Compartir

Cuando esta edición de Unidad y Lucha vea la luz ya habrán sido proclamadas las listas electorales del PCPE para las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo. Se abre, por tanto, otra fase del proceso electoral en la que lo esencial será dar a conocer la propuesta política del PCPE al mayor número de trabajadores y trabajadoras que nos sea posible.

 

Nuestro programa-marco, extractado en otras páginas de este número, sitúa con claridad cuáles son nuestros objetivos en esta campaña, de los cuales se desprende cuál debe ser el enfoque y el trabajo de campaña que debemos realizar los y las militantes del Partido y de la Juventud.

Nuestro trabajo en el terreno electoral debe ir encaminado a conseguir que nuestras candidaturas, expresión de un proyecto político que es apoyado por muchos hombres y mujeres de diferentes edades y diferentes procedencias, sean una referencia ineludible como voz de la clase obrera y del pueblo trabajador que está sufriendo las consecuencias de la gestión capitalista de la crisis.

Encarar las dificultades con iniciativa política

Para lograr este ambicioso objetivo nos encontramos con dificultades que no son nuevas, sino que caracterizan nuestro día a día militante, pero no por ello hemos de renunciar a dar la batalla política y de ideas en un momento en que se abren temporalmente ciertos espacios de intervención que en otros momentos están más acotados, incluso vedados, para el proyecto comunista.

Contamos con unos materiales elaborados a nivel central cuyo objetivo es homogeneizar el discurso partidario y situar unos principios generales de propuesta política de los y las comunistas, así como de enfoque del trabajo institucional para aquellos casos en que el voto comunista se traduzca en escaños municipales o autonómicos. Tenemos que buscar las vías para que esos materiales y su contenido sean conocidos, circulen por los lugares que nos interesan, para que la mayor cantidad posible de trabajadores y trabajadoras conozcan nuestra propuesta.

Nuestras aspiraciones, no obstante, no se sustentan en el hecho de que obtengamos un número determinado de concejales y concejalas, sino que hemos de pelear por lograr fortalecer al Partido y a la Juventud como consecuencia del trabajo sistemático en el campo electoral. En esa clave hemos de organizar los actos de campaña.

El PCPE en los centros de trabajo y en los barrios obreros

Nuestro proyecto político y nuestras propuestas no van destinados a todos los públicos y a todos los auditorios. Frente al resto de organizaciones políticas que concurren a las elecciones, que buscan, a veces con desesperación, agradar a todos los sectores sociales que se engloban dentro del concepto de “ciudadanía”, nosotros nos enfocamos específicamente a los trabajadores y trabajadoras, activos o en paro, a los pequeños propietarios, a los pensionistas y jubilados, a la juventud obrera y de extracción popular y a quienes, objetivamente desde su posición en el mundo del trabajo, se ven afectados negativamente por las políticas emanadas de la gestión capitalista de la crisis.

No nos dirigimos a toda la población, pero sí a la mayoría de la población. Por ello es interesante enfocar algunas actividades durante la campaña electoral a denunciar, de forma visible y clara, que no hay una comunidad de intereses entre explotadores y explotados, que no hay soluciones “para todos” y que nunca las ha habido, pues las soluciones actuales, queriendo presentarse como generales, benefician fundamentalmente a los capitalistas, a la patronal y a los explotadores.

Los mítines y actos públicos ante oficinas bancarias, denunciando el robo de viviendas a los trabajadores y trabajadoras; ante empresas de trabajo temporal, que son ejemplo de explotación laboral; ante oficinas o delegaciones de las estructuras internacionales a las que pertenece España, como la UE o la OTAN; ante empresas que ejecutan EREs o amenazan con despedir masivamente a la plantilla; el apoyo y la participación en las movilizaciones obreras que se desarrollan en todos los puntos del país... por ahí debemos enfocar la campaña electoral los y las comunistas, haciendo de la misma una oportunidad más para expresar abiertamente las ideas y las propuestas encaminadas a situar encima de la mesa los intereses de la mayoría social, no los de unos pocos.

¿Sacaremos muchos o pocos votos?

La mayor o menor expectativa de voto no debe hacernos cambiar el estilo o el tono de nuestro trabajo electoral. Dadas las circunstancias en que se producen estas elecciones, hemos de tener en mente la posibilidad de que, en nuestro municipio o nuestra Comunidad Autónoma, el voto al PCPE tal vez no crezca a la altura del trabajo desarrollado en este período. Incluso pueden darse situaciones en las que nuestras candidaturas bajen en votos con respecto a elecciones anteriores.

La presencia de candidaturas de confluencia oportunista en un territorio, o incluso la dispersión derivada de la falta de acuerdo entre esos mismos oportunistas en otro lugar, sin duda afectará al PCPE, que avanzará electoralmente si es capaz de situar en la campaña la cuestión de clase.

De ahí que sea conveniente estar presentes en todos aquellos debates públicos que sean posibles. No debemos perder la oportunidad de confrontar nuestro proyecto con el resto de candidaturas que se mueven entre las distintas formas de gestión capitalista.

La importancia del trabajo de comunicación

Tampoco debemos descuidar el trabajo con la prensa burguesa, ni con las nuevas vías de comunicación generadas por las redes sociales, que ayudan a amplificar el efecto de nuestras acciones.

A pesar de la constante ignorancia que la prensa burguesa nos dedica, no es menos cierto que tenemos que acostumbrarnos a realizar un trabajo más sistemático en este campo. En primer lugar, porque no debemos dar por sentado que nuestras informaciones serán ignoradas. En segundo lugar, porque sería un error que el trabajo de comunicación del Partido prescindiera de esta vía unilateralmente.

El cerco mediático al que se nos somete por parte de la prensa burguesa no debe ser excusa que impida anunciar y difundir por todos los medios, nuestras actividades de campaña, nuestras propuestas para temas concretos o nuestras candidaturas.

Las redes sociales ofrecen una posibilidad más en este sentido que hay que trabajar con mayor sistematicidad y teniendo claros los objetivos que perseguimos. Si nuestro vídeo electoral se va a emitir a las tres de la mañana, debemos esforzarnos por difundirlo por otros medios. De la misma forma, si las capacidades técnicas de cada territorio lo permiten, debemos complementar ese vídeo con otros materiales que puedan resultar útiles para dar mayor amplitud al discurso partidario. Nos queda mucho camino por recorrer en este ámbito y hemos de aprovechar toda oportunidad a nuestro alcance para desarrollar nuestras capacidades.

Una campaña política más

En definitiva, una campaña electoral no es más que una campaña política concentrada en 15 días. Pegadas de carteles, presencia en la calle y los centros de trabajo, repartos de octavillas y actos públicos con intervenciones de militantes del Partido y de la Juventud son nuestro día a día y únicamente hemos de planificar una intensificación de las tareas en un muy corto espacio de tiempo.

Que de este trabajo resulte un fortalecimiento, cuantitativo y cualitativo, del proyecto comunista, está absolutamente en nuestras manos. Sin duda lo lograremos con trabajo militante, sistemático y audaz, planificando y evaluando nuestras acciones y desarrollando un discurso propio, que es lo que convierte al PCPE en la voz de la clase obrera.

Ástor García