ÚLTIMOS EDITORIALES

Compartir

Editorial Febrero 2015

El mitin, celebrado el pasado día veinticuatro de enero en Madrid, es una expresión práctica de la posición político-ideológica del PCPE como partido de la clase obrera.

El PCPE demostró sus avances como fuerza de referencia de la clase obrera más combatiente. Los Comités de Empresa que intervinieron en el mitin del 24E: Coca-Cola, Laminaciones Arregui, Transportes de Alicante, Minería leonesa y de Cerredo, y Grupo Maya, entre otros, son ejemplo de como la clase obrera tiene que enfrentar la actual coyuntura de la lucha de clases en nuestro país.

La demagogia ciudadanista, convertida en santo y seña de todos los oportunismos, pero especialmente del oportunismo ascendente -PODEMOS-, niega no solo el papel histórico de la clase obrera, sino su misma existencia como tal clase. Al tiempo que lanza un ataque contra el Partido de Nuevo Tipo -el partido de vanguardia de la clase obrera-, impulsando una organización política interclasista que niega la lucha ideológica -ni de derechas ni de izquierdas- en beneficio de la ideología de la pequeña y mediana burguesía, y que apoyan masivamente los medios de comunicación de las clases dominantes.

Justo, en momentos de agudización de la lucha de clases, cuando la clase obrera tiene unas mejores condiciones para hacer avanzar su estrategia clasista, el sistema impulsa todo tipo de artimañas para tratar de evitar que ésta tome su propio camino, con el objetivo de frustrar la oportunidad que hoy se les presenta a las trabajadoras y trabajadores para hacer avanzar su proyecto de emancipación; llevando la tranquilidad, así, a las clases dominantes.

La posición del PCPE es exactamente la contraria. Ahora, cuando el capitalismo se encuentra en uno de los momentos más críticos de su historia, el Partido le dice a la clase obrera que esta es la mejor ocasión para golpear con más fuerza y más determinación al enemigo de clase, lanzándose a la ofensiva y al contraataque contra la dominación de la burguesía.

El oportunismo pretende ignorar, entre otros, uno de los principios básicos del marxismo: la relación entre base material y superestructura. Un sistema político es expresión de un sistema de relaciones sociales, de un régimen de propiedad y de un sistema de acumulación. Si no se cambia la base material es imposible cambiar la superestructura (política). Prometer el cambio de la superestructura, sin hacer un planteamiento para cambiar la base material, es vender mentiras a la clase obrera.

Estamos en una etapa de agudización creciente de las contradicciones entre el desarrollo de la fuerzas productivas y las relaciones de producción. Estas fuerzas productivas no se pueden expandir más en el sistema capitalista, necesitan imperiosamente romper la superestructura política. Ello solo será posible destruyendo la actual base material, paso previo a la creación de una nueva base material, la base material de la sociedad socialista.

Las formaciones oportunistas -PODEMOS, IU- venden humo, pretendiendo engañar a la clase obrera haciéndole creer que es posible un cambio sin afectar al régimen de propiedad. La base material del capitalismo está determinada por la propiedad privada de los medios de producción y cambio, la destrucción de dicho régimen de propiedad es requisito sine qua non para realizar un cambio en la superestructura política. La corrupción, la partitocracia burguesa, la desigualdad social, la injusticia, la Ley Mordaza, la reforma del Código Penal, el nuevo Pacto contra el terrorismo, etc., son parte de una superestructura que no se cambiará si no se destruye la base material sobre la que se soporta.

Pero las mentiras del oportunismo tienen las patas cortas, y así no fue necesario que pasaran muchas horas después de conocidos los resultados electorales en Grecia para confirmar como se configuraba un gobierno oportunista en alianza con la derecha (ANEL), quien asume la cartera de defensa para garantizar la continuidad de la pertenencia de Grecia a la OTAN; así como otros Ministros del nuevo gobierno son procedentes de la vieja casta de Nueva Democracia o del PASOC, y la presencia de algún traidor a las posiciones revolucionarias.

En esas elecciones el factor positivo es el avance del KKE, como expresión de la capacidad del partido del proletariado para avanzar sus posiciones, incluso en las condiciones más difíciles en que todos los enemigos de la clase obrera se conjuran para atacar sus posiciones.

En esta lucha ideológica intensa en que desarrollamos nuestra actividad política, el PCPE es -cada vez más-, la voz de la clase obrera.

Morón, sede del AFRICOM

El 17 Pleno del Comité Central, celebrado en octubre de 2014, aprobó una resolución política sobre el desarrollo de la lucha de clases en nuestro país en la que, entre otras cosas, se hacía referencia a las dificultades del capitalismo español para asumir el constante incremento del gasto militar que exige la pertenencia de España a la OTAN. Se concluía que, como consecuencia de lo anterior, el gobierno Rajoy optaba por ofrecer el territorio como aportación de alto valor geopolítico a las necesidades agresivas de la alianza criminal.

El reciente acuerdo del Consejo de Ministros de abrir negociaciones con los yankis para ampliar la presencia de tropas y medios de guerra de ese país en la base militar de Morón, viene a revalidar el correcto análisis realizado por nuestro Comité Central. Según las informaciones publicadas, Morón se convertirá en sede permanente del mando de EE UU para África (AFRICOM), con la presencia de hasta 3.000 marines.

Esta decisión del gobierno Rajoy, ratifica a España como un aliado débil del imperialismo americano. La burguesía española cree que, así, con esta posición entreguista, obtiene un papel de mayor importancia dentro de la OTAN. Por otra parte considera que, con ello, también cuenta para el futuro con un elemento que será de enorme utilidad cuando la respuesta revolucionaria ponga en dificultades su propia capacidad para reprimir las luchas obreras.

Es previsible que más adelante -y en esa misma lógica- esta presencia del ejército yanki se extenderá a Canarias, donde por ahora las tropas instaladas son españolas, si bien cada vez con mayor frecuencia se dan maniobras con efectivos de varios países de la Alianza Atlántica.

La lucha contra las bases, por la salida de la OTAN y por una posición de no beligerancia, debe ser situada en nuestra agenda política con toda la importancia que tiene.

Elecciones Locales y Autonómicas

El PCPE irá a las próximas Elecciones locales y autonómicas con candidaturas propias. Así lo acordó el 18 Pleno del CC del Partido celebrado los días 24 y 25 de enero.

La clase obrera de este país tendrá, así, una clara opción electoral para defender sus intereses propios. Unas candidaturas que presentaremos allá donde nuestra organización se haya desarrollado como para contar con los apoyos necesarios para dar esta batalla política. Candidaturas COMUNISTAS, claramente identificadas para ocupar un espacio político propio, sin ambigüedades ni camuflajes.

Nuestras propuestas más concretas, para el día a día, serán la expresión táctica de nuestro programa por el poder obrero y la revolución socialista. El objetivo es el de impulsar el proceso de acumulación de fuerzas determinado por el desarrollo de la conciencia revolucionaria de la clase obrera.

La lucha ideológica contra las propuestas del oportunismo será también un elemento central de este evento político.

El PCPE irá con candidaturas de unidad popular allá donde el trabajo de los años anteriores haya consolidado estructuras estables de organización para la lucha de masas.

La convocatoria adelantada a las Elecciones Andaluzas será una primera ocasión para dar esta batalla, donde el PCPE presentará candidaturas en las ocho provincias, llamando al proletariado a no dejarse engañar por los partidos engañaobreros y a apoyar la candidatura del Partido, recuperando las mejores tradiciones revolucionarias de la clase obrera andaluza.