ÚLTIMOS EDITORIALES

Compartir

Editorial Mayo 2015

 

Las candidaturas del PCPE a estas Elecciones Locales y Autonómicas representan la voz de la clase obrera.

En un panorama electoral caracterizado por el más generalizado interclasismo, nuestras candidaturas se reclaman como candidaturas de la clase obrera,no de la gente, no de la ciudadanía. Nuestras listas están compuestas por hombres y mujeres que asumen el proyecto revolucionario de emancipación de la clase obrera como algo que trasciende el mismo momento electoral, y que determina, más allá, toda su acción política de forma continua.

Sindicalistas de diversa afiliación, activistas de luchas obreras sectoriales, miembros de la solidaridad internacionalista, del movimiento vecinal y del movimiento juvenil, mujeres que luchan por su liberación desde las posiciones del feminismo de clase, ecologistas que luchan contra la insostenibilidad del sistema capitalista en relación a la naturaleza, …..., forman parte de unas candidaturas que son expresión directa del grado de desarrollo de la conciencia de la clase obrera, y del avance de la influencia del Partido -y de la Juventud- en los sectores más combativos de la misma.

Ninguna de las otras candidaturas que concurren a estas elecciones se reclama como candidatura de la clase obrera, ninguna de esas candidaturas en estas elecciones proclama su determinación de luchar por el poder obrero y por la revolución socialista. Ninguna otra candidatura en estas elecciones afirma con rotundidad que dentro del capitalismo no hay solución para la clase obrera y para los sectores populares.

Por eso, únicamente el voto a las candidaturas del PCPE es un voto contra el capitalismo.

El programa electoral del PCPE no es un programa para gestionar el sistema capitalista desde las instituciones, sino un programa para usar las instituciones como plataformas desde donde ayudar al avance de la clase obrera y los sectores populares hacia sus objetivos emancipadores.

Constituye un eje fundamental de la campaña electoral la denuncia de las posiciones oportunistas que tratan de engañar a la clase obrera con falsas ilusiones, y apartarla del camino de la lucha revolucionaria. La burguesía realiza, de nuevo en esta ocasión, una apuesta especial por las distintas formaciones oportunistas, en un repetido intento de conjurar el avance de la lucha del proletariado, con el objetivo de crear las condiciones para una Segunda Transición, que le permita estabilizar de nuevo su poder en el escenario de la actual crisis en la cúspide por la que transita el capitalismo español.

La presencia, en algunas instituciones, de miembros de las candidaturas del PCPE -allá donde los resultados nos permitan alcanzar alguna representación-, significará un altavoz para las luchas de la clase obrera desde las que se realizará en los próximos cuatro años una constante y comprometida acción política para el fortalecimiento de todas las luchas obreras y populares.

Votar PCPE es votar por la clase obrera, es votar por el poder obrero y por el socialismo.

CAPITALISMO ES BARBARIE, LA UE Y LA OTAN TAMBIÉN.

Estas semanas pasadas se han puesto en evidencia -una vez más-, las consecuencias dramáticas de las políticas imperialistas en los países del continente africano. Miles de muertes en el mar Mediterráneo lo certifican con contundencia irrebatible. Trabajadoras y trabajadores que, en la más absoluta desesperación, intentan huir por cualquier medio de una realidad aterradora, con la esperanza de llegar al “paraíso” capitalista donde poder recoger alguna migaja.

Hace años que el PCPE acuñó aquella expresión de “la Europa fortaleza”, como síntesis de lo que la unión interimperialista significaba en relación a sus políticas internacionales de expolio, saqueo y guerra.

Nunca se podrá conocer la cifra real de personas que han perdido -y seguirán perdiendo- la vida en el intento, pero todas ellas quedan en el haber de la barbarie del capitalismo europeo, como parte de su saldo pendiente con la clase obrera.

Bombardear las embarcaciones en las que esas personas inmigrantes tratan de llegar a Europa. Esa el la consigna última de la UE, ante la dimensión incontenible del problema para las clases dominantes. Un escalón más en la barbarie de la UE y la OTAN. La alusión a las mafias que trafican con personas no es más que una expresión de la competencia con las mafias mayores: Total, Schneider, Movistar, BBVA, BP, FMI, BM, Coca-Cola, Nestlé, Peugeot, etc.

Los medios de comunicación de las clases dominantes también tratan de sacar tajada de la tragedia, y se montan programas en directo, desplazan corresponsales al puerto de Catania o a Lampedusa para realizar desde el lugar realitys de humanitarismo sensiblero y, así, ganar audiencia conmocionando los corazones de las parasitarias y acomodadas clases burguesas europeas. Los mismos medios de comunicación que, día a día, legitiman el expolio imperialista del continente africano, los que no cuestionan al polo imperialista de la UE; los mismos que dieron cobertura de legitimación mediática a la guerra imperialista contra Libia, y también a la guerra imperialista contra Mali, que en esa ocasión lideró la socialdemocracia francesa con el apoyo del Front de Gauche, del que forma parte el Partido eurocomunista Francés.

Hablar de terrorismo resulta pertinente para lanzar a la cara de los déspotas que forman los gobiernos europeos la atrocidad de sus políticas. No es posible reconocer la condición de demócratas a quienes con sus acciones condenan a millones de personas al hambre y la desesperación, y, finalmente, a la muerte en las más terribles condiciones. Miembros de bandas armadas y colaboradores necesarios son: Cámeron, Merkel, Rajoy, Renzi, Tsipras, …...., y quienes, con corona o sin ella, sostienen este sistema, y a la UE.

El camino es levantar la lucha revolucionaria contra la dominación capitalista, arrancar de cuajo las bases de este sistema bárbaro y acabar con su dominación. Levantemos el más amplio internacionalismo proletario entre la clase obrera africana y la clase obrera europea.