Compartir

"¡Viva la Rumanía socialista, libre e independiente! ¡Muerte a los traidores! ¡La historia me vengará!", gritó Ceausescu antes de comenzar a cantar la Internacional Socialista”. Así lo relató uno de los tres verdugos, el exmilitar, Dorin Marian Carlan a EFE, cómo vivió los momentos previos a la ejecución del presidente rumano y su esposa Elena Petrescu en la Navidad de 1989 en Targoviste (Rumanía).

Las imágenes del juicio farsa – sin defensa ni garantías – que duró escasamente 2 horas y su inmediato fusilamiento dieron la vuelta al mundo. Este crimen fue gracias al golpe de estado dirigido por un grupo de traidores del ejército dirigidos por el Ministro de Defensa, el General Victor Stanculescu y por elementos del PCR orquestados por Ion Iliescu. Todos ellos se confabularon para iniciar la reinstauración del capitalismo en Rumanía. Este proceso no se puede entender sin enlazarlo con el proceso revisionista que supuso el XX Congreso del PCUS de 1956 y su posterior deriva liquidadora con la política de la Perestroika de Gorbachov que supuso la desaparición de la URSS y del campo socialista en la Europa del Este. Ceausescu pagó con su vida su oposición a la Perestroika.

Para entender las claves de este traumático proceso he leído varios artículos y he mantenido conversaciones con ciudadanos rumanos que vivieron en la etapa socialista. Debo destacar también los trabajos de investigación del profesor José Luis Forneo que trabaja en el Instituto Cervantes de Bucarest desde hace unos años. Para profundizar en los logros y errores de la etapa socialista rumana recomiendo entrar en su blog: un vallekano en Rumanía. imbratisare.blogspot.com en el que se pueden encontrar interesantes artículos, así como las declaraciones del General Stanculescu sobre la caída de Ceausescu .

El Partido Comunista de Rumanía (PCR) fue fundado en 1921 y ilegalizado en 1924 por «infringir el estado de sitio y poner el peligro la seguridad del Estado». Nicolae Ceausescu ingresó en el PCR clandestino en 1932 con sólo 14 años. En 1943 compartió celda con Gheorghiu-Dej que fue posteriormente Sec Gral del PCR y Primer Ministro de Rumanía.

Rumanía – como en otros países sometidos por el nazifascismo – inició su etapa socialista (1947-1989) gracias a la liberación soviética que liquidó el régimen fascista de Ion Antonescu . El Primer Ministro Petru Groza obligó al Rey Miguel I a su abdicación y exilio. Los comunistas rumanos – con escaso apoyo hasta el final de la 2º Guerra Mundial - tejieron unas alianzas con otros partidos reformistas para refundar el PCR y así implementar un programa de nacionalización de la banca, las propiedades agrarias y el resto de sectores estratégicos. La Rumanía socialista garantizó a su pueblo los derechos básicos: trabajo, vivienda, educación, salud, vacaciones, suministros (electricidad, agua..) prácticamente gratis.

Uno de los elementos que dieron argumentos a la contrarrevolución rumana fueron los enormes sacrificios del pueblo rumano (racionamiento de los alimentos, de la energía..) para pagar los 21.000 millones de dólares contraídos en 1975 en préstamos al FMI y a la banca mundial con el objetivo de modernizar e industrializar la nación. La idea del Comité Central del PCR era conseguir una economía autosuficiente. Fue en Abril del 1989 cuando Ceausescu informa que se ha pagado hasta el último dólar. El XIV Congreso del PCR celebrado entre el 20-24 de Noviembre y el último discurso de Ceausescu del 21 de diciembre anunciando el incremento del salario mínimo, las pensiones no pudo evitar su caída en desgracia. En 2019 la deuda externa de Rumanía ascendió a la friolera cantidad de 95.000 millones de euros.

Otro elemento negativo fue la prohibición del aborto que tuvo como consecuencia el incremento de los abortos ilegales con el peligro consiguiente para la vida de las madres. Hay evidentemente otros errores que por falta de espacio no mencionamos y que dificultaron en gran medida la construcción del socialismo en Rumanía.

La Rumanía actual – insertada en la UE y OTAN -, es una nación sometida al saqueo capitalista por parte de las élites del poder que han sembrado la miseria en el pueblo mientras campa a sus anchas la corrupción generalizada y las mafias criminales del juego, prostitución, lavado de dinero..La explotación privada de la madera ha supuesto la desaparición de la mayoría de los bosques.

La Iglesia ortodoxa en estos últimos 30 años ha aumentado enormemente su influencia gracias a la devolución de buena parte de sus propiedades incautadas, de las donaciones de sus fieles y de las ayudas públicas que le han permitido pagar los salarios de sus sacerdotes y construir miles de iglesias y monasterios.

El salario medio en Rumanía no llega a los 1500 Lei ( 300 Euros), los jubilados apenas llegan a los 100 eu..el precio de los productos básicos es parecido a los del Estado Español. La sanidad aunque se denomine pública, a la práctica es privada (“ hay que pasar el sobre “). Se ha destruido cerca del 80 % de la industria creada en la etapa socialista que ha supuesto la pérdida de 4 millones de puestos de trabajo. Situando estos datos es fácil entender las razones por las cuales han marchado cerca de 3´5 millones de rumanos aunque otras fuentes hablan de 5´6 millones.

El Partido Comunista Rumano (PCR) está prohibido actualmente. En 1992 el ingeniero Virgil Zbaganu que estaba recogiendo firmas para volverlo a legalizar fue encontrado muerto – partido su cuerpo por la mitad - al ser empujado parece ser hacia la vía del tren en el momento en el que pasaba el convoy me comentó su hermano Gheorghita Zbaganu, profesor de la Facultad de matemáticas de Bucarest. “ Este es un tema que molesta al Estado y por eso no hay voluntad para investigar lo sucedido” afirmó.

No olvidemos que la mayoría de la clase política rumana actual proviene del PCR, aunque ahora forman parte de partidos de derecha, liberales, socialdemócratas.. Todos ellos fueron cómplices del cambio de sistema y se han enriquecido con el robo, las privatizaciones y la corrupción.. Podemos decir sin vacilación que han vendido el país y sometido a una deuda externa impagable.

Ante la imposibilidad de legalizar de nuevo el PCR algunos militantes comunistas– como Petre Ignatencu – se han visto obligados a legalizar el Partido Comunitario de Rumania (PCDR). Con motivo del 30 aniversario han realizado un acto de homenaje en el mismo lugar de la ejecución calificándolo de “ crimen terrorista de estado “. El mismo Ignatencu ha afirmado en alguna entrevista que “ El futuro va a ser como nosotros lo hagamos. Debemos organizarnos y reconvencer al pueblo rumano de que la opción comunista es la mejor solución política para Rumanía..quiero remarcar el hecho de que Rumanía ha llegado a ser, en marzo de 1989, un estado totalmente independiente y soberano, al pagar toda la deuda exterior pendiente , hecho único en la historia, y los rumanos se enorgullecen de ello todavia hoy”.

Hay estudios de organismos de investigación capitalistas como el Centro Urbano y Regional de Sociología (CURS en rumano) que han preguntado sobre como vivían antes y como viven ahora los rumanos. Los resultados denotan la nostalgia por la etapa socialista por los derechos garantizados comparando con la realidad catastrófica de tres décadas de capitalismo. Incluso que un 60 % de los jóvenes rumanos piensan que se vivía mejor con el socialismo que con el capitalismo actual. El 74 % declara que Ceausescu y su mujer no tuvieron un juicio justo y un 78 % se manifestó contra estas ejecuciones. En otra encuesta del diario Adevarul se indica que un 24´7% de la población opina que Ceausescu era el presidente más adecuado por delante de todos los otros politicos.

Sisco

Francesc Xavier García Llop

Miembro del CC del PCPE

 

Francesc Xavier García Llop

Miembro del CC del PCPE