Compartir

 

A lo largo de la semana la comunidad educativa universitaria (alumnado y personal docente) están desarrollando diversas protestas para rechazar los recortes en el presupuesto anunciados por el gobierno de Lenin Moreno. Estos recortes que superan los 90 millones de dólares, concretamente se anuncia un recorte de 98 millones, son un duro golpe para la educación pública en ese país y se anunciaron con el pretexto de ser una medida necesaria para enfrentar a la emergencia sanitaria.

Previsiblemente esos recortes afecten hasta a 31 centros de educación superior y a 32 casas de altos estudios que dependen de ese financiamiento estatal para su funcionamiento. La medida afecta de lleno al estudiantado de extracción obrera y popular, que se verá privado del acceso a la educación. Igualmente supondrá despidos de personal docente y administrativo. Desde las autoridades académicas se criticaron los recortes y calificaron de atentado a la educación. Según la Universidad Central de Ecuador los recortes obligarán a "despedir docentes y personal administrativo, lo que afectaría el desarrollo académico, la investigación y la producción de conocimiento científicos”.

Se denuncia igualmente que la constitución prohíbe hacer recortes tanto en sanidad como en educación en una situación de emergencia como la actual y señalan que en servicios públicos esenciales para las capas populares se recorta, sin embargo el gobierno destinó más de 100 millones de dólares adicionales para el ministerio de defensa.

0

Fuente: Redacción UyL. teleSUR.