Compartir

En la actual situación de agotamiento del modelo histórico de producción del sistema capitalista,  éste está sumido en una crisis general de la que ya no encuentra salida. Es la clase obrera y el pueblo trabajador quien está sufriendo con más violencia las medidas impuestas por el capital y sus gestores políticos, medidas con las que pretende recuperar una posición más favorable a sus intereses de clase.

El capital, con su modelo de sociedad basado en la propiedad privada de los medios de producción ya nada tiene que ofrecernos a las obreras y obreros, excepto menos derechos socio-laborales y mayor explotación.

Hoy transitamos por esta realidad histórica, en la que el criminal capital aplicando su inherente lógica, destruye millones de fuerzas productivas llevando a la clase obrera a una situación de paro sobreexplotación y miseria.

En los últimos años tras el estallido de la crisis de 2008 con la colaboración necesaria de determinadas cúpulas y estructuras sindicales y partidos políticos, que solo conciben un mundo dentro del agotado capitalismo y que, por tanto, le son funcionales, ejerciendo de “engaña-obreros” y con absoluta desmovilización nos coloca hoy ante un retroceso en las condiciones de vida y trabajo de la clase obrera y los sectores populares. Han dinamitado y destruido la negociación colectiva y derechos laborales básicos, así como derechos históricos individuales y colectivos, conquistados con la sangre y largas luchas de trabajadores y trabajadoras. Van desapareciendo la educación y la sanidad públicas, las coberturas sociales de desempleo y de jubilación.

Los diversos gestores del sistema, todos ellos al servicio de los intereses del capital, pretenden hacer creer al conjunto de la clase obrera y capas populares que la crisis del sistema capitalista es una situación ajena a la división social entre explotadores y explotados y que somos igualmente responsables de ella, por lo que debemos apretarnos el cinturón y arrimar el hombro para superar esta maldita crisis. Para la clase obrera significa endurecer su ya lamentable situación económica y social, con bajada de salarios, aumento de los ritmos de trabajo y tiempo de la jornada laboral, recortes y extinción de derechos que la lucha de décadas arrebató a los patronos, desde los convenios colectivos, a la jornada de 8 horas, prestaciones por desempleo, un largo etcétera. Los retrocesos de la clase obrera significan para la oligarquía recomposición y elevación de sus ganancias, una mejor posición de unas empresas respecto a otras en su magnicida batalla por los mercados y monopolización de grandes sectores de la economía a través de la concentración y apropiación de unos capitales por otros. Todo basado en una elevada sobreexplotación de millones y millones de obreras y obreros. Y cuando con ello no les basta, nos imponen sus guerras imperialistas como intento desesperado de remontar su tasa de ganancia y sus montañas de beneficios privados.

¿En este desolador panorama quién defiende los intereses de la clase obrera y capas populares?

Seamos conscientes que los diferentes gobiernos de la burguesía en los parlamentos, sean de carácter nacional, europeo o internacional, sean rosas, morados, azules o amarillos, prestan siempre sus servicios a la patronal legislando en defensa de los intereses del capital y en contra de los intereses de la clase obrera y capas populares.

Solo la organización de obreras y obreros en sus propias organizaciones clasistas, hará posible caminar la senda de liberación del yugo con el que el capital nos mantiene atenazados. Es la clase obrera organizada y a la ofensiva quien hará frente a las medidas de miseria y hambre y a las criminales políticas que contra el pueblo trabajador implementa el capital a través de sus gestores, los gobernantes de turno.

Solo la organización de la clase obrera, con el partido de la clase obrera, el partido comunista, el PCPE, nos permitirá derrotar y poner fin al criminal sistema capitalista. Recuperemos el sentido combatiente del 1º de Mayo. No permitamos que posiciones ajenas a los intereses de nuestra clase se apropien del significado de esta fecha y hagan de ella una verbena rociera. El 1º de Mayo es una jornada de lucha y confrontación entre explotados y explotadores.

¡Viva el 1 de Mayo! ¡Viva la lucha de la clase obrera!

HUELGA GENERAL contra el capital ¡YA!

¡Salida ya de la UE, el Euro y la OTAN!

¡Por el poder obrero,  por el socialismo-comunismo!