguesa y un largo proceso de emancipación que acabó en un mitin del Partido Comunista de los Pueblos de España.

¿Infancia dickensiana? ¿farsa de vida burguesa? hay que llamar a las cosas por su nombre, como siempre hizo Pepa Flores, que tuvo la valentía de denunciar la explotación infantil, la opresión y abusos de los que fue víctima, todos ganaron menos ella, y sí, cuando desarrolla su conciencia de clase, cuando fue consciente de que su vida no era un caso aislado, sino la realidad de lo trabajadores y trabajadoras de un país que salió de la dictadura franquista para continuar en la dictadura del capital, decidió dar un paso al frente y militar el el Partido Comunista de los Pueblos de España. Y no, como dan a entender en el artículo, por ingenuidad, arrastrada por la circunstancias. ¿Les faltó en el titular añadir tontita a lo de ni guapa, ni simpática, ni buenecita?

Podríamos pensar que todo acaba aquí, pero no, la desvergüenza de este periódico les lleva a publicar el mismo día un artículo en el que exoneran al sanguinario fundador de la Legión José Millán Astray, con el títular "ni monstruo sanguinario ni enemigo de la inteligencia", en alusión a la famosa frase que pronunció, muy equivocadamente, Unamuno en el paraninfo de la Universidad de Salamanca.

La Secretaría Feminista del PCPE exige la rectificación de este “artículo” y libelo por parte de “El Mundo”. Defendemos a Pepa Flores, defendemos a las trabajadoras de nuestra tierra, luchamos contra el patriarcado y el capitalismo, y por encima de todo, luchamos cada día por una sociedad socialista en la que no se vulneren los derechos de ninguna persona, como se ha hecho con Pepa Flores.

Por una sociedad de personas libres e iguales y por unos medios de comunicación al servicio del pueblo trabajador.

Derrotemos al patriarcado. Acabemos con el capitalismo.

Secretaria Feminista del Comité Central del PCPE