Compartir

La Cuenca del Besaya es una importante zona industrial de Cantabria, que aglutina a las principales empresas del tejido productivo regional.

 

Históricamente se ha caracterizado por la conciencia de clase y voluntad de lucha de los trabajadores que allí conviven, y que se han manifestado en multitud de conflictos sociales en las últimas décadas.

Con el estallido de la crisis capitalista en el verano de 2007, empiezan ciertos movimientos para construir plataformas políticas, sindicales y sociales en Cantabria que no acaban de consolidarse. Es a partir de 2009 cuando estallan importantes conflictos laborales, Bridgestone, Haulotte, Papelera de Besaya, en el 2010 otros conflictos de empresas públicas, Serca, Mare ó Cantur.

Pero es con motivo de la Huelga General del 29 de Septiembre de 2010 cuando nace el Comité para la Unidad Obrera, Comarca del Besaya, con los claros objetivos de; recuperar el sindicalismo de clase y combativo y fomentar la unidad de los trabajadores frente a las agresiones del capitalismo.

Entre junio y septiembre de 2010 se realizan las primeras reuniones participando en estas asambleas trabajadores de distintos sindicatos, sin afiliación, desempleados y jubilados. A ello se suma actos de agitación que tienen como acto más importante una concentración-mitin unos días antes de la HG del 29-S de 2010. La participación en esta Huelga General como en las siguientes fue de una participación activa, desarrollando experiencia y sumando nuestro piquete con mando y dirección propios, a llevar la iniciativa en la lucha directa por encima de otros entregados a cumplir el expediente en una jornada tan importante.

Se ha seguido desarrollando una importante actividad, denunciando el pacto social, la jubilación a los 67 años, contra la reforma laboral, importantes campañas de agitación por polígonos industriales y centros de trabajo y varias concentraciones mítines con un seguimiento desigual.

La participación e intervención directa con nuestra clase como en los conflictos anteriormente nombrados y también en otros de Telemarketing, SNIACE, y ahora en Saint Gobain, nos muestra el camino correcto a seguir. Tenemos un reto importante: si bien a nuestras reuniones y actos han pasado un gran número de compañeros de diversos centros de trabajo y fabricas, no hemos conseguido todavía que formen parte directa de la estructura de la organización CUO. Como uno de los puntos más positivos es que somos reconocidos por muchos trabajadores y que esos contactos nos permite intervenir de forma directa con nuestra propia clase, cosa que hace unos años era mucho más difícil de realizar, así como activar la militancia en movimiento obrero de compañeros que participan en movimientos populares.

Es cierto que cuando más ha sido visible el trabajo del CUO es al calor de los conflictos laborales y la convocatoria de las Huelgas Generales como expresión y arma de lucha de la clase obrera y los sectores populares contra el sistema capitalista. Con la experiencia que da la lucha se ve el nivel que veníamos arrastrando los trabajadores, con décadas de desmovilización y perdida de la ideología obrera auspiciado por las cúpulas de los sindicatos mayoritarios, ocupados en la estrategia del pacto social y apuntalando y gestionando el capitalismo en vez de combatirlo. También siempre hemos denunciado la escasa incidencia de otros sindicatos pequeños, que pese a tener una posición de clase no han sabido unificar las luchas. Precisamente por eso, es la necesidad que llevamos tiempo diciendo, la necesidad de superar la división de las siglas sindicales (sin tener que dejar un trabajador el sindicato al que este afiliado) unificar todas las luchas obreras, rechazar el pacto social, defender los derechos de los trabajadores, luchar por los intereses de la clase obrera frente a los intereses del capital. Unidad obrera desde la base de los trabajadores que se oponen al sindicalismo entreguista y apoyan la lucha obrera y combativa. Por eso la necesidad de Comités para la Unidad Obrera.

Viva la lucha de la clase obrera.