Un nuevo curso universitario ha comenzado: ilusión, propósitos, ganas de pasarlo bien... Aunque también el enfrentarse a un nuevo pago de matrícula y a la inseguridad de encontrarse cada vez más cerca del fin del grado, sin saber muy bien qué deparará el mundo laboral. En este contexto, desde la J-PCPE murciana hemos impulsado una campaña estudiantil: “Un título no decide; tu lucha, sí”, con la que pretendemos recordar a nuestros compañeros la necesidad de organizarnos contra el capital para destruir la precariedad y la miseria que nos tiene reservadas.

En nuestros días, muchas familias obreras hacen esfuerzos sobrehumanos para poder costear los estudios de sus hijas e hijos, queriendo darles una oportunidad que posiblemente padres y abuelos no han tenido, con la esperanza de que ellos disfrutarán de un mejor futuro. No obstante, los niveles de paro juvenil continúan elevados, en un 45%, y el sueldo medio de las trabajadoras y trabajadores de entre veinticinco y veintinueve años se sitúa en una media de 15.876,26 euros al año; de la misma forma, en España solo un 4% de los trabajadores cobra más de 2100 euros al mes.

Desde la Juventud comunista nos vemos en la obligación de situar nuestra posición como organización juvenil respecto a la huelga que ha planteado el Sindicato de Estudiantes el 14 de noviembre. Nos encontramos ante una huelga planteada, como siempre, de manera unilateral sin buscar el consenso del resto de la comunidad educativa, sindicatos y partidos que participan en el Movimiento Estudiantil.

Consideramos que para que una huelga pueda tener éxito es necesario que sea producto del trabajo unitario y con una perspectiva de clase entre las diferentes organizaciones del Estado y la masa estudiantil. Por otro lado, al leer los motivos es fácil pensar que realmente tras el llamamiento del Sindicato de Estudiantes a "una huelga contra el machismo" se esconde la necesidad de atención mediática de una organización que sin convocar dos huelgas anuales nadie sabría de su existencia.

Si al Sindicato de Estudiantes le preocupa tanto cambiar algo en los centros de estudio le animamos a estar en ellos trabajándolos, haciendo charlas, haciendo trabajo sindical, pero no a sacar una huelga sin ningún trabajo previo que solo servirá para desmovilizar al estudiantado y para que muchos estudiantes sigan pensando que la huelga es un día de fiesta.

Imagina que alguien amenaza con hacer daño a tu familia. Imagina que, para evitarlo, te fuerzan a salir a la calle, exponiéndote al calor, al frío y a la lluvia. Piensa que debes exhibir allí tu cuerpo semidesnudo, como reclamo de unos espectadores dispuestos a pagar por él. Y cuando, al fin, llames la atención de un desconocido, imagínate dando gracias y rezando al mismo tiempo para que todo acabe rápido. Imagina ser un esclavo y que te miren con desdén en vez de tenderte la mano. Imagina ponerte en la piel de una prostituta.

Es imposible saber con exactitud cuántas mujeres en el mundo son objeto de explotación sexual. En España se calcula que hay unas 100.000 prostitutas y que el 80% son víctimas de trata. Además, se da un hecho muy preocupante: los consumidores de prostitución son cada vez más jóvenes. Hace dos décadas, el perfil de cliente habitual era un hombre mayor de 40 años; en 2005, la edad media había descendido hasta los 30 años. Ahora es más frecuente que antes encontrar en los prostíbulos chavales veinteañeros que acuden en grupo como forma de ocio o por su cuenta a mantener sexo con mujeres a cambio de dinero.

Ya son pocas las familias obreras a que les es ajena la problemática de la emigración al extranjero en España. Hijas, un sobrinos o nietas que ante las alarmantes cifras del paro juvenil, que duplica a la media europea, toman la decisión de partir del país para no volver. Trabajadores y trabajadoras, los cuales no han tenido la mas mínima oportunidad de tener un trabajo digno que les permita empezar un proyecto de vida digno.

 

Gráfica: valores absolutos relativos a la inmigración desde España

Si miramos a los datos, podemos observar que la mitad de los españoles que emigran han adquirido la nacionalidad española sin haber nacido en el territorio español, siendo los nacido en España el 33% del total; el 59,1% son nativos de su punto de residencia actual y solo el 7,6% nacieron fuera de España y han emigrado a un país diferente del de origen. Del total de emigrantes en el extranjero, que según las estadísticas aproximadas rondan los 2.406.611 de personas, ante la falta de perspectivas tras la crisis de 2009 han tenido que seguir moviéndose haciendo uso de la nacionalidad española y la relativa facilidad para viajar a países de la Unión Europea. 

La burguesía tiene numerosas maneras de alienar y dividir a la clase obrera, una de ellas es conseguir eliminar el carácter de clase de cualquier tipo de lucha. Uno de los mayores ejemplos de esto, en la actualidad, es la lucha de las mujeres trabajadora de la que la burguesía intenta apropiarse, recordemos las manifestaciones del pasado 8 de marzo, jornada que en origen se dedicaba a las reivindicaciones de la mujer trabajadora, pero que el capitalismo ha conseguido convertirla en el “Día de la Mujer” a secas.

 

Europa, y más España particularmente, atraviesa una Crisis de Superestructura. La clase dominante ya no puede continuar haciéndolo como hasta ahora y debe modificar su aparato de dominación para hacerlo. El descontento social y las expresiones populares de éste, así como las propias contradicciones internas del capitalismo, alcanzan, en algunos casos, niveles inasumibles por la burguesía. La clase dominante propone sus soluciones para solventar las crisis. En España esto lo estamos viendo con la regeneración política, especialmente por el lado derecho, con Ciudadanos tomando cada vez más protagonismo mediático y posiblemente el discurso más reaccionario que haya tenido ningún partido desde el fin de la dictadura.

Los próximos 14y 15 de Julio tendrá lugar en la localidad cordobesa de Aguilar de la Frontera, la II Escuela de Formación del PCPE “Trifón Medrano”, un evento de gran transcendencia para el Partido y su Juventud.

La formación del conjunto de la militancia del PCPE y de la J-PCPE es uno de los pilares fundamentales en el desarrollo del proyecto revolucionario en el estado español. La formación teórica entendida en relación directa con la formación práctica, es decir, con la intervención directa de una o un comunista en cada uno de los espacios donde el capitalismo ejerce la explotación y la violencia sobre la clase trabajadora.

Dentro de la sociedad capitalista en la que vivimos, nos encontramos ante la constante intoxicación y desinformación de los grandes medios de comunicación, unos medios de comunicación en los que participan a través de los consejos de administración las multinacionales y los grandes bancos. Pensar que existe neutralidad en la información que recibimos sería igual de ingenuo e idealista por nuestra parte que pensar que el gobierno también es neutral y que está por encima de cualquier tipo de interés ajeno al bienestar de todos los “ciudadanos”.

Durante los últimos meses, en todo el estado español se están llevando a cabo luchas y movilizaciones continuas para reclamar un aumento de las pensiones que permita vivir con un mínimo de dignidad en el marco capitalista actual. El nivel medio de las pensiones hoy equivale de media al 82% respecto del salario mínimo interprofesional, lo que supone una pensión media de 677 euros al mes, pero su cuantía varía dependiendo de muchos factores, como muestra el gráfico1. Podemos ver aquí como no todos las/os pensionistas son jubilados/as, sino que la orfandad, la viudedad o la discapacidad son causas comunes. La conclusión es clara, en un sistema donde lo único que importa de la clase obrera es la capacidad de producir ganancia a su jefe/a, aquellas personas que no pueden producir no merecen vivir.

El sistema bajo el que vivimos es un sistema dual: patriarcal y capitalista. Las influencias sociales que suponen estos sistemas a la población son infinitas, y más claras cuando se analizan adecuadamente. Las mujeres trabajadoras vivimos bajo el doble yugo que este sistema perpetúa y nuestra experiencia viene marcada por sus efectos.

Los último caso viralizados en el mundo de las redes sociales es una de las muchas evidencias de cómo ambos sistemas consiguen ejercer su influencia en la sociedad a todos los planos. Cómo las mujeres por nuestro género, incluso dentro del mundo laboral, somos víctimas directas de ésta. Desde claras y más comúnmente conocidas evidencias como son la brecha salarial de género, hasta el plano más íntimo y encubierto que es el acoso sexual.