Compartir

Hace casi un año que Flisa, el monopolio de las lavanderías en el estado y perteneciente a la ONCE (Grupo Fundosa), gestiona la lavandería Hospitalaria Central de Mejorada del Campo en Madrid, que antes estaba bajo gestión pública por la Comunidad de Madrid.

 

A los y las trabajadoras, les ofrecieron la mayor de las miserias en cuanto a condiciones laborales. pero es que eso Es lo que ofrecía Flisa. O lo coges o te vas. Y es por eso que una huelga indefinida que duró meses, tenía una doble lucha, contra la privatización de la lavandería y por la defensa de los puestos y condiciones de trabajo. Esta lucha se cierra en falso con un preacuerdo sacado de la manga de la aristocracia obrera y aprobado por un grupo de trabajadores/as y no por toda la plantilla.

A día de hoy, en la nómina de septiembre, los salarios de las compañeras quedan reducidos a unos miserables 700 euros, robándoles más si cabe, esa prometida productividad que no les tiembla el pulso en robar (dejando de llevar ropa), para que no se alcance el ese baremo prometido.

Las compañeras/os que siguen en guardia saben que solo se ha perdido una batalla. La guerra es larga y saben que mediante la organización y la lucha se expulsará a Flisa de “su” Lavandería y recuperaran sus derechos.

NADA SE MUEVE SIN SU TRABAJO

ORGANIZACIÓN Y LUCHA HASTA LA VICTORIA