Compartir

Ustedes representan la victoria de la vida sobre la muerte, de la solidaridad sobre el egoísmo, del ideal socialista sobre el mito del mercado. ( Palabras pronunciadas por el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel al regreso a Cuba de la brigada médica desde Lombardía).

El 18 de Marzo, salía de Cuba, sin fecha de regreso, con destino a Lombardía, la primera brigada para Europa del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve. Este contingente fue creado en 2005 para ayudar a los damnificados del huracán Katrina, nunca llegaron a EEUU, el entonces presidente estadounidense George W. Bush decidió que es mejor dejar morir al pueblo antes que sean atendidos por médicos cubanos.

En Mayo de 2017, la OMS le otorgó a la Brigada Henry Reeve el “Premio de Salud Pública en Memoria al Dr. Lee Jong Wook”, en reconocimiento a los 250 especialistas que colaboraron en la lucha contra el ébola en África.

En pocos días, la revolución cubana había desplegado un ejército de batas blancas de 1.300 profesionales en 24 países, porque la solidaridad vive en el pueblo y el gobierno de Cuba de forma natural. El carácter internacionalista de la revolución ha tenido multitud de expresiones a lo largo de seis décadas, como dijo Fidel, Cuba no da lo que le sobra, comparte lo que tiene.

La solidaridad no solo salió a los países que sufrían el azote de la COVID-19, también en el interior de Cuba se producían actos de humanidad. El 16 de Marzo Cuba autorizó el atraque de un crucero británico con cinco casos confirmados de coronavirus entre los 682 pasajeros y 381 tripulantes, después de ser rechazado en Barbados y Bahamas.

El 31 de Marzo Cuba autorizaba el repostaje de un avión que había despegado de Managua y transportaba 221 pasajeros en vuelo de repatriación de ciudadanos alemanes. Antes de solicitar ayuda a Cuba fue rechazado por varios países de la región.

Los pueblos se conmovían ante tanto amor desinteresado de esa pequeña isla caribeña que construye el socialismo soportando un criminal bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los sucesivos gobiernos del imperialismo norteamericano.

El imperialismo norteamericano decidió que debía tomar medidas contra la solidaridad de Cuba, y le incluyó en su lista particular de países que no luchan contra el terrorismo, según el documento emitido por el gobierno de EEUU, Cuba está acusada de tener en su territorio a miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN), la hipocresía y la inmoralidad del imperialismo no conoce límites, Cuba acogió el proceso de paz, después de que Ecuador dejara de ser la sede del encuentro para los procesos de paz entre el gobierno de Colombia y la guerrillas, FARC y ELN.

Cuba ha sido objeto de numerosas agresiones terroristas, que siempre ha contado con la complicidad del imperialismo americano, Luis Posada Carriles, antiguo agente de la CIA, fue el autor intelectual del atentado contra el vuelo de Cubana de Aviación en 1976, atentado en el que murieron 73 personas, Posada Carriles fue acogido y protegido por el gobierno de EEU hasta su muerte.

Recientemente, se ha presentado en el gobierno de EEUU un proyecto de ley para sancionar a los países que pidan ayuda médica a Cuba y se ha instado a los gobiernos a que no soliciten la ayuda médica.

La muerte del Katrina sigue presente, ahora en el mundo, ya que Trump no sólo rechaza salvar a su pueblo, exige que no se salve a ningún pueblo.

Es la lógica del imperialismo, enfrentarse a la solidaridad, a la humanidad que, en este caso, tiene su esencia en la revolución cubana.

La pandemia nos ha enfrentado a la realidad ocultada con éxito por la barbarie del capitalismo, en el que siempre se priorizan las ganancias de las multinacionales y los derechos del mercado. En el socialismo, al contrario, la prioridad es el ser humano.

Cuba está en proceso de control de la COVID-19, EEUU está camino de convertirse en el epicentro de la pandemia, con el mayor número de muertos en el mundo.

Desde diferentes puntos del planeta, organizaciones y personalidades están proponiendo que se conceda el Premio Nobel de la Paz a la Brigada Internacional Henry Reeve, que en la actualidad combaten la COVID-19 y que han intervenido ayudando con sus médicos y conocimientos científicos, en numerosos desastres naturales y epidemias en el mundo. Sería un premio justo, el premio Nobel de la Paz tendría la oportunidad de recobrar prestigio, porque en esta ocasión se concedería a un numeroso ejército de humanidad.

Si como dijera Martí, el amor con amor se paga, la humanidad está obligada a exigir el cese inmediato del criminal bloqueo económico, comercial y financiero que EEUU ha impuesto a Cuba desde hace seis décadas, estableciendo el sistema de sanciones unilaterales, más severo y prolongado, que se ha aplicado en el mundo.

Secretaría de Antiimperialismo Comité Central