“las reformas sociales conseguidas por una dura lucha constituyen etapas en el camino que lleva a la meta final, pero solamente en el sentido en que conllevan un acrecentamiento de nuestro poder. Sólo como tales, en tanto que acrecentamiento de poder, tienen valor para el socialismo.”

Anton Pannekoek, 1909.

 

Es 1919. La concentración industrial de mayor importancia en el estado, la cuna de la clase obrera, es Cataluña, y su centro Barcelona. La ciudad ha parido desde las primeras organizaciones obreras (Sociedad de Tejedores, Unión Manufacturera) hasta la primera gran central sindical (UGT), y posteriormente a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), organización que dominará el movimiento obrero en España hasta la guerra nacional revolucionaria de 1936-1939.

La clase obrera barcelonesa ya ha adquirido gran experiencia a lo largo del siglo XIX, y tan solo una década atrás, en la llamada Semana Trágica, se opuso de manera enconada al alistamiento de obreros por parte del gobierno conservador, para ir a morir a la colonia marroquí a mantener los pocos mercados que le quedaban al imperialismo español.

LAS ORGANIZACIONES ABAJO FIRMANTES SE POSICIONAN CONTRA EL RESULTADO DE LA VOTACIÓN REALIZADA EN EL PLENARIO DEL PARLAMENTO EUROPEO (la que aprobó el PEPP) REALIZADA EL DÍA 4 DE ABRIL DE 2019

Es evidente que la aprobación del PePP, acrónimo en ingles de Pan-European Personal Pension Product, por parte del Parlamento Europeo expresa con total crueldad social y con total evidencia los intereses capitalistas de la Unión Europea. La burguesía europea apuesta con firmeza y con dureza en la defensa de sus intereses económicos, de sus intereses de clase. Han votado a favor de la privatización de las pensiones que serán comercializadas por bancos, aseguradoras, fondos de gestión y/o gestores de inversión, es decir, la creme de la creme del capitalismo financiero europeo.

La votación de esta mañana del 4 de abril expresa con claridad que es el Parlamento Europeo, que intereses de clase defiende y cuál es el papel político que tiene. La votación ha reflejado fielmente el carácter “social” de la UE. Solamente la gente ingenua, la mal informada y quienes engañan con alevosía y premeditación a la ciudadanía de los países de la Unión pueden defender el carácter social de la UE. La votación de hoy refleja históricamente que la UE fue creada para defender los intereses de la burguesía europea y que solo a ella representa. No fue pensada para defender las pensiones públicas dignas, ni para luchar por la igualdad salarial y social, nació para explotar a la clase obrera y a los sectores sociales que sean necesarios.

Desde Unidad y Lucha entrevistamos al compañero Antonio Alcaraz, miembro de la Plataforma de Limpiadoras de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (CARM) y Presidente del Comité de empresa del Lote Administrativo de limpieza de la CARM en una nueva jornada de lucha por la recuperación del 100% de la jornada de trabajo tras meses de lucha y movilización.

 

Unidad de clase, ¿qué hay tras esta afirmación o concepto? Los comunistas entendemos que el momento histórico por el que transita la lucha de clases esta unidad se hace cada vez más necesaria. Solo con la unidad de la clase obrera con el proletariado al frente podremos derrotar al capitalismo.

Nuestra propuesta de unidad pasa por la organización de las obreras y obreros en los Comités para la Unidad Obrera sujeto organizativo de lucha nacido con la intención de hacer posible que la clase obrera se organice y unifique en torno a todas las luchas que esta desarrolle contra el capital en defensa de sus intereses.

Los Comités Para la Unidad Obrera, desempeñan entre la clase obrera un papel organizativo que tiene como resultado una gran capacidad de coordinación y movilización con lo que superamos la provocada situación de división e inmovilismo en los que esta inmerso el movimiento obrero. Los CUO como propuesta organizativa, que, sin llegar a situar al sindicato en un lugar relegado, debe ser el sujeto político-organizativo que genera en lo practico la posición de clase, que sitúa al proletariado y al conjunto de la clase obrera en una posición ideológica y práctica, de una alta comprensión de ser la clase que desde su independencia de las clases burguesas puede conseguir los objetivos de liberase del yugo del Capital.

 

¿Nos hemos parado a pensar en los 3 millones de horas extras sin pagar que se hacen en España cada semana?

El dato lo lanzó el Instituto Nacional de Estadística (INE) hace unas semanas, refiriéndose a la Encuesta de Población Activa del cuarto trimestre de 20181.

Hablamos de horas de trabajo que nunca se van a pagar ni compensar con descanso. Sobreexplotación laboral, estafa a la Seguridad Social, economía sumergida, o sencillamente robo a la clase trabajadora, lo podemos caracterizar de muchas maneras.

Por dar otro dato, hablamos del equivalente a unos 75.000 contratos a jornada completa que dejan de firmarse. Si a lo anterior añadimos las horas extras que si se pagan nos vamos a 6,4 millones de horas a la semana. La friolera de 160.000 contratos a jornada completa.

El control horario obligatorio en las empresas ¿alguien se lo cree?

Ante todo, insistir en que la aguda crisis del capital consecuencia, por supuesto, de sus propias contradicciones no solo no se ha resuelto, sino que una antes latente recesión ya anuncia su presencia. Parodiando un verso antiguo, podríamos decir que "en fuga irrevocable huye…" el capital hacia el caos, hacia la nada. Por eso no puede desistir de una cada vez mayor violencia y más terrible criminalidad.

Reafirmamos nuestra posición clásica contra la posición vacía y caduca pequeñoburguesa de la inexistencia de las clases absorbidas como grumos en la costra de la ciudadanía, afirmamos de forma tajante la vigorosa existencia de la clase trabajadora y su amplitud mayor que en ningún momento anterior. De ahí nuestra sana y científica convicción de que habiendo clases hay lucha de clases y que para que haya lucha de clases tiene que haber clases (por ej. 200 millones de trabajadores realizan una histórica huelga en la India).

COMUNICADO DEL COMITÉ DE LA FSM DEL ESTADO ESPAÑOL SOBRE LAS ELECCIONES GENERALES, AUTONOMICAS, MUNICIPALES Y EUROPEAS

En los próximos días, semanas y meses van a tener lugar una serie de elecciones políticas que nos afectarán directa e indirectamente a la toda clase obrera y a todos los sectores populares del estado español. Van a ser unas elecciones, como todas las anteriores, en las que los intereses de la clase obrera serán ignorados, manipulados o ninguneados.

Desde el Comité de la FSM del estado español entendemos que las opciones presentadas como mayoritarias, y casi únicas, por los medios de comunicación del sistema solamente representan los intereses oligárquicos y reaccionarios del capitalismo nacional y transnacional. Partidos como PSOE, PP, Ciudadanos, Vox, PNV, las distintas expresiones del capitalismo catalán y alguna que otra formación, en mayor o menor grado representan los intereses políticos, económicos, sociales y culturales de la clase dominante, es decir, preferentemente la de las oligarquías representadas por las empresas del IBEX 35 y las del imperialismo, tanto de los USA como de la UE.

 

El 30 de junio del pasado año 2018 finalizó, tras un caluroso mes de lucha constante y persistente, la huelga de las limpiadoras de la Residencia psiquiátrica localizada en la pedanía de El Palmar, Murcia.

Ahora, ante la falta de perspectivas de mejoras en el sector de la limpieza de centros públicos de la Comunidad Autónoma de la región de Murcia, no son solo ellas, sino todas las trabajadoras de la Región, las que han aunado fuerzas y se han organizado en torno a la Plataforma de Trabajadoras y Trabajadores de la Limpieza de la Región de Murcia.

Esta Plataforma actúa de forma muy similar a un CUO, pues consiste en la agrupación de trabajadores y trabajadoras de un mismo sector, con independencia del sindicato en el que militen, y el objetivo es, de una parte, superar la división sindical, siendo críticos con las negociaciones que se llevan a cabo con la patronal; y por otra lado, reforzar las posiciones con las que luchamos.

 

Durante muchos años, la clase trabajadora se moría en el tajo, no había jubilación. Cuando se fue organizando en gremios se constituyeron sociedades de ayuda mutua para cuidarse cuando enfermaban o perdían el empleo. La primera vez que se legisló sobre protección social fue en la II República, el art 46 de la Constitución decía: "La República asegurará a todo trabajador las condiciones necesarias de una existencia digna. Su legislación social regulará los casos de seguro de enfermedad, accidentes, paro forzoso, vejez, invalidez y muerte”

Mientras la clase obrera se organizaba para garantizar el futuro, el Capitalismo siempre nos quiso a MEDIA PENSIÓN, o mejor sin ella, por eso se le dan tantas vueltas al asunto, para ver cómo reducen la aportación de los empresarios al sistema común.

Subcategorías