Decía Franco que la Fiesta de los Trabajadores era una conjura rojo-masónica. Cosas del fascismo. Por ese motivo, y después de abolirla mediante decreto el 12 de abril de 1937, la remplazó con la venia del Papa de Hitler, Pío XII, por la de San José Artesano, un casto, próvido e indulgente patrono de Nazaret encargado de proteger a los currantes. Puro surrealismo. Al tétrico 18 de julio, día de la Exaltación del Trabajo, se le unía así una retahíla de misas por todo el país para que los trabajadores, en vez de luchar, rezaran. Cosas de santurrones, colegas de los fascistas. Y todos, militares, oligarquía y clero, tan contentos. La clase obrera como entelequia del delirio franquista.

 

La primera vez que en las elecciones presidenciales el pueblo galo tuvo que elegir entre lo malo y lo peor, entre la peste y el cólera, fue el 5 de mayo de 2002. Unos días antes, el candidato del Partido Socialista, Lionel Jospin, se había defenestrado inopinadamente en la primera vuelta, dejando en liza dos perros viejos de la política del país vecino: el derechista Jacques Chirac y el fascista Jean Marie Le Pen. Ambos politicastros eran la herencia de 14 años de promesas incumplidas, de desencantos populares y de humillantes cohabitaciones entre el socialdemócrata François Mitterand y la derecha más reaccionaria. En aquella ocasión el vencedor fue el ex alcalde de París. Y muchos franceses y muchas francesas durmieron tranquilamente aquella noche. Ahora, para las próximas elecciones presidenciales previstas también a doble vuelta los días 23 de abril y 7 de mayo, las cosas se complican más.

Salvo lógicas excepciones, quienes peinamos canas o acariciamos calvas mondas y lirondas sabemos holgadamente que el arribo cada equis años de un nuevo presidente a los EEUU es, cuando menos, causa de desasosiego. Es como cuando compramos un coche de segunda mano y no sabemos cómo va a salir. El vendedor lo presenta macanudamente, ya saben la relación calidad-precio, etc., pero poco a poco las goteras aparecen irremediablemente. Siempre ha sido así respecto a los mandatarios del maldito imperio. Al menos desde que yo me conozco, es decir, desde que tengo consciencia de mi existencia. Y ya son 11 los potentados inquilinos de la Casa Blanca que han visto mis hastiados ojos, si obviamos el último, merecedor él solito de un capítulo aparte.

Mercedes Sosa lo cantó admirablemente hace algún tiempo. Cambia todo cambia. Lo superficial como lo profundo. Cambia todo en este mundo. Y Marx y Engels lo demostraron científicamente en el Manifiesto Comunista considerando que “la Historia de toda sociedad humana es la Historia de la lucha de clases”, el motor de todo cambio. Que “la moderna sociedad burguesa, que se alzó sobre las ruinas de la sociedad feudal, no ha dejado en pie más vínculos entre los hombres que el interés escueto, el del dinero contante y sonante”. Y el mundo quedó absorto. Un mundo de burgueses y proletarios, De explotadores y explotados. Un mundo contra el que, en la Rusia de los zares, hace justo cien años, se alzaron victoriosos campesinos, obreros y soldados.

 

Sí, yo soy Fidel. Contra viento y marea. Contra tanto lameculos vituperando al líder cubano para hallar el beneplácito del poder burgués. Contra los periodistas del peine que en la grotesca televisión (estatal o privada, da igual) no han parado de calumniar al revolucionario que logró, con la fuerza de un Titán, acabar con el garito en el que convirtieron Cuba los millonarios, su arrogante soldadesca y la mafia yanquis. Sí, yo soy Fidel. Contra la ponzoñosa prensa capitalista que, intentando confundir a sus lectores con mentiras y medias verdades, y haciendo gala de una objetividad periodística inexistente, ha dado la palabra profusamente a la gusanera cubana instalada en Miami y subvencionada con millones de dólares del Tío Sam.

Desde hace más de un lustro Siria sangra por los cuatro costados. Sin embargo, una ciudad situada al noroeste del país y la de mayor población, focaliza la atención internacional: Alepo. En esa urbe martirizada con continuos bombardeos, el pueblo sirio y el Ejército Árabe Sirio libran una importante y decisiva batalla contra el imperialismo norteamericano y sus aliados, entre ellos España, cuyo objetivo es derribar al Gobierno del presidente electo Bachar el Asad, el malo de la película que los medios de comunicación occidentales tratan de vendernos.

26 de noviembre de 2016 04:11:03

Con motivo del fallecimiento del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, el Consejo de Estado de la República de Cuba declara nueve días de Duelo Nacional, a partir de las 06:00 horas del 26 de noviembre hasta las 12:00 horas del 4 de diciembre de 2016.

Durante la vigencia del Duelo Nacional cesarán las actividades y espectáculos públicos, ondeará la enseña nacional a media asta en los edificios públicos y establecimientos militares. La radio y la televisión mantendrán una programación informativa, patriótica e histórica.

Nota de prensa de la comisión organizadora para las honras fúnebres

26 de noviembre de 2016 04:11:44

La Comisión Organizadora del Comité Central del Partido, el Estado y el Gobierno para las honras fúnebres del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, informa a la población que a partir del 28 de noviembre, desde las 09:00 hasta las 22:00 horas, en el Memorial “José Martí”, la población de la capital podrá acudir a rendirle merecido homenaje a su líder, el cual se extenderá hasta el 29 de noviembre en el horario comprendido entre las 09:00 y las 12:00 horas.

En el importante comunicado del pasado mes de octubre del Secretario General del PCPE Carmelo Suárez: “PSOE, segunda transición y contracciones preparto”, se decía que “lo que nos queda a día de hoy es la constatación de que, en el capitalismo español actual, en su fase imperialista y en su situación de crisis generalizada, no hay margen para una gestión socialdemócrata del sistema. El capitalismo está rebañando el fondo del caldero, ahora no tiene otra opción que aumentar la explotación de la clase obrera, estrujándola cual limón al que se le quiere sacar la última gota”. Sirva la cita de entradilla a esta crónica de una muerte anunciada.

En el importante comunicado del pasado mes de octubre del Secretario General del PCPE Carmelo Suárez: “PSOE, segunda transición y contracciones preparto”, se decía que “lo que nos queda a día de hoy es la constatación de que, en el capitalismo español actual, en su fase imperialista y en su situación de crisis generalizada, no hay margen para una gestión socialdemócrata del sistema. El capitalismo está rebañando el fondo del caldero, ahora no tiene otra opción que aumentar la explotación de la clase obrera, estrujándola cual limón al que se le quiere sacar la última gota”. Sirva la cita de entradilla a esta crónica de una muerte anunciada.