El rostro de los neonazis de EE.UU. está también marcado por el rencor y el torrente de falsedades que rueda a través de las redes sociales. Ilustración tomada de: www.20minutos.es

El historiador francés Christian Ingrao se propuso desmentir la leyenda de que los ejecutores del Holocausto fueron gente primitiva, fanática, sin estudios, muy limitada intelectualmente. Investigó 80 casos de oficiales nazis que intervinieron de manera directa en la matanza e hizo el libro Creer y destruir. Los intelectuales en la máquina de guerra de las SS. Demostró así que numerosos niños alemanes que sufrieron como víctimas la Primera Guerra Mundial estudiaron luego, en los años 20, carreras universitarias, Leyes, Historia, Economía, Geografía, Sociología, y fueron reclutados masivamente para integrar las fuerzas más crueles del III Reich. Entre ellos hubo quienes se graduaron con honores en dos carreras; pero, eso sí, ninguno dudó a la hora de asesinar inocentes con sus propias manos.

Todas las dimensiones de la guerra no convencional contra el pueblo cubano son parte de los planes desesperados del Comando Sur, quien dedicó a Cuba, Nicaragua y Venezuela su reciente informe de marzo de 2021.

No deja de sorprendernos el cinismo de EE.UU. hacia el heroico pueblo cubano. ¿Cómo es que después de 60 años, óigase bien, 60 años, 3 generaciones, de bloqueo genocida contra la Isla, el gobierno del norte llama y promueve una “ayuda humanitaria” por paliar una supuesta crisis humanitaria? Además, lo hace cuando a pesar de autodenominarse la primera potencia mundial y registrar un PIB per cápita 7 veces mayor que el del país caribeño, ni siquiera ha logrado contener el virus.

En julio del 2020 el XVII Pleno del Comité Central del PCV, acordó "impulsar la construcción de una 'alianza alternativa popular revolucionaria' (APR), de carácter amplio, unitario, no excluyente, ética y moral, patriótica y antiimperialista, que asuma un Programa de Lucha para la salida revolucionaria a la crisis del capitalismo dependiente y rentista venezolano. La APR debe  trascender el hecho electoral y expresar la 'unidad revolucionaria obrero-campesina, comunera y popular' y la 'amplia alianza patriótica y antiimperialista'."

Pese a condiciones adversas, la Alternativa Popular Revolucionaria (APR), ha mantenido la unidad en la diversidad, avanzó en su desarrollo político, programático, de masas y orgánico en todo el país, así como en la presentación de su propuesta electoral unitaria y única a nivel nacional, con una composición que asumió la paridad y alternabilidad de género en toda su integración, la presencia de todas las organizaciones políticas y sociales, los acuerdos consensuados y la adopción colectiva de las decisiones, entre algunas de las fórmulas que se vienen delineando en el funcionamiento de su vida interna.

El avance y desarrollo de las relaciones bilaterales con el Partido Comunista Portugués (PCP) han facilitado que en la próxima edición de la Fiesta de Avante que se va a celebrar entre los días 3 y 5 de septiembre, el PCPE cuente con un stand propio para difundir sus materiales y poder conmemorar la que va a ser la 45 convocatoria de la Fiesta a celebrar en el Centenario de la fundación del PCP que aconteció el 6 de marzo de 1921.

Concurren en esta edición, aparte de las mencionadas conmemoraciones, un complejo panorama determinado por la incidencia de la Covid-19 en la crisis general del capitalismo, que hacen que la lucha de clases se desarrolle bajo unos patrones, donde, mediante las medidas de confinamiento que los gobiernos han impuesto a las y los trabajadores, han provocado una limitación en huelgas, manifestaciones, concentraciones y otros actos de protesta contra la explotación y la represión capitalistas.

Por su interés y ante la más que evidente desinformación y manipulación de los medios de propaganda capitalistas,  reproducimos esta declaración que nos llega  del Partido Comunista de Bielorrusia.

Redacción UyL


Tras el colapso de la Unión Soviética, regímenes políticos de Occidente dirigidos por Estados Unidos siguen reduciendo a escombros los logros del sistema socialista, incluyendo a los estados antaño pertenecientes a ese sistema.

Para demostrar la supuesta ausencia de alternativas a la senda de desarrollo neoliberal, se bloquea y suprime cualquier régimen de izquierda orientado al socialismo que defienda su propio programa de desarrollo independiente de la injerencia de otros gobiernos. De hecho, esta es una nueva forma de colonialismo en la que el control militar es sustituido por estrategias de dominación en el ámbito de la economía, la información, el desarrollo tecnológico y la diplomacia. 

Conmemorando el 150 aniversario de la experiencia de Poder Popular que supuso la Comuna de París, ocurrida entre el 18 de marzo y el 28 de mayo de 1871, se va a publicar una obra de propiedad y elaboración colectivas compuesta de diez artículos-contribuciones de sendos partidos comunistas y organizaciones revolucionarias; continuando con la grata experiencia cosechada cuando conmemoramos el Bicentenario de Federico Engels con otra publicación del mismo carácter y naturaleza política.

La obra cuenta con una variedad y riqueza dialéctica en consonancia con los partidos y firmas que aportan sus análisis. Participan el Partido Comunista Alemán, el Partido Comunista Brasileño, el Partido Comunista Danés, el Partido Comunista de la República Popular de Donetsk, el Partido de los Comunistas en México, el Partido Comunista Paraguayo, el Partido Comunista Portugués, el Partido Comunista de Venezuela, junto con las FARC-EP- Segunda Marquetalia y el Partido Comunista de los Pueblos de España.

El VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba se ha desarrollado entre el 16 y el 19 de abril. La renovación de la dirección del partido es el aspecto más llamativo que los medios de comunicación burgueses manejan para insistir en la manipulación informativa de la que hacen gala constantemente contra la Revolución. El eje central de su anticomunismo es intentar transmitir que antes Fidel y ahora Raúl son los que dirigen personalmente el destino de Cuba.

Pero no nos vamos a detener en ello, toda vez que contra Cuba siempre “llueve sobre mojado” en el campo de la propaganda. En un mundo cambiante, donde el grado de confrontación de la lucha de clases y la batalla por la hegemonía se agudizan, Cuba mantiene su serenidad, pero se ocupa en enfatizar en el carácter colectivo de su proyecto socialista, con su Partido Comunista como orientador del proceso, incluyendo, ¿por qué no?, a su Secretario General. Se fue biológicamente Fidel, y ahora Raúl cede su testigo, pero el Partido sigue y se refuerza con el nuevo Comité Central que elijan las y los delegados.

Bien, esto es una noticia novedosa, pero ¿se conoce alguna decisión del imperialismo con respecto al Bloqueo?...; como dirían los agnósticos, “hasta ahora, ¡sin noticias de Dios!”

Para quienes nos lean desde el Estado español, y en general del conjunto de Europa, el concepto de Paro Nacional lo asimilamos al de la Huelga General, pero no es exactamente lo mismo. El paro, ya sea nacional, de sectores productivos (transportistas, “paperos”, educativo, campesinado…) o sectores sociales (estudiantil, indígenas, afrocolombianos…), tiene un componente más centrado en la movilización y los bloqueos, que en el cese estricto de la actividad y la paralización de la producción. Ese matiz es importante para que entendamos el alcance y las características del Paro Nacional en el marco de un país con un capitalismo de base extractivista y rentista, con una oligarquía que en muchos casos desciende de la colonia española, que no duda en ejercer la represión de forma brutal y descarnada. Así, en los Paros, la huelga se ejerce fundamentalmente en el sector público y en los sectores corporativos como taxistas, camioneros o campesinos.

 

Díaz Canel, en su intervención en la reciente XXVII Cumbre Hispanoamericana, con sede en Andorra, ha reafirmado de forma clara y directa el desarrollo del socialismo en Cuba, la defensa de su soberanía, y las aportaciones de la ciencia orientadas de forma exclusiva al bienestar del pueblo.

Las medidas unilaterales de carácter extraterritorial y la agudización del bloqueo fueron denunciadas con firmeza en su intervención. Tanto en relación a Cuba como en relación a Venezuela.

Reclamó el reconocimiento a la legitimidad del Gobierno de Nicolás Maduro, como expresión soberana de la voluntad del pueblo de Venezuela, y denunció las consecuencias de la guerra multifacética de EE UU contra Venezuela, que causa profundos daños económicos, y que afecta a las condiciones de vida del pueblo.

Subcategorías