Compartir

Desde hace un tiempo hasta ahora, la apertura del hospital de La Janda es un tema candente en esta comarca de Cádiz, y en concreto en el municipio de Vejer de la Frontera, donde se encuentran situadas las obras. Este hospital, denominado CHARE, en referencia a la descripción de Centro Hospitalario de Alta Resolución (aunque ahora han cambiado el hombre a HARE, cambiando “centro hospitalario” por “hospital” a secas), forma parte de los más de 30 centro hospitalarios que se han quedado a medio hacer o están a la espera de acondicionamiento para su apertura en todo el territorio andaluz.

 

La construcción del hospital de la Janda tuvo luz verde en 1999, aunque su construcción no comenzó hasta 2007. Durante años, el pueblo vejeriego ha visto cómo las obras estaban continuamente parándose, reanudándose varias veces con mucho descaro, durante campañas electorales. Las obras del hospital a día de hoy, casi 15 años después, están prácticamente terminadas, a falta de acondicionar los alrededores y traer todo el material sanitario.

La población jandeña se pregunta por qué no se termina de abrir, y los gobiernos, empezando por la alcaldía del PP de Vejer de la Frontera y pasando por el gobierno de la Junta con el PSOE e IU, no saben hacer otra cosa que mentir y mostrar esa hipocresía que tan bien caracteriza a los partidos políticos gestores del capitalismo. El PP de Vejer, demostró la hipocresía y cinismo que siempre han caracterizado a los “populares”, cuando en medio de movilizaciones de algunas personas de otros partidos por la apertura del hospital, decidió que ellos iban a hacer un encierro, para presionar a la Junta para la apertura. Un encierro que no llevaron a cabo, y sin embargo utilizaron una gran valla publicitaria para “protestar” por el hospital. Protesta que como era de esperar, duró bastante poco y pronto se volvió a utilizar para otros menesteres más importantes para estos partidos burgueses. La hipocresía del PP llegó al culmen cuando el mismo alcalde en persona fue con la policía local a retirar una pancarta de protesta de una “Plataforma ciudadana” que se organizó para luchar por la apertura del CHARE. A día de hoy el PP vuelve a amenazar con otro encierro de protesta, mientras que se ha llevado meses sin hablar del tema e incluso ha puesto trabas a que se proteste por parte de otros sectores, con intentos de prohibir que se reparta propaganda. El PP de Vejer de la Frontera solo pretende una cosa y es utilizar el hospital como campaña contra el gobierno de la Junta.

En medio de este tejemaneje parece que el PP local “olvida” (y lo entrecomillamos porque estos gestores del capitalismo no olvidan nada, saben perfectamente lo que hacen) que su partido está ahora en el gobierno central, y que es responsable del desmantelamiento de la sanidad y los servicios públicos, privatizando hospitales en otras comunidades autónomas y recortando en gastos para que así la burguesía del estado español, para la cual trabajan, recupere su tasa de ganancia que se ha visto afectada por la crisis estructural del sistema capitalista. Por otro lado, está la gran mezquindad que demuestra el PSOE, en conjunción con Izquierda Unida. Ellos, estando en el gobierno de la Junta de Andalucía aplican los mismos recortes en nuestra comunidad que el gobierno central, pretenden dar lecciones y mostrar un compromiso que no tienen. Cuando el PSOE de Vejer de la Frontera va a fotografiarse al Hospital, solo pretende utilizar la misma táctica que el PP, solo que esta vez ellos acusan al gobierno central y al local, obviando su responsabilidad en los recortes y el desmantelamiento de los servicios públicos por estar en la Junta. Esta misma táctica es la del PSOE de Barbate, que también junto al alcalde de Vejer, amenaza con encerrarse en el hospital, para así exigir que la Consejera de la Junta de Andalucía acuda al Hospital de La Janda. Los gobiernos locales parecen ir en contra de sus propios partidos en ciertas cuestiones, con la clara intención de hacerse un lavado de cara ahora que se acercan las elecciones municipales.

Mientras tanto, el borrador de presupuestos del Estado ha salido a la luz, y en él no se refleja ningún fondo destinado a la apertura del hospital, con lo cual las promesas y las falsas luchas de los políticos burgueses caen en saco roto, como siempre ha pasado.

Ningún otro partido o formación política pueden hacer nada ante esta realidad, puesto que es imposible volver atrás hacia los años en que el capitalismo se permitía mantener cierto bienestar social para la clase obrera y los sectores populares. La lucha que llevan a cabos otros partidos que no gobiernan para buscar la apertura de los centros sanitarios sin hacer diferencia entre “público o concertado”, siguen siendo parte del problema y no de la solución. La sanidad es un servicio público conquistado por la clase trabajadora. Es por eso que estas organizaciones tienen que tener claro que la lucha es por la sanidad pública, para evitar su desmantelamiento. La sanidad concertada es un paso previo hacia la sanidad privada.

Los comunistas tenemos claro que la situación está inmersa en un mar muy turbio, y que estas son las triquiñuelas para lavarse las manos ante los recortes, las privatizaciones y el desmantelamiento de la sanidad pública. El capitalismo es un sistema en descomposición, que está inmerso en una profunda crisis estructural. Como antes dijimos, los partidos políticos de la burguesía solo pretenden que ésta recupere sus ganancias a costa de recortar los servicios públicos de los que disfruta el pueblo trabajador. La única salida que nos queda es acabar con este sistema moribundo, organizarnos y asestar el golpe final para echarlo abajo y construir una nueva sociedad socialista-comunista en la que la clase obrera pueda disfrutar de todo lo que le corresponde. Y es por ello por lo que llamamos a transformar cada legítima lucha de resistencia por parte de las plataformas y personas luchadoras, como lo es la lucha por la sanidad pública y la apertura de hospitales públicos, en una batalla ideológica y política contra el capital. A la clase obrera no nos queda nada que perder, más que nuestras cadenas.

Antonio Roldán Pozo, militante del Partido Comunista del Pueblo Andaluz-PCPE.