Compartir

 

Hace casi 100 años se reunían de manera clandestina en Zimmerwald, ciudad de Suiza, varias delegaciones de obreros socialistas (ya los podríamos definir como comunistas) de distintas partes de Europa y Rusia. La reunión tenía por objeto condenar la guerra imperialista que se estaba desarrollando en ese momento. Hoy día, es conocida por los historiadores como la 1ª Guerra Mundial, por aquel entonces se le denominó la “Gran Guerra” por su dimensión social, tanto en número de muertes, como participantes, armamento, tecnología, etc. Supuso un impacto en la mentalidad colectiva, ya que era otro tipo de guerra, a gran escala, y más sanguinaria y brutal si cabe que las anteriores. Para la clase obrera era evidente que ya no se trataba tanto de una guerra al viejo estilo, sino de meses en las trincheras, millones de muertos y mutilados, utilización de gases y armas capaces de masacrar pueblos en minutos, bombardeos masivos, propaganda de guerra... en definitiva, años de guerra y muertes que dejaban bien claro que la clase obrera de ningún país salía beneficiada, “ganase” la guerra o no.

Era una guerra moderna que abría una nueva “época” en todos los sentidos, incluso desde las posiciones revolucionarias, fue en este marco cuando la clase obrera rusa alcanzó el poder y se abrió una nueva época histórica caracterizada por ser la de la transición del capitalismo al socialismo1.

Zimmerwald; primer paso hacia la Internacional Comunista.

En julio-agosto de 1915 Lenin escribió un excelente folleto titulado “El socialismo y la guerra”2. Sentaba ahí una posición consecuente de los comunistas ante la guerra imperialista. Este texto fue distribuido entre los delegados a la Conferencia de Zimmerwald, y junto al Manifiesto fruto de la reunión, dotaban al embrión del movimiento comunista de una serie de análisis consecuentes sobre las guerras imperialistas, la lucha por la paz y la revolución socialista contra los gobiernos burgueses.

En septiembre de 1915, en Zimmerwald, el naciente movimiento comunista se opuso abiertamente a la guerra imperialista. A pesar de que en el Congreso extraordinario de la II Internacional en 1913 se publicara el Manifiesto de Basilea3 contra la guerra imperialista que se preveía, la II Internacional quedó dividida entre la socialdemocracia que abrazó el conflicto situándose del lado de los explotadores, los llamados socialchovinistas, y del otro lado, el germen del movimiento comunista que estableció que la clase obrera no debe participar en guerras imperialistas. A un año del conflicto los resultados de la reunión de Zimmerwald tuvieron una extensión mundial. El manifiesto afirmaba que “nosotros que no nos situamos en el terreno de la solidaridad nacional con nuestros explotadores, sino que permanecemos fieles a la solidaridad internacional del proletariado y a la lucha de clases”, en él se recogían gran parte de las posiciones de Lenin en su folleto contra la guerra.

Casualidades o no, la reunión se produjo 50 años después de la fundación de la I Internacional. En este caso, no llegaban a 40 los delegados internacionalistas pero no hay dudas de que fue un paso fundamental para conformar lo que sería la III Internacional o Internacional Comunista. En Zimmerwald y las Conferencias posteriores entre 1915 y 1919 el naciente movimiento comunista internacional tenía dos ideas claras: no a la guerra imperialista, sí a la revolución socialista. La socialdemocracia quedó del lado de los explotadores abrazando la guerra imperialista como legítima.

Los comunistas frente a la guerra.

La historia no es una foto fija y cada conflicto debe analizarse en lo concreto. Lenin planteó en su folleto que las guerras había que enmarcarlas desde la perspectiva de la lucha de clases y del imperialismo, fase superior del capitalismo. Parafraseaba a Clausewitz cuando decía que “la guerra es la prolongación de la política por otros medios” y que el análisis marxista de cada guerra requería perspectiva, estudio científico de los hechos y datos y posiciones consecuentes. Lenin hablaba de la necesidad de luchar contra la guerra imperialista y su concepto de “defensa de la patria” defendido por los socialchovinistas (socialdemócratas de ayer y de hoy día) y la necesidad de que la clase obrera se situase por la revolución socialista en “su guerra civil contra la burguesía”.

No podemos situar en el mismo “saco” una guerra imperialista con una guerra de liberación nacional, desde el prisma de la lucha de clases no lo están de manera objetiva. Los/as comunistas rechazamos de plano el pacifismo abstracto o burgués que en la práctica se sitúa del lado del imperialismo, no tenía sentido negar el uso de armas al pueblo soviético durante la invasión nazi, al vietnamita o al palestino. Eso te situaba, y te sitúa, con el invasor imperialista y por tanto los/as comunistas debíamos estar con el pueblo agredido y su derecho a la resistencia (guerra nacional de liberación). Lenin decía que “quien desee una paz firme y democrática, debe pronunciarse en favor de la guerra civil contra los gobiernos y la burguesía”4, es decir, que luchar contra la explotación y la injusticia social es sentar las bases de una paz duradera y real, al contrario de lo que piensan los pacifistas burgueses.

Desde Zimmerwald y la Internacional Comunista los comunistas se han situado contra la guerra imperialista, por la paz antiimperialista y por la revolución socialista.

“El presidente de izquierdas que ocupa el Elíseo”5 y quiere ocupar Siria.

“François Hollande es el primer presidente electo por los electores y electoras de izquierda después de 24 años.”6 El candidato de izquierdas recibió el apoyo explícito y directo del Front de Gauche, partido integrado entre otros por el PCF y el PCOF (éste último miembro de la CIPOML)7. Las acciones del Front de Gauche y la victoria de Hollande fueron felicitadas por el PCE explícitamente.

No tardó Hollande desde el Elíseo en llevar la guerra a Malí y se suma de manera vehemente a los deseos de agresión imperialista en Siria y amenazando abiertamente con una guerra. El tacticismo llevó a que dos PC's apoyaran a que Hollande alcanzase el gobierno y esto demuestra donde se sitúan en el plano de la lucha de clases en lo concreto. Como veíamos más arriba en el caso de la 1ª GM , la socialdemocracia juega el papel de la burguesía en el interno de la clase obrera.

El papel de Rusia e Irán. El desarme químico. El papel de los/as comunistas sirios

El imperialismo de los EEUU lleva muchos años de acoso contra Siria y puso en marcha la propaganda de guerra. Desde que en 2011 el avance del imperialismo y el islamismo en la región coincidiese con lo que se llamó “primavera árabe,” en Siria estalló un conflicto que dura ya dos años. La prensa burguesa lo denomina ?guerra civil siria” pero en realidad es una agresión imperialista en toda regla. Los EEUU y las monarquías saudíes llevan tiempo financiando a determinados grupos islamistas sirios, abiertamente de Al-Qaeda en muchos casos8, e incluso las monarquías han reconocido que pagarían “los costos de una intervención militar”9.

La propaganda de guerra no cesa. El “casus belli” que los EEUU y Francia esgrimen son las muertes en La Ghouta, en los alrededores de Damasco, donde supuestamente murieron a causa del gas Sarin 1.446 personas, el pasado 21 de agosto de 2013. Las pruebas que implican al gobierno sirio al respecto han sido demostradas como falsas10, existen fotos de otros conflictos, las cifras bailan, expertos niegan el uso de gas Sarin, etc. Incluso muchas fuentes a través de correos internos de militares norteamericanos apuntan a que ha sido la oposición siria financiada por los EEUU la que ha utilizado las armas químicas11. En el marco de la guerra de propaganda es muy difícil que analistas neutrales y objetivos clarifiquen los hechos ya que la ONU, junto a Francia y los EEUU han dado su veredicto acusando al gobierno sirio12. El imperialismo ha marcado un objetivo y la socialdemocracia apoya ese objetivo; agredir a Siria para conseguir acabar con uno de los dos reductos que impiden la hegemonía imperialista en la región.

Cuando parecía que la intervención militar era inminente los intereses rusos en la región han ralentizado el ataque. Rusia, en clave de luchas interimperialistas, ve amenazados sus intereses en la región y decide intervenir para evitar la agresión. Irán y Hezbolá se sumaron al aviso de las posibles consecuencias para Israel y los EEUU si atacaban Siria13.

De momento existe un acuerdo entre EEUU y Rusia para que Siria informe de su capacidad militar química, se planifique su “desarme” y buscar una salida política, siempre claro está en clave imperialista. El propio gobierno sirio propuso a la ONU hace más de 10 años un plan para “convertir al Oriente Medio en una zona libre de las armas de destrucción masiva”14, EEUU lo rechazó para preservar el poder de Israel en la zona. Las armas químicas son una simple escusa y por tanto aquí prevalece la amenaza imperialista.

Los/as comunistas sirios forman parte del Frente Nacional Progresista, frente de partidos que gobierna Siria. El papel de los/as comunistas sirios al respecto es clarificador: movilización de masas contra la agresión imperialista y apoyo a la resistencia nacional expresada en el gobierno. A nivel internacional, 77 Partidos Comunistas y Obreros de todo el mundo han firmado un manifiesto contra la agresión. Esto demuestra que la mayoría de los/as comunistas, desde Zimmerwald, tienen claro cuál debe ser su posición.

Álvaro Luque


1 Este es un término histórico que la historiografía burguesa no define como tal pero que ciertos partidos marxistas-leninistas como el PCPE empiezan a manejar y definir, abre un nuevo campo de estudio y análisis.

2 http://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1910s/1915sogu.htm#parte4

3 Idem. En el folleto “El socialismo y la guerra” y otras obras sobre la historia de las internacionales, se puede consultar el proceso de formación de la IC.

4 http://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1910s/1915sogu.htm#parte4

6 Idem.

7 Es interesante destacar que el PCOF tiene relaciones preferentes con el PCE (m-l) que a su vez también es miembro de la CIPOML. El PCE (m-l) se hace eco habitualmente de artículos y posiciones del PCOF.

8 Sobre la relación entre la “oposición siria” y Al-Qaeda hay suficientes datos e información. http://www.europapress.es/internacional/noticia-eeuu-dice-qaeda-podria-haberse-infiltrado-oposicion-siria-20120218082912.html

13 http://www.americatv.com.pe/portal/noticias/internacionales/ayatola-de-ir-n-advirti-que-eeuu-sufrir-si-ataca-siria-2013