Cumplidos 10 días desde el inicio del estado de alarma nos llegó la información de una empresa dedicada la fabricación de generadores eléctricos y ubicada en el polígono industrial GMI de la localidad murciana de Balsicas, funcionando a pleno rendimiento y con la mayoría de la plantilla debiendo acudir a su puesto sin las medidas necesarias contra un posible contagio por coronavirus.

En apenas día y medio, este fin de semana, trabajadores de la Institución Ferial de Tenerife, en su mayoría afiliados y organizados en Alternativa Sindical Obrera Canaria, después de que sus representantes sindicales se reunieran con la representación de la Empresa, para recibir la información sobre la conversión de este centro de Ferias y Congresos en un Hospital de Campaña para albergar a personas enfermas por coronavirus y en un Centro Logístico para la distribución de material sanitario en la isla, volvieron a demostrar que cuando la Clase Obrera se determina hacia un objetivo, lo consigue y que sin los trabajadores y trabajadoras, nada de mueve en el mundo, aún a riesgo de sus propias vidas, como está sucediendo en esta pandemia.

 

La ideología dominante nos puso anteojeras y nos ha estado vendiendo nuestras idílicas sociedades. El caramelo de las migajas a las que llamaron bienestar siempre ha escondido la explotación y miseria que las empresas y los monopolios trasladaban a distintas partes del planeta. Maquilas, talleres, esclavitud… y muerte como las 8000 personas sepultadas bajo el Rana Plaza en Bangladesh, asesinato masivo del que por cierto se cumplirá en breve 7 años. Si la rapiña y las guerras imperialistas provocan éxodos forzosos de población, se levantan muros de 30 metros coronados por cuchillas asesinas en las frontera sur de la “apacible y civilizada Europa”, convertimos un mar en la fosa común de la Unión Europea o se construyen centros de internamiento y tortura, que la libertad de circulación sólo es para las mercancías no para las personas. Clase contra clase cuando nos amenazan con deslocalizaciones, accediendo a rebajar los derechos y condiciones laborales ganadas con la lucha y no una batalla frontal contra el patrón y por los derechos de toda la clase obrera. Esté en Asia, en México o en Europa.

De primera mano. Nuestras compañeras de Residencias de Gipuzkoa nos informan de lo que realmente está pasando. Nada que ver con lo que nos venden los aparatos de propaganda del sistema. La realidad es más amarga de lo que nos cuentan. Trabajadoras en primera línea de exposición al virus sin ninguna medida para cuidar de su salud. Ahí les dejamos las palabras de la hija de una de las trabajadoras y las reivindicaciones que está realizando.

Redacción UyL


Una vez más, estáis ocultando la realidad, ésta mañana al encender la televisión, le he visto a Eider Mendoza (portavoz de la Diputación de Guipúzcoa) diciendo que su prioridad son las residencias de ancianos, que están haciendo un seguimiento individual, que los trabajadores tienen personal de refuerzo, que el sistema funciona.. Eso es MENTIRA! Estáis ocultando la realidad.

 

El Gobierno no ha paralizado la actividad productiva no esencial, y por tanto, todavía hay muchas empresas que no producen bienes básicos que siguen abiertas y sus plantillas tienen que acudir al trabajo con medidas escasas de protección, ya que no hay EPI (equipos de protección individual) ni para los hospitales públicos (los privados siguen haciendo negocio). Y como hay que acudir al puesto de trabajo, sin instrucciones claras, sin medidas eficaces para salvaguardar la salud y sin ningún tipo de garantía ni test de que no estemos contagiados, ni siquiera las tenemos cuando enfermamos. Así se generan incertidumbres de todo tipo.

El presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas reclama equipos de protección adecuados frente al coronoavirus para los profesionales de la sanidad en Canarias.

Ver video: https://www.laprovincia.es/multimedia/videos/sociedad/salud/2020-03-23-198115-coronavirus-canarias-desprotegidos-reclama-colegio-medicos-palmas.html

"No somos héroes y no queremos ser héroes caídos en el campo de batalla", asegura el presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas, Pedro Cabrera, en un vídeocomunicado que ha lanzado este lunes con el fin de reclamar al Ministerio de Sanidad y al Gobierno de Canarias que procuren los medios de protección adecuados para los trabajadores de la sanidad en Canarias frente al coronavirus.

En 2003 las excavadoras tiraron los edificios que formaban el conocido como cuartel de Benalúa. Tras muchos años cerradas sus instalaciones, se optó por derribarlas y, desde entonces, la magnífica parcela que ocupa ha estado al albur de las ocurrencias de los gestores de turno. Ministerio de Defensa, Generalitat, Ajuntament, cada uno ha ido lanzando sus ideas y ahí ha estado 17 años el solar reconvertido un 50% en aparcamiento de superficie y el otro 50% en solar vallado. Todo esto así hasta que el Ajuntament impulsó la construcción de un parque en ese solar abandonado, y se inició el replanteo a finales del 2019.

 

Sisco, funcionario del centro penitenciario de Quatre Camins  nos relata como el martes día 17, con el estado de alarma ya en vigor, acudió a trabajar a dicho centro con una mascarilla artesanal que elaboró su esposa, embarazada de 6 meses. El director de dicho centro le impidió hacer uso de la misma alegando que no era necesario su  uso según el comité de crisis del departamento de justicia  ( Generalitat). Al día siguiente,   miércoles 18, se repartieron las primeras mascarillas entre el personal. Por cierto, cada mascarilla será UNICA para cada uno de los trabajadores y deberán conservarla y usarla DURANTE TODO EL ESTADO DE ALARMA. Ya hay personal del centro e internos, contagiados por el coronavirus. La población interna ve a funcionariado y trabajadores penitenciarios como un peligro para su salud,  por no tener las medidas de prevención necesarias para evitar el  contagio.

En la provincia de Huelva hay cuarenta y nueve asentamientos chabolistas habitados en su mayoría por trabajadores migrantes africanos. De entre estos, diez de ellos están en Lepe, tres en Lucena del Puerto, tres en Moguer y uno en Palos de la Frontera. En estos asentamientos viven trabajadores inmigrantes. Son trabajadores temporeros que se desplazan a la provincia de Huelva para dedicarse a la actividad agrícola en la comarca. El auge de la economía agraria y de los cultivos del fruto rojo hace que la demanda de trabajadores agrícolas aumente durante la temporada de recolección.

La falta de infraestructuras (dispositivos locales de acogida, de hospedaje y ubicación de los/las trabajadores/as) por parte de las Administraciones locales tuvo como consecuencia la aparición de las “infraviviendas” o “chabolas” en las localidades agrícolas y freseras de la provincia que, con el paso del tiempo, han acabado convirtiéndose en un elemento más dentro de la estructura urbana o rural.

[…]