El pasado 19 de enero falleció, en un hospital de Roma a los 84 años de edad, Ettore Scola, el último mohicano del cine italiano. Una cinematografía de gran solera, que inició su andadura casi en el mismo instante en que los hermanos Lumière presentaban su invento en el Gran Café de París en 1895, y que se sustenta sobre dos sólidos pilares: la época dorada del cine mudo (1912-1922), con el trágico interludio de la Primera Guerra Mundial, y la eclosión del neorrealismo. Un movimiento cultural, este último, que se inscribió en un contexto revolucionario: el de la liberación en 1945 de la Italia fascista de Benito Mussolini, y en la que jugó un papel decisivo la resistencia partisana y el Partido Comunista.

Sin duda la obra de Alfonso Sastre ocupa en la esfera de teatro de la segunda mitad del siglo XX un papel relevante, forma parte de los clásicos de la escena. Existe un libro escueto, acabado en 1975 y editado en 1978 cuyo título es bastante sugerente: “T.B.O.”

Hace unos días finalizó con éxito el rodaje de la película de «Estudio Pixel» y del Centro Obrero de Lavrio, sobre la gran huelga de los mineros que tuvo lugar en Grecia en 1961. En la película colaboran el grupo de teatro "Extracción" y también el grupo de teatro del PAME.

Subcategorías