Cuando hablamos de desindustrialización en España nos vienen a la memoria las imágenes de graves conflictos obreros en los altos hornos, los trabajadores del naval luchando por sus puestos de trabajo, barricadas en astilleros… La desindustrialización en la década de los 80 supuso la destrucción de buena parte del tejido productivo del país y por tanto, de cientos de miles de puestos de trabajo con las consiguientes consecuencias para la clase obrera.

El pasado martes 19 de Enero, el conjunto del pueblo riojano, incluyendo la propia plantilla,  nos enterábamos a través de los medios de comunicación de las intenciones del monopolio británico Imperial Tobacco de cerrar la fábrica de cigarrillos sita en el Polígono del El Sequero de Agoncillo (La Rioja).

126 años desde la creación en nuestra tierra de la histórica Tabacalera, que tenía ya fecha de defunción: el 30 de Junio de 2016.

471 trabajadores y trabajadoras que corren el riesgo, si los planes patronales no se frenan, de marchar a la calle. A lo que hay que sumar el centenar de trabajadores y trabajadoras de las diferentes subcontratas, así como los empleos indirectos derivados de la actividad de la planta.

El gobierno en funciones del estado español, como punto de culminación del proceso político de legitimación de la factoría ENCE-ELNOSA en los terrenos públicos de Lourizán, ejecutaba la previsible concesión de la prórroga “in extremis” para el grupo empresarial por otros 60 años, con la pretensión manifiesta de la estancia perpetua en la ría de Pontevedra y su integración física en el recinto portuario de Marín, potencialmente susceptible de expandirse con esta finalidad.

Que la lucha de clases está hoy más latente que nunca es un hecho objetivo: huelgas en fábricas, encierros, despidos, ERE… Y buen ejemplo de ello es la situación del movimiento obrero en Cantabria.

Los sindicatos UGT y STC, usando su mayoría en el comité de empresa y, por lo tanto, en la mesa negociadora, han firmado el acuerdo por el cual 1059 trabajadores de Vodafone–ONO serán enviados al paro. Hay que tener en cuenta, que el NO AL ACUERDO ha sido la opción elegida por la mayoría de los trabajadores en asamblea.

Estos despidos, como siempre, están llenos de “matices” complicados de conocer a fondo y que únicamente sufrirán los que serán despedidos y aquellos que se queden. UGT y STC manifiestan públicamente que en la negociación para la posterior firma del acuerdo han usado, como “pilares”, el número de afectados, la voluntariedad y las prejubilaciones. Por otro lado, el resto de sindicatos (CCOO, USO, CGT, CIG y SIO) se han mantenido firmes ante las propuestas empresariales, siendo conscientes de que tras la ejecución del ERE (en caso de no haber habido acuerdo), la lucha en los tribunales y en la calle, hubiese posibilitado una nulidad o ilegalidad del mismo, como en otros casos recientes como en Madrid Río, por ejemplo.

CARTA ABIERTA A LA COMISIÓN EJECUTIVA DE LA FEDERACIÓN DE ENSEÑANZA DE COMISIONES OBRERAS DEL PAÍS VALENCIÀ 

Estimados/as Compañeros/as,

Al menos así os consideramos las y los comunistas como representantes del máximo órgano de gobierno en nuestro territorio de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras, una de las organizaciones de referencia para la afiliación y acción sindical de nuestra militancia.

 

UyL: Unidad y Lucha ha tenido conocimiento de las luchas que durante el último año ha librado la plantilla de Teleno-HBG. ¿Podrías exponernos cuáles son las condiciones laborales en la mina La Escondida?

Desde hace algunos años y hasta la actualidad el "empresario modelo" Manuel Lamelas Viloria ha aplicado paso a paso la política de empresa de otro "ilustre" del sector, el señor Vitorino Alonso, sometiéndonos a duras jornadas de 9 h en el interior, 10 h en el exterior, despidiendo a los accidentados y cobrando sueldos miserables.

Son ya más de veinte meses, desde enero de 2014, cuando las y los trabajadores de Coca Cola iniciaron su lucha para paralizar el ERE que los quería condenar al paro. Una lucha que ha mostrado la importancia de la constancia y las posiciones firmes en defensa de los intereses de los trabajadores como contrapuestos a los intereses de la patronal. No es de extrañar que, gracias a esa tenaz lucha, las y los trabajadores hayan logrado paralizar el ERE y abrir la fábrica el pasado 7 de septiembre.

Desde el comité de empresa de la compañía minera Asturleonesa, a través de este escrito, ya que nos fue imposible hacerlo personalmente, queremos dar las gracias al Par?do Comunista por este reconocimiento, un reconocimiento a la lucha llevada a cabo antes y después de la liquidación de la empresa Coto Minero Cantábrico propiedad, como todos ya sabéis del empresario Victorino Alonso.

Subcategorías